#Elecciones2012

Nacif: se investiga caso Soriana y gastos de campaña del PRI

Print Comments

Por Imelda García  @imegarcia

El consejero electoral del Instituto Federal Electoral (IFE), Benito Nacif, afirmó que se investiga el caso de los monederos electrónicos de Soriana y Monex, que presuntamente el PRI utilizó para la compra y coacción de votos, y también el rebase de topes de campaña de Enrique Peña Nieto.

Entrevistado por ADNPolítico.com, el consejero electoral  explicó que las acusaciones de venta y coacción del voto es manejada por la Secretaría General y el área jurídica del IFE; mientras que el rebase en los topes de campaña y la posible entrada de dinero ilícito, corresponde a la Unidad de Fiscalización.

“La parte del rebase de topes de gastos de campaña y posible aportación ilegal de dinero le corresponde a la unidad de fiscalización; tiene más instrumentos para hacer esta investigación, puede rastrear dinero y solicitar la colaboración de autoridades, de bancos para poder llegar a fondo en la investigación (…) Ellos ya tienen algún avance”, comentó.

Si estos casos son llevados por la coalición Movimiento Progresista al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para ser tomados en cuenta en el proceso de impugnación de la elección, es posible que el organismo le  “encargue” diligencias especiales al IFE en el caso.

Expuso que de cualquier manera, la investigación en el IFE continúa, aunque no por ella se modifiquen los plazos electorales. Es decir, podría continuar aun después de que el presidente electo tome protesta.

El consejero reconoció que, aunque el caso de las tarjetas de Soriana ha crecido en los medios de comunicación, lo importante es que se prueben las acusaciones para que la investigación pueda tener validez jurídica.

“El hecho de que se lance una acusación en sí mismo no pone en duda nada hasta que se pruebe, hasta que haya pruebas que respalden esta acusación.

“Esa gente tendrá que venir aquí al IFE a ratificar sus testimonios, porque las notas periodísticas pueden constituir indicios, pero no son pruebas con validez plena. Los quejosos, a la luz de esas notas periodísticas, pueden hacer ampliaciones a esas quejas”, aseveró.

Nacif Hernández negó que en un principio el Consejo General del IFE haya dado carpetazo al asunto o se haya quedado con los brazos cruzados, cuando el PAN y la coalición Movimiento Progresista presentaron por primera vez las quejas por los casos de Monex y Soriana.

Lo que ocurrió, expuso el consejero, es que las pruebas que presentaron los quejosos fueron tan limitadas que no pudo construirse un caso que permitiera establecer medidas cautelares y congelar los fondos de las cuentas de Monex, como lo requirió el PAN.

“El caso Soriana parece ir creciendo, al menos en los medios de comunicación; cuando nosotros recibimos la queja – creo que la resolvimos el sábado anterior al día de la jornada electoral- lo que traían era copias de unas tarjetas.

“Al igual que en el caso de Monex, no había ningún elemento aportado por el quejoso ni que hubiéramos encontrado nosotros -en las diligencias que son propias de la fase cautelar, que son diligencias muy rápidas- que nos permitieran presumir, siquiera de forma indicial, que esas tarjetas o esos monederos electrónicos en el caso de Monex y Soriana se estaban utilizando para compra o coacción del voto”, apuntó Nacif.

El consejero electoral calificó como “preocupante” que haya la sospecha de que se utilizó dinero público en campañas electorales porque al estar prohibido por la Constitución, la acusación cobra relevancia.

“Pero hay que ver las pruebas”, sentenció.

El IFE ha pedido ya información sobre el caso a los diversos actores involucrados: a la empresa Soriana y a los partidos denunciante –los que integran la coalición Movimiento Prograsista- y el acusado – la coalición Comprometidos por México- para establecer una ruta en las investigaciones.

Se prevé que sea la próxima semana cuando se den a conocer avances del caso.

Por favor déjanos tu comentario