PRESIDENCIA LEGÍTIMA

AMLO cumple un sexenio como 'presidente legítimo' ¿Qué hizo?

Print Comments
Califica el desempeño de este personaje a partir de esta nota:
Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel López Obrador VER PERFIL
Promedio global

Por Óscar Balderas  @oscarbalmen

Es 20 de noviembre de 2012 y hoy termina el sexenio, sí, el sexenio de la “presidencia legítima de México" del excandidato presidencial de la izquierda Andrés Manuel López Obrador.

Hace 6 años, a las 17:16 horas del 20 de noviembre de 2006, el Zócalo de la Ciudad de México fue testigo de una protesta inusual, en la que los seguidores del excandidato presidencial de las izquierdas lo proclamaron como "presidente" del país en reproche por el supuesto fraude electoral que acusó tras perder la elección presidencial de ese año por 0.56% de los votos contra el panista Felipe Calderón.

El acto incluyó colocarse en el pecho una imitación de la banda presidencial y el nombramiento de seis mujeres y seis hombres en un “gabinete legítimo”, que buscaría durante seis años frenar las iniciativas del gabinete constitucional que entraría en funciones el 1 de diciembre.

Su equipo lo conformaban, entre otros, José Agustín Ortiz Pinchetti, en la Secretaría de Relaciones Políticas; Bernardo Bátiz, en Justicia y Seguridad; Mario di Costanzo, en la Hacienda Pública; Claudia Sheinbaum, en Patrimonio Nacional, y Marta Elvia Pérez Bejarano, en Estado de Bienestar.

También tenía un consejo, integrado por los escritores Elena Poniatowska y José María Pérez Gay, los economistas Rogelio Ramírez de la O e Ignacio Marván, y el periodista Federico Arreola.

Hoy, "el sexenio legítimo de López Obrador" termina de manera abrupta: sin ceremonia de entrega de poder, sin clausura de la “presidencia legítima”, sin un "informe de gobierno” y con un “gabinete” disperso.

¿Pero qué hizo AMLO durante estos seis años?

Entre otras cosas, impulsó cuatro paquetes de reformas constitucionales: una Ley de Austeridad Republicana para obtener ahorros por 500,000 millones de pesos con recortes en el gasto de gobierno (en 2007 y de nuevo en 2009), una reforma energética para modificar el régimen de Pemex sin permitir la inversión privada (en 2008) y una reforma laboral (en 2010).

De ellas, la energética fue la que corrió con mejor suerte, pues ante la propuesta del presidente Felipe Calderón de incluir dinero particular en la paraestatal, el tabasqueño aglutinó a sus seguidores alrededor del Movimiento Nacional en Defensa del Petróleo y ordenó cercos humanos alrededor del Congreso. Creó brigadas y “adelitas”, quienes presionaron para que en las cámaras se llevaran a cabo debates que terminaron por modificar la iniciativa original e incluir planteamientos lopezobradoristas.

A la par, exhibió contratos entre Pemex y la familia del entonces secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, que suponían presuntos actos de corrupción y conflictos de interés, lo que provocó una crisis en el gobierno constitucional.

Paralelamente, estrenó un programa de televisión llamado “La verdad sea dicha”, que duró menos de un año al aire en Televisión Azteca durante las madrugadas de los martes.

López Obrador recorrió dos veces los 2,034 municipios de régimen de partido y los 418 municipios de usos y costumbres de Oaxaca, donde realizó asambleas locales para credencializar gente en su movimiento.

Además, reportó la realización de más de 14 asambleas nacionales, principalmente en el Zócalo capitalino, el Monumento a la Revolución, el Hemiciclo a Juárez y concentraciones alrededor de la Torre de Pemex.

Durante este tiempo, el exjefe de Gobierno del DF también apoyó abiertamente al candidato a jefe delegacional en Iztapalapa por el PT, Rafael Acosta “Juanito”, para que una vez que llegara al poder declinara por la perredista Clara Brugada, a quien el Tribunal electoral le había quitado la nominación.

El experredista redactó, por segunda vez, su Plan Alternativo de Nación, que fue la base para su posterior candidatura presidencial, en 2012, y publicó su noveno libro el 10 de julio de 2010: “La mafia que se adueñó de México… y el 2012”.

AMLO se reunió en más de veinte veces con integrantes del ahora extinto Frente Amplio Progresista, que agrupaba al PRD, PT y ahora Movimiento Ciudadano, para plantearles apoyos a sus iniciativas.

En ese tiempo transformó al Movimiento Nacional en Defensa del Petróleo en Movimiento Regeneración Nacional, que pasó por agrupación social, asociación civil legalmente constituida y ahora en vías de convertirse en partido político.

También modificó su "gabinete": el 31 de julio de 2009, tres secretarios suyos -Mario Di Costanzo en la Secretaría de Hacienda Pública, Laura Itzel Castillo en Vivienda y Bertha Elena Luján en Trabajo- se hicieron diputados federales y él debió sustituirlos.

En el plano personal, la “presidencia legítima” tuvo a su "Primera Dama" en Beatriz Gutiérrez Müller, con quien el tabasqueño procreó a Jesús Ernesto, su tercer hijo.

López Obrador hizo todo esto cobrando un sueldo mensual de 50,000 pesos para él y 112,000 pesos para su equipo, dinero que según él salía de aportaciones voluntarias de legisladores y simpatizantes que depositaban donaciones en cuentas bancarias.

En junio, el PRI calculó que López Obrador había gastado unos 1,223 millones de pesos de 2006 a esa fecha.

“A la distancia, lo veo como un buen ejercicio", señaló a ADNPolítico.com el exsecretario del “gobierno legítimo” Mario Di Costanzo.

"Creo que era la salida necesaria para Andrés Manuel; había que hacerle contrapeso al gobierno de Felipe Calderón y de alguna manera se logró. Fue un interesante ejercicio de la oposición.

“Por otro lado, creo que debe un cierre de la presidencia a sus seguidores. No hubo continuidad y quedó a la deriva la idea de la ‘presidencia legítima’. Tal vez, hubiera sido bueno decir ‘aquí concluyó esta etapa, seguimos en ésta’”, comentó.

Para Di Costanzo, el nombramiento de "presidente legítimo" fortaleció a López Obrador con miras a la campaña presidencial de 2012, aunque, admitió, tuvo su costo político en aquel momento.

“Creo que era la única salida, pero definitivamente, no lo haría de nuevo. Si me lo propusieran, no lo repetiría. Fue bueno una vez, pero no podría hacerse esto dos veces. En 2012, él necesita otra estrategia para salir adelante de su segundo intento por llegar a la Presidencia”, dijo.

Y esa estrategia comienza este martes: con el fin de su "presidencia legítima" llegó su elección como presidente del Consejo Nacional de su Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), base del que podría ser el segundo partido político que funda en su vida.

Califica aquí el desempeño de Andrés Manuel López Obrador a partir de esta nota

Por favor déjanos tu comentario