#GABINETE

Crónica: El gabinete de Peña y los acomodos de última hora

Print Comments
Califica el desempeño de este personaje a partir de esta nota:
Enrique Peña Nieto
Enrique Peña Nieto VER PERFIL
Promedio global

Por Óscar Balderas  @oscarbalmen

A las 14:58 horas, las puertas laterales del salón Constelaciones 3 se abrieron y una centena de cámaras fotográficas apuntaron hacia ellas. Un bombardeo de flashes buscaron iluminar el umbral por donde entraría este viernes el gabinete presidencial de Enrique Peña Nieto... pero sólo se trató de tres trabajadores que revisaron el sonido y los micrófonos del evento.

Faltaban dos minutos para que se cumpliera la hora de conocer al primer equipo federal priista del siglo XXI, y en el salón alquilado en el hotel Hyatt Regency Polanco se respiraba la tensión por conocer la baraja de nombres con las que Peña Nieto se jugaría el arranque de su sexenio.

A las 15:01 horas, las puertas se volvieron a abrir. Los lentes de las cámaras de televisión enfocaron hacia la izquierda del salón... pero en vez del exgobernador mexiquense o sus colaboradores, aparecieron cuatro hombres trajeados que subieron al templete. Las cámaras volvieron a su posición normal.

Uno de ellos, con lista en mano, dirigía a los otros tres, quienes dejaban caer hojas arrancadas con la mano sobre la alfombra de la tarima.

“A ver, tú, Rosario Robles va para acá...”, decía uno, y otro dejaba caer el papel en el templete.

“Pon el papelito en el suelo ¡acá, hombre, acá va Col... Col... Coldgüé!”, instruía, mientras colocaba la indicación junto al pedazo de papel de la exjefa de Gobierno.

“Oye ¿y dónde va Videgaray, güey?”, preguntó uno, mientras el líder revisaba la lista de mano y hacía indicaciones con el dedo. “Allá va el doctor”, ordenó.

Con dificultades, colocaron los 25 papeles en el suelo, con la angustia de que cualquier ventarrón podría poner en riesgo la logística de acomodar a los nuevos secretarios para la fotografía, como lo había dispuesto Peña Nieto.

Así que, ante el temor, a las 15:05 horas, la puerta se abrió por tercera ocasión para dar entrada -ahora sí- al gabinete.

Los fotógrafos y camarógrafos dispararon sobre el umbral de la puerta, por donde captaron a un hombre de traje militar, pose erguida, en cuya insignia de general estaba grabado el nombre “Salvador Cienfuegos Zepeda”.

Uno a uno, fueron subiendo al templete: 23 pantalones y sólo 3 faldas, pero en vez de recorrerse hasta el extremo para ceder el espacio a sus compañeros, los 25 elegidos por Peña Nieto tardaron un poco en recorrer el templete, buscar su papelito, ubicarlo, pisarlo y volver a saludar con la mirada a quienes estaban a su lado.

“Ay, creo que yo no voy aquí”, alcanzó a murmurar el hasta este viernes secretario de Seguridad Pública del DF, Manuel Mondragón y Kalb, quien tardó unos segundos en ubicar su lugar, a la izquierda de Gerardo Ruiz Esparza.

“¿Dónde está Peña Nieto, eh?”, preguntó un invitado del expresidente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, cuando la fila terminó y el presidente electo no estaba.

“No sé, en la invitación no decía que vendría”, respondió otro.

Con el gabinete por fin formado como lo indicaba el guión, el coordinador de Comunicación Social del equipo de Transición, David López, soltó el primer nombre.

“Esta tarde, por instrucciones del señor presidente electo, les hemos convocado para darles a conocer el gabinete del Gobierno de la República para el periodo 2012-2018.

“El presidente electo, Enrique Peña Nieto, designará al licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, como secretario de Gobernación, a quien cedo la palabra para comunicar la integración del gabinete presidencial”, dijo.

Enseguida, el exgobernador de Hidalgo, ubicado al centro del templete, ejerció su primera tarea como virtual titular del Palacio de Covián: un apresurado maestro de ceremonias.

En 8 minutos con 32 segundos, Osorio Chong anunció al gabinete. Flash tras flash, el hidalguense fue recorriendo la lista de nombres que le entregó Peña Nieto, la mayoría de los cuales ya se habían filtrado a la prensa.

Aún así, el nombre “Rosario Robles” generó un seseo entre la prensa; el de “Emilio Chuayffet”, tímidos aplausos entre los invitados; el de “Pedro Joaquín Coldwell” un silencio, y el de “José Antonio Meade” una reacción de asombro, por su inesperado nombramiento como titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Apenas terminó la lista -al nombrar a Julián Olivas Ugalde como subsecretario de Atención Ciudadana y Normatividad de la Secretaría de la Función Pública-, Osorio Chong hizo un gesto para que le quitaran el atril del templete, se pegó al muro artificial que decía “Presentación del Gabinete” y posó para la fotografía grupal durante 27 segundos.

El gran ausente, Enrique Peña Nieto, apenas fue nombrado cinco veces.

Luego, salieron uno a uno, en el orden indicado en el diagrama, por la puerta lateral, caminaron al elevador, bajaron y se fueron sin dar declaración alguna.

Los papeles de su ubicación quedaron en la alfombra del templete, y también quedó la pregunta de los invitados y medios de comunicación: “¿Y dónde está Enrique Peña Nieto?”.

Califica aquí el desempeño de Enrique Peña Nieto a partir de esta nota

Por favor déjanos tu comentario