#Elección2012

Especialistas: falta voluntad política para voto electrónico

Print Comments

Por Óscar Balderas  @oscarbalmen
   0 Comentarios

Aún y cuando el sistema de voto electrónico ha demostrado su eficacia en otros países, su freno en México se debe a una falta de voluntad política, sostuvo Víctor de la Calleja, director de Proyectos Tecnológicos en SmartMatic, empresa especializada en sufragios automatizados.

“Hay algunos actores políticos que aún se resisten al voto electrónico; falta voluntad política, ¿por qué? porque no quieren explicarle a la sociedad este cambio en el modo de hacer elecciones.

“Piensan que la gente lo va a ver como un modo de hacer elecciones fraudulentas, cuando es todo lo contrario”, señaló.

Samira Saba, directora de Comunicación de SmartMatic, indicó a su vez que este método automatizado brinda diversos avances que el país no está experimentando.

“El voto electrónico ofrece una gran cantidad de beneficios que no están llegando a México. Es un sistema mucho más seguro que el impreso, es prácticamente inviolable, a prueba de fraudes, es exacto, auditable y simple”, sostuvo.

Saba explicó que el funcionamiento del sistema es sencillo: a través de una máquina sensible al tacto, similar a un cajero automático, se selecciona en la pantalla la opción política deseada.

Una vez conforme, el ciudadano emite su voto y recibe un ticket con un código guía que respalda y cuida su sufragio.

La urna sólo puede comenzar a funcionar entre determinadas horas y una vez fuera de ese horario ya no recibe ni emite votos, aunque el presidente de la mesa de escrutinio quisiera programarla de nuevo.

Este tipo de sistema, detalló, permite que las urnas sean instaladas incluso, donde no hay energía eléctrica, pues cuenta con baterías inalámbricas que duran entre 8 y 14 horas.

Saba indicó que el voto se almacena en una tarjeta de memoria dentro de la máquina, que aun y cuando fuera robada no podría ser consultada, pues cuenta con decenas de códigos de seguridad entrelazados que sólo pueden ser descifrados en donde se deposita la información de la memoria.

Por la rapidez con la que trabajan las urnas electrónicas, el resultado definitivo podría estar listo antes de las dos horas del cierre de la jornada electoral.

Y si hay inconformidad, se audita el código fuente y en unas horas se puede volver a contar la muestra que determine la autoridad electoral.

“Definitivamente, esta opción no hubiera dado lugar a dudas en la elección de 2006”; aseguró Saba.

Además de la cuestión de seguridad en el voto, el sufragio electrónico tiene la ventaja de ser menos contaminante y hasta 5 veces más barato que el manual.

Apenas en 2011 el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) mostró interés por conocer esta tecnología, pero debido a la cercanía de las elecciones capitalinas no se pudo concretar la transición.

Lo mismo sucedió con las autoridades electorales de Jalisco, entidad que también celebrará elecciones el 1 de julio próximo.

Y en el Instituto Federal Electoral, afirmó Saba, sólo ha existido interés, pero nada concreto hasta el momento.

En comicios donde hubo urna electrónica -Estados Unidos (2006-2007), Filipinas (2010) y Brasil (2011) - el resultado fue satisfactorio a la sociedad civil.

Por el contrario en México los resultados de las elecciones presidenciales de 2006, donde Felipe Calderón ganó con una diferencia de 233,831 votos a Andrés Manuel López Obrador, derivó a que el candidato de la izquierda, y parte de la sociedad civil, desconocieran los resultados.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario