SNTE

La reforma laboral no afectará el poderío de Elba Esther

Print Comments

Por Imelda García  @imegarcia

Si bien el PAN y el PRD en el Senado de la República buscan que el tema de la democracia y la transparencia sindical sean incluidos en la reforma laboral, éstos no afectarían la situación de algunos sindicatos, entre ellos el SNTE, que dirige Elba Esther Gordillo.

“El artículo 123 constitucional divide a los trabajadores en dos apartados, el A y el B, y el SNTE se inscribe dentro del apartado B y por ello no entrar dentro del esquema de la Ley Federal del Trabajo”, explicó Lucila Garfias, coordinadora de la bancada de Nueva Alianza en la Cámara de Diputados y quien dirige la Sección 36 del gremio magisterial.

Este artículo constitucional establece que los trabajadores inscritos en el apartado A son todos aquellos empleados por la iniciativa privada y son regulados por la Ley Federal del Trabajo; mientras que los inscritos en el apartado B corresponde a los trabajadores públicos, regulados por la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado.

La iniciativa de reforma laboral enviada por el presidente Felipe Calderón a la Cámara de Diputados, y que esta semana se votará en el Senado, pretendía modificar la Ley Federal del Trabajo y, por ende, no toca a los trabajadores al servicio del Estado.

Los posibles cambios a la legislación laboral sí tocarían, por el contrario, al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, pues al pertenecer a una empresa paraestatal se encuentran contemplados en la Ley Federal del Trabajo.

Existe jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia que establece que las entidades paraestatales sí tienen personalidad jurídica, patrimonio propio y rigen sus relaciones de trabajo por el apartado A.

Este domingo, la dirigente magisterial Elba Esther Gordillo, fue reelecta al frente del SNTE por otros seis años.

La elección se hizo mediante el voto libre de sus agremiados, sin embargo, la maestra conformó la única planilla que se presentó a competir.

Por su parte este sábado, Carlos Romero Deschamps también fue ratificado por otros seis años al frente del gremio petrolero. Su reelección se dio a mano alzada por los delegados del sindicato.

'REELECCIONES SON UNA MALA NOTICIA'

Este lunes, diputados del PAN y del PRD criticaron la ratificación de  Gordillo y Romero Deschamps al frente de sus gremios. 

“Es una señal muy mala para el país porque todo aquello del nuevo PRI acaba por los suelos, ¿no? ese es el nuevo PRI que Peña ofreció, la reelección de los dinosaurios y el fortalecimiento de los caciques sindicales, esa es la noticia que yo creo que no le anuncia nada bueno al país”, expuso Silvano Aureoles, coordinador de los diputados del PRD.

Para el PRI, sin embargo, debe respetarse la autonomía sindical y la forma en que cada uno de los gremios eligen a sus dirigentes.

“Tenemos que ser respetuosos de los sindicatos, ellos son autónomos y sus delegados; si hubo un buen consenso en cuanto al número que apoyo para que sean (reelegidos) pues es bien recibido siempre y cuando no afecte a los trabajadores y vean por ellos”, señaló la diputada priista Nuvia Mayorga.

El PRI junto con el PVEM, Nueva Alianza y el diputado del PT, Adolfo Orive, dieron marcha atrás al tema de la democracia sindical, que propuso el presidente Calderón, y con la que se pretendía establecer que la elección de los dirigentes sindicales fuera a través del voto libre, directo y secreto.  

Frenaron también la transparencia en los gremios, donde se proponía obligar a las mesas directivas de los sindicatos a dar un informe detallado de sus gastos y sus bienes, así como la posibilidad de que un auditor externo vigilara la veracidad de los informes.

En el Senado, el PAN, el PRD, Movimiento Ciudadano y el PT han enfocado sus esfuerzos en regresar estos dos temas a la reforma laboral.

Sin embargo, el coordinador de la bancada perredistas, Silvano Aureoles, duda de que esto pueda prosperar.

“Yo creo que al final, a la mera hora, los senadores del PAN no van a aguantar la presión de la Presidencia de la República y van a acabar dándole unos votos al PRI para que pase la reforma como está; esta es mi percepción.

 “Con unos cuantos que se salgan, o se enfermen, o no lleguen, con eso tienen para que la reforma, la minuta quede tal y como llegó de la Cámara de Diputados, por eso yo no soy tan optimista como mis colegas allá”, acusó el perredista.

El PAN, empero, se empeñó en asegurar que sí tratarán de introducir nuevamente estos cambios y más adelante impulsarán otra reforma para que también se modifique ese tema para los trabajadores inscritos en el apartado B.

 “Hay que sacar primero ésta, y después vamos por lo demás; claro que queremos que se terminen todos los privilegios y cacicazgos de los líderes sindicales”, afirmó Luis Alberto Villarreal, coordinador de la fracción del PAN en la Cámara baja.

Por favor déjanos tu comentario