FORO EN EL IFE

Encuestadores difieren sobre tendencias al cierre de campaña

Print Comments

Por Mauricio Torres  @mau_torres

CNNMéxico. Directivos de tres de las principales encuestadoras de México discreparon sobre cuál será la tendencia de las preferencias electorales hacia el final de las campañas presidenciales.

Roy Campos, director de Consulta Mitosfky, señaló que durante las últimas semanas ha disminuido la distancia entre Enrique Peña Nieto, candidato presidencial del PRI, y Andrés Manuel López Obrador, abanderado de la izquierda, aunque desestimó que la diferencia entre uno y otro vaya a cerrarse demasiado.

“No son tan fáciles de mover las cosas”, dijo Campos en el foro Las encuestas y la campaña electoral 2012: un balance preliminar, organizado este miércoles por el Instituto Federal Electoral (IFE).

“Aquí la pregunta es si esos puntos, si esas distancias, ya no estamos hablando de si se pueden mover o no, seguramente se van a mover, la cosa es a qué ritmo”, señaló en este ejercicio de reflexión sobre las campañas que terminan el 27 de junio, tres días antes de las elecciones.

La medición de Consulta Mitofsky publicada esta semana indica que Peña Nieto tiene el 44% de la preferencia efectiva, por 29% de López Obrador, el 25% de Josefina Vázquez Mota del PAN, y el 2% de Gabriel Quadri, de Nueva Alianza.

Según Campos, para que López Obrador alcance a Peña Nieto debe remontar un punto porcentual cada 1.5 días en las tres semanas que quedan de campañas, lo que, desde su perspectiva, resulta poco probable.

Adrián Villegas, director de Estudios Políticos y de Gobierno de Ipsos-Bimsa, coincidió con Campos en ese señalamiento.

“Sí hay una tendencia más suavizada hacia el descenso de Enrique Peña Nieto, una tendencia un poco más suavizada hacia el crecimiento de Andrés Manuel López Obrador, pero estamos hablando de que, en promedio, al final de todo esto, estaríamos hablando de una diferencia del orden del 10% o un poco más”, dijo.

Aunque después aclaró a ADNPolítico.com que esto no implica un pronóstico puntual sobre cómo terminará el próximo 1 de julio la diferencia entre primero y segundo lugar de la contienda presidencial.

“Lo que sí mencioné es que de continuar las velocidades de descenso de Peña Nieto y de ascenso de López Obrador a los ritmos registrados durante la última quincena, es probable que no alcancen a cruzarse ambas pendientes”, aclaró Villegas.  

“Esto se puede decir bajo la consideración de que el contexto del humor político-social de los electores se mantenga como está ahora. Pero, ¿así se mantendrá? Eso es algo que ningún encuestador puede predecir”, añadió.

En contraste, Ana Cristina Covarrubias, de Covarrubias y Asociados, señaló que sus mediciones apuntan a una elección cerrada, porque de abril a mayo Peña Nieto bajó siete puntos en las preferencias —de 47 a 40— y López Obrador subió tres —de 27 a 30.

“La historia que nos están contando las encuestas es de un descenso realmente amplio y significativo entre la diferencia de primero a segundo lugar, y un claro segundo lugar que es Andrés Manuel López Obrador”, dijo.

Covarrubias vaticinó que las mediciones podrían derivar al final en un "casi virtual empate" entre el priista y el perredista.

“¿Qué va a pasar al final de junio? Si la tendencia que está aquí se refleja tal cual en las encuestas que faltan por publicar, si se reflejara, nos iríamos a un escenario en donde estaríamos en un casi virtual empate entre los dos contendientes, Peña Nieto y López Obrador”, agregó.

En su opinión, sin embargo, el panorama es diferente al de los comicios de 2006, porque en esa ocasión la mayoría de los encuestadores estimaba que habría una diferencia de tres puntos entre los dos punteros, mientras que ahora el promedio es más grande y oscila entre cinco y seis.

Hace seis años, López Obrador perdió la Presidencia frente al panista Felipe Calderón por el 0.56% de la votación, aunque desde entonces afirma que hubo un fraude electoral en su contra.

Durante esta contienda, López Obrador ha cuestionado el uso de las encuestas por parte de sus rivales y asegura que algunas están diseñadas para favorecer a Peña Nieto. Ciudadanos agrupados en el movimiento #YoSoy132 hacen la misma acusación e incluso algunos de ellos presentaron recientemente una queja ante el IFE. La autoridad electoral declaró improcedente el recurso.

Por ley —los artículos 41 de la Constitución y el 237 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe)—, el IFE tiene la facultad de establecer los criterios mínimos que deben seguir las encuestas y de exigir que los encuestadores le entreguen los estudios que hagan públicos.

Durante el foro de este miércoles, el secretario ejecutivo del instituto, Edmundo Jacobo Molina, informó que en este proceso electoral el IFE ha registrado 135% más encuestas que en 2006. En aquella elección recibió 57 encuestas, y en lo que va de ésta ya suman 134.

Lee más noticias en la sección de Elecciones de CNNMéxico.

Por favor déjanos tu comentario