DEBATE DE DEBATES

Debate Bush vs Dukakis: el efecto de una pregunta emocional

Print Comments

Por Uriel Gordon  @urielo

Visita el canal DEBATE DE DEBATES


El 13 de octubre de 1988, el periodista de CNN, Bernard Shaw, abrió el último debate presidencial de Estados Unidos con una pregunta que generó controversia.

“Gobernador, si Kitty Dukakis (su esposa) fuera violada y asesinada, ¿favorecería la pena de muerte irrevocable para el asesino?”. 

La reacción del entonces gobernador de Massachusetts y candidato demócrata a la Presidencia, Michael Dukakis, causó aún mayor sorpresa entre la audiencia.

Prácticamente, no mostró ningún tipo de emoción y respondió de forma indiferente.

“No, no lo haría Bernard, y creo que sabes que durante toda mi vida, me he opuesto a la pena de muerte. No veo alguna evidencia de que esto es un elemento disuasorio, y creo que hay mejores y efectivas formas para lidiar con el crimen violento. Eso es lo que hemos hecho en mi estado”, contestó.

Kitty Dukakis se sintió ofendida por la pregunta que le hizo Shaw a su esposo; la catalogó  como “teatral”, “inapropiada” y “vergonzosa”, según dijo ante diversos medios de comunicación dos días después del debate.

Bernard Shaw, por su parte, señaló que la intención de su pregunta se centró en que los votantes percibieran el lado emocional del candidato que era apodado como el “hombre de hielo”, informó CNN. Decía que sólo con una pregunta personal podría obtener una respuesta emocional.

Dukakis no reaccionó como supuestamente Shaw esperaba. Incluso, algunos demócratas consideraron que su respuesta fue tibia y que perdió la oportunidad para controlar el debate en el que se enfrentó al entonces vicepresidente de Estados Unidos, George H.W. Bush.

“Si él hubiera hablado de los dos miembros de su familia que fueron víctimas del crimen violento, hubiera podido cambiar el tono del debate y enseñar pasión, dijo al New York Times, el encuestador demócrata Stanley Greenberg, dos días después del debate.

El ganador del debate fue el candidato republicano George H.W Bush: de acuerdo con una encuesta realizada por la cadena de noticias CBS, 48% de los votantes que observaron el ejercicio consideraron que Bush tuvo una mejor actuación; 25% dijo que Dukakis.

La encuesta de ABC News le dio ventaja a Bush con 49% y Dukakis se quedó con 33%, mientras que el periódico Los Angeles Times colocó a Bush con el 47% y a Dukakis con el 26%.

La cadena de noticias CNN afirmó que la respuesta de Dukakis a la pregunta de Bernard Shaw fue lo que provocó el triunfo de Bush en el debate: el entonces vicepresidente de Estados Unidos tampoco tuvo una gran actuación. 

CNN también señaló que el debate ayudó a mover las preferencias electorales a favor de Bush, aunque se desconoce en qué magnitud.

Dukakis perdió la elección presidencial el 8 de noviembre de ese año: Bush obtuvo el 53.4% del voto popular y 79.2% del voto electoral; el entonces gobernador de Massachusetts ganó el 45.7% del voto popular y sólo el 20.6% del voto electoral.

Sin embargo, el debate no fue lo que definió la elección. El analista Juan E. Pardinas aseveró que lo que tuvo mayor peso en el resultado electoral fue la campaña negra que el estratega de Bush, Lee Atwater,  llevó a cabo en contra de Dukakis.

“Después de la campaña sucia más intensa en la historia de Estados Unidos, Bush padre ganó la elección con más de ocho puntos de ventaja”, escribió Pardinas en un artículo que se publicó en el periódico Reforma el 2 de abril de 2006.

El columnista del portal TheHuffingtonPost.com, Christopher Lamb, plantea que Lee Atwater trató de relacionar a Dukakis conWillie Horton, un hombre afroamericano que violó a una mujer blanca el fin de semana que el estado de Massachusetts le dio permiso para que saliera por unos días de la cárcel.

Como Dukakis era el gobernador del estado, Atwater lo trató de posicionar como el responsable del crimen de Horton.

La campaña negra, aunada a la tibia reacción de Dukakis en el debate marcó la historia de esta elección.

Años después, Dukakis todavía consideró que la respuesta que le proporcionó a Shaw fue adecuada.

“Tengo que decirte, tal vez se me sigue escapando… No pienso que estuvo tan mal”, le confesó a la revista Time.


Visita el canal DEBATE DE DEBATES

Por favor déjanos tu comentario