#Opinón

Opinión: Un proceso electoral 2012 de re-cuento

Print Comments

Por Carlos Páez Agraz  @discursar
   0 Comentarios

NOTA DEL EDITOR: Carlos Páez Agraz es director general de AdQat, empresa dedicada a la evaluación del discurso político. Ingeniero civil certificado en Business Management por el Institut de Management Altran de París, Francia y en sistemas de calidad ISO/QS-9000 por el British Standarization Institute de Londres, se dedica a la consultoría y la mediación no legal en México, Francia y España. Es socio fundador de Gestión Orientada al Humano S.C.

Las opiniones de los colaboradores y los usuarios de ADNPolítico.com no representan el punto de vista de este sitio ni el de Grupo Expansión.


No logramos normalidad democrática. Cada 6 años esa sensación de incapacidad de las instituciones del estado para dar certidumbre a un simple proceso electoral.

Hablo de “proceso”, como ingeniero. Con insumos, etapas y productos. Tengo más o menos claro que el 1 de julio no fue el día D del proceso de la inequidad, aunque quedó en evidencia que el IFE no enseñó a contar los votos apropiadamente. Las cifras no mienten: el primer recuento arrojó 400,000 votos más…. para el candidato del PRI.

Hoy enfrentamos un tema cultural que jamás antropológico: nos encanta encontrarle puertas traseras o vacíos legales a las normas.

Los partidos en su conjunto diseñaron y aprobaron en 2007-2008 el sistema electoral que rigió los comicios. Los diputados no sólo complicaron la ley, sino que además dejaron al IFE sin consejeros durante meses vitales de organización. La neo Fuente Ovejuna en que se han convertido las cámaras hace a los partidos cómplices de facto.

Haré una prosa de los eventos de campaña: muy largas que pueden dejar harto o indiferente. Para abrir boca, fuera de México, Felipe Calderón declaró: “Peña Nieto no es un peligro para México”. Tranquilidad en los mandos. Ejecuta también un inaceptable cambio en la Fepade en pleno proceso. La entidad cuyo objeto es verificar la legalidad electoral, en manos de una de las partes.

Una campaña incuantificablemente desigual en materia de impresos a favor del PRI. En materia de inequidad de medios, reto a Televisa y TV Azteca que me permitan entrar a sus archivos y en AdQat podemos hacer un hilo conductor del patrón de manipulación. Encantados.

No me desgarro las vestiduras porque sé que en muchos países las televisoras apoyan candidatos. La diferencia es que allá lo dicen y no violan leyes ni manipulan, sino que se comunican con sus afines. Hoy sabemos que las encuestadoras mostraron un patrón que permite pensar en un acuerdo previo de sumar entre 5 y 7 puntos a la distancia entre primero y segundo lugar. No hay consecuencia legal prevista por la ley.

En los debates los candidatos dieron mucha pena. Terribles modelos de personas de Estado. De su discurso sintetizo: demagogia pura. No alcanzaron ni siquiera el mínimo 6 en escala AdQat.

Todo parecía miel sobre hojuelas para el candidato puntero. En un día de apacible evento de encuentro y diálogo con estudiantes de la Ibero, alguien cuyo nombre ignoro, decidió ofrecerle 200 pesos a los chicos para que no se metieran al auditorio. Sostengo la hipótesis de que esa tontería frente a los hijos de personas evidentemente pudientes y/o altamente liberales fue la chispa. Surreal estupidez.

Ese burdo intento produjo una reacción de ira colectiva que sumado a los chicos que sí fueron manipulados por el PRD y apropiadamente echados del movimiento por sus dirigentes, provocaron el fenómeno que dio color a las aburridas elecciones: el #Yosoy132. A pequeñas causas grandes efectos.

Queda claro que los números en las encuestas “reales” se volcaron en contra de Peña Nieto y la máquina volvió con mayor fuerza e inclemencia política que nunca: Vicente Fox decapita virtual y públicamente a la candidata del PAN al pedir el voto por el PRI. José Woldenberg, Jorge Alcocer y Aguilar Camín entre otros vuelven a actuar como voceros de la negación. Simplemente no aceptan que la compra de votos haya sido relevante. Porque no.

Andrés Manuel López Obrador como en 2006 llega 3 meses tarde a su cita. Veremos la calidad de las pruebas que presenta la izquierda.

La normalidad democrática se construye a punta de demócratas y de una verdadera causa nacional. Nadie merece este remedo de democracia. Demasiados datos para no asuntar que estamos en medio de un cuento. ¿De verdad sólo el PRI compró votos? No creo.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario