#AspirantesGDF

Miguel Ángel Mancera se 'pone los guantes' por el GDF

Print Comments

Por Nacho Lozano  @Quien

QUIÊN. Miguel Ángel Mancera no puede empezar el día sin hacer ejercicio. A las 6 de la mañana en punto, el procurador acude rutinariamente a un exclusivo gimnasio ubicado en un centro comercial al poniente de la ciudad.

“Hoy vamos a ponernos los guantes”, dice Mancera mientras se alista el salón de entrenamiento. Laura Manzo, editora de la revista Quién, que publica originalmente esta entrevista, lo acompaña en su práctica boxística 

Al término de su rutina, Mancera sale enfundado en un traje a la medida. Si le da tiempo, desayuna en el gimnasio, para después dirigirse a la junta de gabinete, “con mi jefe, el licenciado Ebrard”, dice el abogado de la ciudad.

Al aspirante al Gobierno del DF, quien encabeza las preferencias de los capitalinos para ser candidato por el PRD, lo esperan dos camionetas negras y una motocicleta afuera del gimnasio. "La logística de protección la tenemos muy estructurada; a mí no me gusta traer un gran aparato de seguridad; la moto es por si me tengo que trasladar rápido a un sitio".

En esta ocasión Mancera maneja la camioneta principal, una GMC perfectamente blindada –cristales y parabrisas de gran grosor-; gas pimienta en las salpicaderas; llantas a prueba de ponchaduras; radios por todos lados, estrobos y sirenas; un arma puesta debajo de mi asiento, el del copiloto, "la llevamos por cualquier cosa".

¿Crees que eres un héroe en esta ciudad, procurador?

No. Sin duda soy un actor de la ciudad, ya marqué algún estilo. Héroe no, protagonista sí.

¿Tienes miedo?

No. En esta actividad no puedes tener miedo. ¿Cómo lo domino? Creo que es mi forma de ser. Puedo sentir la excitación de la adrenalina cuando estoy en algún operativo; pero de ahí a que tenga miedo, pues no, porque si no, no saldrían bien las cosas y ese no es el plan.

Me pregunto si has pactado con algún delincuente, procurador.

No. Creo que cuando pactas o tienes algún tipo de arreglo, entonces sí puedes tener miedo porque en el momento en que no cumples, pues ya tienes un motivo de venganza. Créeme, Nacho, no se puede pactar; creo que quien pacte aquí comete un error. Todo se sabe en esta ciudad.

¿Como procurador tienes mano dura, verdad?

Cuando tienes que poner la mano dura, pues tienes que ponerla. Este es un encargo que afecta los bienes que la gente más puede apreciar: la libertad, el patrimonio.

¿Así eres con tus hijos, Miguel (de ocho años) y Leo (de cinco)?

Trato de ser, la verdad, muy apapachador con ellos porque no los veo mucho, sólo cada 15 días. Es duro. Pero los disfruto mucho. Me voy al cine, al parque, paso a su mundo de niños, a veces ellos tienen que pasar a mi mundo. Por ejemplo, ayer se fueron a grabar conmigo a un estudio de televisión; me han acompañado cuando he tenido alguna práctica de tiro.

¿Eres el héroe de tus hijos?

Sí, de ellos sí. Yo creo que tu papá siempre es tu héroe. El más pequeñito hace muchas bromas con eso: se sienta en mi escritorio y dice que él es el procurador y agarra el teléfono rojo y se pone a firmar en hojas, es muy simpático.

¿Cómo transformó tu vida el trabajo que tienes?

Me la ha cambiado totalmente, para bien y para mal, por ejemplo, no puedes programar unas vacaciones.

¿No tienes vacaciones?

No

¿Es “negrero” Marcelo?

(Risas) No

¿Ahora el procurador Mancera (quien está divorciado) está enamorado de alguien?

No, ahora estoy tranquilo, estoy concentrado en el tema del trabajo, yo creo que el tema del enamoramiento tiene que llegar cuando estés un poco más tranquilo. Disfruto mucho la compañía, estar con amigos, con amigas, todavía el enamoramiento no ha llegado.

¿Cómo terminó tu relación con Alejandra Barrales (ex novia de Mancera, asambleísta del PRD y aspirante a la candidatura como él)?

Bien, somos buenos amigos. Nos llevamos bien, nos saludamos, yo siempre le deseo mucho éxito, yo creo que ella va en los mismos términos.

Pero en los mismos términos porque también es, junto a ti, puntera en las encuestas

Pues sí. Y en el mismo contexto le deseo lo mejor.

¿Eres amigo de Marcelo Ebrard?

Yo creo que soy amigo de él sin ninguna duda porque lo admiro y me ha ayudado mucho.

¿Tú le puedes ganar a Beatriz Paredes?

Sí, sí le podemos ganar. Con los resultados, con los hechos.

Mancera no es un hombre rudo sino terso en el trato, amable y ahora, sabiéndose aspirante, le gusta sonreír más y saludar a quienes se encuentra en actos públicos.

¿Cómo era de niño el hombre que hoy organiza operativos contra los criminales en la ciudad?

De niño no leía historias de policías y ladrones; leía muchos cuentos que me ayudaban con el tema de la imaginación. No me imaginé ser procurador; me gustaba ser policía, eso sí. Se nota que los tiempos han cambiado, hoy, poquísimos niños quieren ser policías.

¿Alguna vez jugaste a ser ladrón?

Siempre tuve pistolita, así que era de los policías. Además mi papá ya me había comprado mi plaquita de sheriff, mi sombrerito y salía disfrazado de vaquero.

Con esos recuerdos Mancera se irá a dormir, cuando son casi las 12 de la noche, en sólo unas horas iniciará su rutina de nueva cuenta. Comenzará por el ejercicio.

Por favor déjanos tu comentario