#ACTA

¿Qué es el ACTA y cómo afecta tu uso de internet?

Print Comments

Por Óscar Balderas  @oscarbalmen
   0 Comentarios

La noche de este miércoles, una noticia corrió como pólvora en las redes sociales: pese a que la comunidad internacional y los senadores mexicanos habían dicho que no, el gobierno mexicano firmó el ACTA... pero, ¿qué es eso?

El ACTA es el Acuerdo Comercial Antipiratería (Anti-Counterfeiting Trade Agreement, por sus siglas en inglés), un contrato internacional en proceso de negociación que pretende regular y proteger globalmente la propiedad intelectual en varios ámbitos, incluido internet.

Éste es un acuerdo que los países pueden firmar voluntariamente y que, de hacerlo, los compromete a establecer reglas y sanciones para quien difunda o copie por la web material que no le pertenece.

Sin embargo, activistas por los derechos civiles y usuarios de internet han alertado que su implementación tiene una "trampa": criminalizar a internautas y restringir la circulación de información libre.

La principal preocupación de quienes navegan en internet y de defensores de la libertad de expresión es que, con el pretexto de combatir la piratería en línea, se vigile y castigue a quienes difundan contenidos incómodos para algunos grupos de poder o se viole su privacidad.

Hasta marzo de este año, 22 países europeos habían firmado el ACTA, pero luego de una revisión a la ley el pasado 4 de julio, 478 eurodiputados (diputados del Parlamento Europeo) votaron en contra, y sólo 39 a favor, de la ley. 

“Hola democracia; adiós ACTA” eran las pancartas que se leían en el Congreso europeo, luego de haber reculado y admitido que dicha ley significa un retroceso para la libertad de expresión.

Pero México la firmó.

Antonio Martínez, oficial de Comunicación de la organización pro-libertad de expresión Artículo 19 México, alertó que el ACTA implica la violación de diversos derechos constitucionales, en aras de proteger una agenda internacional.

“El hecho tiene una grave connotación negativa dado que, por ejemplo, se prevé que privados puedan solicitar datos de navegación personal de los usuarios sin que éstos conozcan los hechos por los que se quiere conocer su tráfico, sólo para revisar si están violando copyright o no.

“Por supuesto, esto violenta el principio constitucional de presunción de inocencia y legaliza la afectación de datos personales”, lamentó en entrevista con ADNPolitico.com.

En 2011, Martínez participó en un grupo plural del Senado para analizar los alcances del ACTA.

Con ese acuerdo, dijo, se abre la posibilidad de vigilar los contenidos privados de defensores de derechos humanos, activistas sociales, periodistas y cualquier persona que tenga una computadora conectada a internet.

“Los proveedores de servicios de internet no tendrían la facultad de desconectarte de internet si ven una irregularidad, pero sí de vigilar que todos cumplan con requerimientos de información, lo que viola la intimidad”, abundó.

El integrante de Artículo 19 México afirmó que el modo en que el gobierno firmó el acuerdo es un mensaje político del presidente Felipe Calderón, sobre lo que viene en los próximos meses.

“El mensaje es que va a aprovechar estos últimos meses para cumplir compromisos internacionales pactados que no tienen que ver con el interés general, sino con intereses particulares de la agenda personal de Felipe Calderón a futuro", consideró. 

Cuestionado sobre si le sorprendió que la firma se diera a conocer por el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) de noche y cuando la atención está enfocada en el conflicto electoral, Martínez dijo que no y agregó que la sociedad mexicana se enteró de las negociaciones gubernamentales del ACTA hasta febrero de 2011, cuando Wikileaks filtró el cable diplomático México-6229.

“El gobierno no le dijo a nadie que estaba revisando el ACTA. Fue con sigilo absoluto, hasta que Wikileaks filtra la información y muchos tuvimos que correr al Senado a pedir que se detuviera”, indicó.

El 20 de julio de 2011, el Senado de la República recomendó al Gobierno Federal no signar el ACTA, al considerar que su negociación había sido opaca, se violarían garantías individuales de los mexicanos y daría incertidumbre jurídica al país.

A esas voces se sumó la de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), que el 24 de noviembre de 2010 emitió el comunicado de prensa 65/2010, en el cual alertó que la mayoría de la comunidad internacional rechazaba dicho acuerdo porque podría significar un monitoreo de los contenidos de los internautas.

Pese a todo ello, el pasado 11 de julio por la noche el IMPI (dependiente de la Secretaría de Economía) informó en un comunicado que México se había adherido al ACTA, a través de la firma del embajador de México en Japón, Claude Heller.

“Con la finalidad de combatir de manera más eficiente el problema de falsificación y piratería en materia de marcas, invenciones, obras intelectuales y artísticas, México firmó el día de hoy el Acuerdo Comercial contra la Falsificación (ACTA) ante el Gobierno Japonés, depositario del Acuerdo”, se lee en el primer párrafo del documento.

El senador perredista Carlos Sotelo calificó como “lamentable” la actuación de Felipe Calderón al desoír las recomendaciones de la Cámara Alta.

“Es lamentable esta orden de Felipe Calderón a su embajador para que suscribiera este texto, pues dibuja un Ejecutivo Federal subordinado a intereses de monopolios culturales, económicos, que pretenden introducir un esquema que no corresponde al de México.

“Calderón ha cometido un nuevo error al no velar por los intereses generales y salvaguardar los intereses de un grupo pequeño, pero poderoso. Quiere engañar a la población. Aquí en México ya hay una legislación muy agresiva sobre el copyright que casi no usa, ¡apliquemos ésa!”, enfatizó en entrevista.

Sin embargo, afirmó, la última palabra aún la tienen los senadores de la próxima legislatura, pues la firma del ACTA todavía debe ser ratificada por el Senado de la República.

“Lo exhortamos a que no lo hiciera, lo hizo y esta legislatura ya acabó. Yo confío en que los siguientes senadores y senadoras vayan en el sentido de la institución y rechacen este acuerdo. Yo creo que así será. El tema no ha concluido”, puntualizó.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario