#PRD

La Coparmex le dice a AMLO: 'trabaje con los empresarios'

Print Comments
Califica el desempeño de este personaje a partir de esta nota:
Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel López Obrador VER PERFIL
Promedio global

  @ADNPolitico
   0 Comentarios

La única forma de impulsar el crecimiento de México es trabajar del lado de los empresarios, sentenció este jueves Alberto Espinosa Desigaud, presidente de la Coparmex, al aspirante presidencial de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador.

"Los candidatos no deberían equivocarse: sólo trabajando del lado de los empresarios se puede impulsar el crecimiento, el desarrollo y generar más y mejores empleos", le dijo en una reunión ante unos 200 miembros en el hotel Nikko de la capital.

"El objetivo es abrir una nueva fase de transformación, de unión y prosperidad", ofreció al tabasqueño el CEO de Global Assurance y presidente del organismo, que agrupa a 36,000 empresas.

El sector empresarial se acercó al exjefe de gobierno del DF con este discurso y la invitación a asumir compromisos a largo plazo y ejercer una oposición responsable, tras los roces que los enfrentaron desde las elecciones de 2006.

El político fue cuestionado en la comida, a puerta cerrada, sobre su postura hacia los empresarios en el libro "Nuevo Proyecto Alternativo de Nación", pero según asistentes se defendió diciendo que escribió sólo la introducción y el resto es de varios intelectuales.

Espinosa Desigaud explicó el tono de la reunión en una entrevista concedida a ADNPolítico.com inmediatamente después de la comida, aunque se mostró escéptico sobre las propuestas del tabasqueño.

"Ha estado planteando algunas ideas que no son nuevas, que son las mismas que ha estado planteando desde hace varios años.

"Sentimos que ha sido muy útil la reunión que acabamos de celebrar con él y en esta misma reunión se nos ha dado la oportunidad de plantearle varias preguntas orientadas a saber por dónde va la línea de su posible plataforma, él ha aclarado algunos puntos que tendremos que evaluar más a fondo para tomar un criterio no tanto de ver si es un 'Peligro para México' (como se le llamó en 2006), sino si realmente son las propuestas que requiere nuestro país.

"De entrada algunos (planteamientos) que él ha planteado vemos que todavía no estan en la linea que nosotros consideramos viable para que nuestro país pueda realmente salir adelante", agregó.

En la campaña presidencial de 2006, la relación entre AMLO y las cúpulas empresariales estuvo caracterizada por el conflicto y la distancia.

En los últimos meses de esa contienda presidencial, organizaciones del sector privado como el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), del que la Coparmex es miembro, financiaron una campaña mediática en la que se reforzaba una idea difundida por miembros del PAN: que López Obrador era “un peligro para México”. 

En diversos spots –que después el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación calificaría como ilegales– se comparaba al perredista con el presidente venezolano Hugo Chávez, y en otros se aseguraba que “apostarle a algo distinto es retroceder”.

La campaña propagandística impulsada por el CCE y otros organismos empresariales era una reacción tanto a la falta de acercamiento por parte de López Obrador como a algunas declaraciones pronunciadas contra los empresarios.

“Hace 6 años, bajo argumentos de principios y para no privilegiar a un grupo en detrimento de otro, Andrés Manuel hizo muy claro desde el inicio de la campaña que no iba a reunirse con grupos empresariales en particular”, recuerda Gerardo Esquivel Hernández, académico que trabajó en la campaña de 2006 como asesor económico junto a Rogelio Ramírez de la O, el principal consejero de AMLO en estos temas.

Los empresarios querían escuchar sus propuestas de viva voz y no a través de emisarios.

“Yo que participe en muchos foros y reuniones con empresarios, su pregunta principal era: ‘¿por qué no viene y nos dice el candidato esto mismo que tú nos estás diciendo, para saber que es su palabra y no la interpretación que tú haces de lo que él está proponiendo?’”, cuenta este profesor-investigador de El Colegio de México.

En los últimos días de la campaña, el tabasqueño arremetió contra la cúpula empresarial. En un mitin en Toluca, Estado de México, dijo que los autores de la campaña en su contra no eran la mayoría de los empresarios, sino sólo algunos “traficantes de influencias”.

Después de catalogar a los miembros del CCE como "los más fuertes y tenaces promotores” de la supuesta embestida en su contra, los acusó de corruptos.

“Quienes impulsan la campaña del miedo no son los empresarios, sino los traficantes de influencias y aquellos que han hecho jugosos negocios al amparo del poder público (...) Ellos le tienen miedo a perder los privilegios”, afirmó el 26 de junio de 2006 en la capital del Estado de México.

López Obrador ha modificado el tono de su mensaje en 2012 dentro de su segunda campaña presidencial y se ha hecho llegar de un grupo de empresarios que lo respalda.

José Luis Barraza González presidía el CCE, y Alberto Núñez Esteva la Coparmex; ahora, ambos organismos empresariales han cambiado de dirigencia.

EL DISCURSO

A continuación, lee el discurso íntegro que el presidente de Coparmex, Alberto Espinosa Desigaud, pronunció este jueves ante López Obrador en el hotel Nikko de Polanco:


Estimados amigos de Coparmex:

Es un honor tener hoy en nuestra Junta de Consejo al precandidato a la Presidencia de la República por el PRD, PT y Movimiento Ciudadano, Lic. Andrés Manuel López Obrador, para conocer la Visión de País que promueve en este año crucial para nuestra Nación, en el que elegiremos al Presidente que nos gobernará hasta 2018, y votaremos por más de 2,000 candidatos a cargos de elección popular.

Bienvenido, esta es su casa. Nos interesa mucho conocer sus propuestas.

Estos son tiempos de grandes retos y oportunidades; un momento que nos exige reflexionar sobre los obstáculos que enfrentamos como Nación para encontrar el camino que logre conducirnos a un crecimiento sostenido, con estabilidad, democracia, justicia, paz y menos desigualdad.

En 2012, los mexicanos tenemos la disyuntiva de ser espectadores o tomar las riendas del futuro, como ciudadanos. Es hora de hablar fuerte y claro de los problemas de nuestras comunidades, de nuestros estados y del país, definiendo soluciones para una agenda ciudadana que marque el rumbo a los políticos.

Coparmex está pidiendo a los precandidatos compromisos claros sobre los grandes problemas de nuestro México: Educación de baja calidad; impunidad e ilegalidad; sistema político ineficaz; inseguridad pública; áreas económicas sin suficiente competencia; competitividad estancada, y falta de transparencia y rendición de cuentas.

Este es un año que exige una actitud responsable de la clase política, las autoridades electorales y la sociedad en su conjunto.

Este es el mejor momento para darnos la mano con la política. No podemos quedarnos callados, es hora de alzar la voz. Como ciudadanos, debemos opinar, exigir y romper con la lenta inercia de la agenda nacional.

Dejemos atrás un sistema político ajeno al ciudadano e ineficaz en el cumplimiento de sus responsabilidades; dominado por intereses de grupos y que no propicia el desarrollo de una sociedad más equitativa.

En México, los empresarios estamos trabajando para lograr un crecimiento económico con responsabilidad social, hacemos patente nuestro compromiso con la transformación de México para que pueda convertirse en un referente en el concierto de las naciones.

En Coparmex, tenemos una filosofía basada en principios y valores humanistas. Somos una organización sólida, con 82 años de servir a las empresas y a México; una asociación de empresarios, de participación libre y democrática, que defendemos y promovemos nuestros legítimos intereses, así como la libre empresa, con responsabilidad social y las condiciones que hagan posible la prosperidad de todos los mexicanos.

Los empresarios creamos ocho de cada 10 empleos en el país; somos la principal fuente de generación de puestos de trabajo formales. Los candidatos no deberían equivocarse: sólo trabajando del lado de los empresarios, se puede impulsar el crecimiento, el desarrollo y generar más y mejores empleos.

En Coparmex, estamos abriendo espacios de información y expresión pública; y canales para que los candidatos y sus partidos conozcan las inquietudes y propuestas de los empresarios y los ciudadanos; queremos asegurarnos de que se nos responda con posturas claras; no queremos promesas, queremos compromisos viables, que efectivamente se cumplan.

La participación ciudadana activa es la única vía que nos permitirá superar esos desafíos. Para Coparmex, 2012 representa una gran oportunidad para que los ciudadanos participemos activamente en la vida política del país. Nuestra prioridad es definir un rumbo para la Nación, no qué candidato tiene más popularidad o cual gana la elección.

El gran reto, en este sentido, es construir una agenda ciudadana, para que los candidatos la incluyan en sus plataformas y no puedan evadirla en la discusión y los compromisos. Eso haremos en Coparmex, con nuestras propuestas y nuestro Programa de Participación Cívica “Votaremos por los Mejores”.

La democracia existe, funciona y perdura en función de la participación ciudadana. Es la gente quien marca el debate público y garantiza la gobernabilidad democrática, legitimada en la voluntad popular. Este debe ser el sentido del 1 de julio, más que competencia de imagen, promesas vagas, spots, demagogia y encuestas de popularidad.

Quien aspire a ocupar el puesto público de mayor importancia para la Nación, a ser el Presidente de los mexicanos, debe tener atributos excepcionales. Lo que demanda la compleja coyuntura que vive el país, es un Presidente reformador, pero no sólo como promotor de los cambios que urgen, sino un ejecutor de los mismos.

Un Presidente dispuesto a superar, en el ámbito de sus competencias y facultades, todas las resistencias y dificultades que implica una transformación.

Un líder con capacidad de interlocución, capaz de influir y sumar voluntades; un gobernante independiente, sin ataduras con grupos de poder político o económico, que limiten su capacidad de incidir en beneficio del bien común.

Alguien capaz de dejar a un lado, por seis años, su filiación partidista y encauzar el anhelo de progreso, conciliando, privilegiando las coincidencias. Que recoja la agenda ciudadana y la haga suya, trazando un rumbo claro, viable e incluyente; fijando objetivos nacionales, con metas cuantificables y responsabilidades claramente asignadas y asumidas.

Queremos a la persona con más talento para integrar, motivar y alcanzar resultados. Se necesita alguien con gran habilidad de negociación, apertura y disposición al diálogo; que sepa convencer a aliados y adversarios.

Para remontar el estancamiento que vive el país en muchas áreas, y en especial en la política, se necesita capacidad para consensuar; determinación y firmeza para no claudicar con el deber, ni los compromisos asumidos. Para enfrentar los intereses creados, chantajes, amenazas y riesgos que se interponen en todo proceso de cambio.

Se necesita un líder que no se eche para atrás ante la primera dificultad o amago de grupos de presión, cuando se trabaja, con legitimidad y legalidad, por la prosperidad, la estabilidad y la seguridad de la patria.

Un mandatario que se arriesgue por el futuro, con responsabilidad, hablándole claro a la sociedad de los retos y obstáculos, pero también de lo que todos podemos ganar. Sólo así podrá ser un catalizador para desbloquear reformas indispensables, como la política, laboral, hacendaria, educativa y energética.

Un presidente que nos dé garantías de honestidad e integridad. Alguien comprometido al 100% con el Estado de Derecho y el combate a la corrupción y la impunidad. El convencimiento, el compromiso y la voluntad para que no haya discrecionalidad en la aplicación de la ley.

El país necesita un gobernante con sentido de equidad y justicia. Con una conducta ética, prudencia y sensibilidad en las necesidades del pueblo, capaz de ponerse en el lugar de los ciudadanos, con un gobierno responsable, acorde a la situación económica de millones de mexicanos. Un líder que una al país y lo conduzca por el camino del desarrollo y no uno que divida y lo lleve a satisfacer sus propios intereses.

Estimado Lic. Andrés Manuel López Obrador: los empresarios de Coparmex tenemos inquietudes que seguramente ha escuchado de mexicanos de los más diversos sectores, y de todas las regiones del país.

La falta de mayor dinamismo de nuestra Nación en la ruta del progreso y la justicia obedece en gran medida a la mezquindad que ha privado en la clase política.

El 1º de diciembre de 2012, queremos ver al nuevo Presidente o Presidenta de la República, en el Congreso, recibiendo la banda presidencial en una ceremonia republicana; con solemnidad y respeto; con el reconocimiento, buena voluntad y disposición de todos los mexicanos para que pueda ejercer un liderazgo útil para la Nación.

Pero también necesitamos ver a los otros partidos, a la oposición, asumiendo una actitud responsable, verdaderamente republicana, con una visión de país en el entorno global cuyo amor por México sea evidente y esté por encima de sus intereses partidistas. Que rompa los paradigmas y trabaje junto al nuevo gobierno.

El objetivo es abrir una nueva fase de transformación, de unión y

prosperidad. El objetivo es construir juntos el país que queremos.

Estamos ansiosos de escuchar sus propuestas, sus compromisos concretos en estos temas que son prioritarios para nuestro país. De escuchar cómo propone trabajar junto con los empresarios por el bien de la Nación. Estará de acuerdo con nosotros en que son estos los temas que realmente le interesan a todos los ciudadanos, que realmente le urgen a México.

Muchas gracias.

Califica aquí el desempeño de Andrés Manuel López Obrador a partir de esta nota

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario