Elecciones2012

La historia de la tinta indeleble en las elecciones

Print Comments

Por Óscar Machado  @ADNPolitico
   0 Comentarios

Cuando terminas de emitir tu voto, como medida de seguridad para una elección limpia, los funcionarios encargados de la casilla de votación, impregnan tu dedo pulgar con un líquido indeleble para demostrar que has sufragado con éxito.

El líquido indeleble se usó por primera vez en la elección presidencial de 1994 y el próximo 1 de julio las autoridades electorales usarán 300,000 envases con esta sustancia que se repartirán en las más de 143,156 casillas que se distribuirán en los 300 distritos de todo el país.

En total, se usarán 4,500 litros de líquido indeleble el domingo 1 de julio (cada envase contiene 15 mililitros).

Filiberto Vázquez Dávila, profesor de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional, es el inventor de esta sustancia que ha sido tan eficaz, y que ya se exporta para utilizarla en los comicios de República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, entre otros países.

“Hacemos también para las elecciones de todos los estados del país y también nos piden la sustancia en elecciones de sindicatos, universidades e institutos. Asimismo, se usa para el control de personas en los balnearios.

El inventor de la sustancia estima que desde 1994 a la fecha se han producido 8 millones de envases (tomando en cuenta elecciones federales, estatales y las que se exportan).

"En la producción de la tinta indeleble hemos usado más de 100 colores: unos para elecciones federales, otros para los estados, otros para la que se destina para otros países. Incluso para la elección de los niños usamos un color específico", explica Vázquez Dávila quien cuenta con 65 años de edad.

En 1993, este ingeniero bioquímico se encontraba en su laboratorio de química inorgánica en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), cuando el profesor le enseñó una convocatoria internacional del IFE para encontrar una tinta que marcara el dedo de los votantes, de modo que impidiera que volvieran a sufragar.

“La idea era que fuera indeleble”, explica Vázquez Dávila.

Luego de varios estudios, observó que ninguna tinta lo era, pues se aplicaba de manera superficial sobre la piel. Fue entonces cuando el investigador del IPN cambió el concepto de la tinta y propuso un pigmento para la piel que realmente garantizaba su indelebilidad y logró su propósito.

“Es una sustancia que se combina químicamente con las proteínas de la piel y hace que ésta quede pigmentada el tiempo que le tome a la células externas de la piel regenerarse hasta volver a adquirir el color normal”.

El ingeniero añade que lo que hace el líquido indeleble es producir en la piel "una reacción química que ocasiona que se pigmente la yema del dedo y la única forma de quitárselo de manera inmediata es quitarse la piel, pero paulatinamente se va quitando”.

A unas personas se les quita al tercer día, a otras en una semana, depende de cada sujeto, menciona.

Por este invento, Vázquez Dávila recibió en el año 2001, el Premio Nacional de Ciencia, máximo galardón otorgado a la labor científica en México.

El investigador del IPN está convencido de que en la vida, una persona debe dejar huella en la sociedad, por lo pronto su invento deja huella cada que se realiza una elección.

¿POR QUÉ SE CREÓ LA TINTA INDELEBLE?

En los tiempos de esplendor del PRI (que gobernó el país de 1929 al 2000) era común implementar en las elecciones el esquema denominado el “carrusel” que consistía en juntar un grupo de personas y hacer que sufragaran en varias casillas.

Para evitar lo anterior, en los comicios presidenciales del 21 de agosto de 1994 se estableció por primera vez que, una vez que el ciudadano emitiera su voto, se impregnara el dedo pulgar de la mano derecha con un líquido indeleble para demostrar que logró sufragar con éxito.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario