#ReformaPolíticaYA

El nuevo presidente podrá tomar protesta en una sede alterna

Print Comments

Por Imelda García  @imegarcia

La Reforma Política, que ya quedó validada por el Congreso de la Unión, hará prácticamente imposible el boicot a la toma de protesta del próximo presidente de México.

Las modificaciones, declaradas como válidas este miércoles por la Comisión Permanente del Legislativo y que entrarán en vigor luego de que sean publicadas por el Ejecutivo federal, prevén que el acto de traspaso de poder pueda ocurrir en sedes alternas.

Al menos 300 organizaciones han amenazado con impedir la toma de protesta del priista Enrique Peña Nieto, virtual ganador de la elección, como presidente de México.

Pero las modificaciones al artículo 87 de la Constitución incluyen la posibilidad de que el presidente electo rinda protesta en cualquier lugar, si no puede hacerlo en el Congreso de la Unión. La reforma establece que sólo se requerirá la presencia de la Mesa Directiva de las Cámaras legislativas o, en su defecto, ante el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

“Si por cualquier circunstancia el presidente no pudiere rendir la protesta (…) lo hará de inmediato ante las Mesas Directivas de las Cámaras del Congreso de la Unión.

“En caso de que el presidente no pudiere rendir la protesta ante el Congreso de la Unión, ante la Comisión Permanente o ante las Mesas Directivas de las Cámaras del Congreso de la Unión lo hará de inmediato ante el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, versan los dos párrafos que se añadieron al artículo 87 de la Carta Magna.

El texto no incluye indicaciones sobre la sede de la toma de protesta, por lo que ésta podría realizarse en cualquier lugar físico, sólo con el requisito de que estén presentes quienes se mencionan.

Agustín Castilla Marroquín, presidente de la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados, reconoció en entrevista con ADNPolítico.com que este cambio a la Constitución tuvo como motivación lo ocurrido en 2006, cuando Felipe Calderón entró por la parte trasera del Congreso para poder tomar protesta, ante la oposición de legisladores de izquierda.

El panista sostuvo que, en el texto constitucional que estará vigente, no existe ninguna previsión sobre el sitio en que el nuevo presidente pueda asumir el cargo como Ejecutivo federal.

“Puede ser en cualquier lugar; puede ser en un parque o en un restaurante. Desde luego, los tres poderes tendrán que cuidar también la formalidad del acto y buscar un recinto adecuado, buscar alguna sede alterna”, afirmó Castilla Marroquín.

Este domingo, organizaciones reunidas en la Convención Nacional contra la Imposición acordaron en San Salvador Atenco, Estado de México, una serie de acciones en protesta por los resultados de la pasada elección presidencial, y entre las que se encuentra, en su caso, impedir que Peña Nieto asuma el cargo como presidente del país.

Entre los grupos que acordaron boicotear la toma de protesta se encuentra la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), y el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra.

Aunque el movimiento #YoSoy132 acordó también llevar a cabo estas acciones, el grupo juvenil se desmarcó de ellas este lunes al indicar que analizará las actividades en su próxima asamblea.  

La Reforma Política podría entrar en vigor en agosto o septiembre próximos, luego de que sea publicada por el Ejecutivo federal. Ya fue avalada por las dos Cámaras del Congreso de la Unión, y por 18 congresos estatales, los necesarios para que se concluya el proceso legislativo -la Carta Magna establece que son 17 los estados necesarios para aprobar una reforma constitucional-.

Hasta ahora, las entidades que ya habían aprobado esta reforma son Aguascalientes, Baja California, Campeche, Chihuahua, Colima, Durango, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.

Luego de esta aprobación, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión –que se encuentra ahora en funciones- hizo el cómputo de los votos en las legislaturas locales y emitió la declaratoria de su aprobación.

Ésta, junto con las reformas a los artículos constitucionales aprobadas, deben enviarse al presidente Felipe Calderón, quien debe publicarlas en el Diario Oficial de la Federación (DOF) dentro de los 30 días naturales siguientes.

Con esto, la publicación de los cambios a la Constitución en el DOF está garantizada para ocurrir antes del 1 de diciembre, fecha en que el presidente electo debe tomar protesta.

LA REELECCIÓN DEBERÁ ESPERAR

La Reforma Política contempla también la consulta popular, las candidaturas independientes –que deberán ser legisladas por cada estado- y la iniciativa ciudadana, temas que han aplaudido las organizaciones civiles; sin embargo, quedó fuera la reelección de legisladores y alcaldes, figura legal que estas organizaciones impulsaban.

Esta reforma fue promovida, en un inicio, por el presidente Felipe Calderón, quien presentó la iniciativa en diciembre de 2009.

No obstante, tras su aprobación, la reforma final quedó corta, sin algunos cambios que presentó Calderón: las candidaturas independientes a nivel constitucional, la reducción de 100 diputados y 32 senadores del Congreso -tema que ahora impulsa Peña Nieto-, la posibilidad de que el Ejecutivo hiciera observaciones al presupuesto de Egresos, y la segunda vuelta en la elección presidencial, así como la reelección de legisladores y alcaldes.

Por favor déjanos tu comentario