#1DMx

¿Cómo detuvo la Policía a involucrados en la protesta #1DMx?

Print Comments

Por Óscar Balderas  @oscarbalmen

De las 69 personas detenidas durante la manifestación contra la toma de protesta de Enrique Peña Nieto como presidente de México, este domingo 56 fueron liberadas de los cargos que les imputaron en el marco de los disturbios del 1 de diciembre.

En el 81% de los casos, los presuntas pruebas presentadas en contra de los acusados resultaron falsas o sin fundamento, por lo que fueron dejados en libertad bajo reservas de ley.

¿Cómo se dieron esas detenciones?

La juez 47 de lo Penal, Patricia Mora Brito, acreditó que elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) detuvieron, al menos, a 43 hombres y 13 mujeres de manera arbitraria, durante los desmanes ocurridos en la Ciudad de México el 1 de diciembre, en los cuales hubo destrosos de comercios y mobiliario urbano en la zona centro.

Debido a las detenciones, la policía capitalina retuvo en la cárcel por 7 días a los consignados, mientras revisaba y desahogaba pruebas en su contra, y omitió detener a todos los culpables que realizaron actos vandálicos durante la marcha de la Cámara de Diputados al Zócalo.

Un ejemplo de lo anterior es el caso de Rodrigo André Nieto Bojórquez, de 18 años de edad. Según la averiguación previa ACI/T2/322/12-12 de la Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF), Rodrigo fue detenido simultáneamente con cuatro personas por el delito de ataques a la paz pública por los policías capitalinos Rodolfo Bolaños Chávez, placa 749986, y Fabiola Enríquez Rodríguez, placa 530228.

Los policías justificaron sólo con sus dichos la detención.

“Uno de los sujetos de quien ahora se responde al nombre de Rodrigo André Nieto Bojórquez, de 18 años de edad, empieza a insultarnos con palabras altisonantes, lanzándonos piedras y botellas para enseguida empezar a forcejear con un compañero de la Policía Preventiva, quien trataba de quitarle su escudo, por lo que al ver esto el declarante junto con otros compañeros en labores lo aseguramos”, indica el pliego de consignación.

Sin embargo, un manifestante grabó a Rodrigo antes y durante su arresto -en la calle Regina- y el video desmiente la versión de los policías.

En un primer video, se observa al estudiante de preparatoria quejarse del comportamiento de los policías; no porta palos, piedras ni tiene el rostro cubierto.

En un segundo video, Rodrigo es detenido cuando camina frente a un grupo de policías, sin hacer desmanes. Lo hace durante cuatro segundos, hasta que sorpresivamente uno de los policías lo toma de la cintura y lo jala hacia la valla de uniformados, quienes comienzan a patearlo.

Sigue la versión de los policías:

“Dicho sujeto empieza a forcejear tratando de liberarse. Al mismo tiempo que le gritaba a los demás manifestantes a manera de incitación que nos agredieran y mismos que no dejaran que nos lo lleváramos, por lo que dicho grupo de personas (#YoSoy132) nos empiezan a lanzar botellas y piedras y con los palos empiezan a golpearnos tratando de liberar a dicho sujeto”, manifestaron.

Pero la grabación muestra cómo Rodrigo cae el suelo y no es él, sino las personas alrededor, quienes gritan que lo suelten, pero nadie intercede físicamente. Nadie avienta piedras o palos a los policías.

La siguiente secuencia muestra a Rodrigo, ya asegurado por los uniformados, de pie frente a una columna. Un policía lo toma del cabello y lo estrella contra el muro, aunque él no oponía resistencia; esto le causó lesiones en la cara y frente, acreditadas por el médico legista del Ministerio Público 50.

La declaración de Rodrigo contradice el parte oficial:

“Venimos a comprar cosas de Navidad desde Tabasco y como me quedé a comprar un agua mis acompañantes se adelantaron y de repente llegaron (sic) un grupo de policías, siendo aproximadamente diez o quince, es que me empezaron a golpear a gritar”, indicó según el pliego.

Luego de más de 168 horas en el Reclusorio Norte, Rodrigo quedó en libertad.

Junto con él, fueron detenidos Job Reyes, de 22 años; Santiago de Jesús Francisco, de 22 años, y su hermana Consuelo de Jesús Francisco, de 18 años, a quienes se les acreditó que no fueron responsables de los desmanes y que, en realidad, estaban de visita en el Centro Histórico.

Rosa María Vargas Rodríguez, de 51 años, fue detenida al tratar de defender a Rodrigo, y por lo cual pasó una semana en la prisión femenil de Santa Martha, hasta que fue liberada por falta de pruebas.

DETENIDOS MIENTRAS IBAN CAMINANDO

Hay más casos: Víctor Aguilar Espinal de 20 años; Roberto Alejandro Cortés Zaragoza, de 26 años; Rigoberto Zamora García, de 25, y el fotógrafo rumano Mircea Ioan Topoleneau, de 31 años, fueron detenidos y luego liberados.

Los arrestaron los policías José Refugio Santibañez y José Luis Anguiano Aguilar en la esquina de Chimalpopoca y Eje Central, colonia Doctores, donde presuntamente fueron vistos haciendo desmanes en la calle.

“Los policías remitentes, al ver que los probables responsables junto con otras personas les estaban aventando piedras, botellas, por la cual (sic) al tener cerca sus unidades se percatan que unas personas se encontraban en el lugar y causando los disturbios antes mencionados por lo que los remitentes, así como de policías granaderos, aseguramos a los que hoy responden a los nombres de (...)”, justifican los uniformados en la página 88 de la averiguación previa.

Los rodearon con las patrullas, los aseguraron, patearon y subieron a una camioneta; dentro, nadie les explicó el delito por el cual estaban detenidos, según dijeron los -ahora oficialmente declarados- inocentes.

“Nos dijeron que habíamos valido verga, que por andar diciendo cosas contra el presidente y contra el gobierno, que ahora les tocaba a ellos enseñarnos”, dijo Roberto en entrevista.

Este domingo quedó acreditado que él, Víctor y Rigoberto estaban caminando sobre la banqueta, sin tener relación con la manifestación, y que Ioan estaba tomando fotografías. Para lograr su remisión al reclusorio por vandalismo, los policías falsearon sus declaraciones o no aportaron pruebas suficientes sobre sus dichos.

ACUSADA DE SER LÍDER DE VÁNDALOS

A Elizabeth Saraí López Gómez, estudiante de noveno semestre de Ciencias de la Comunicación en la UVM Tlalpan, la detuvieron por ser una supuesta líder que encabezaba un grupo de vándalos sobre el Eje Central.

“Varios de estos sujetos lanzaban bombas caseras tipo molotov y entre ellos se percatan varios policías de investigación de la probable responsable Elizabeth Saraí López Gómez, persona que también (iba) con otros sujetos a los cuales incitaba a causar los daños procedían a dañar semáforos y señalamientos viales”, dice el pliego de consignación.

La juez confirmó que eso fue falso y que Sarahí asistió a la marcha sin causar destrozos. Fue liberada, luego de una semana en la prisión femenil de Santa Martha Acatitla.

DE REGRESO A LA CÁRCEL

Judith Gómez Contreras, cineasta de 27 años, fue aprehendida en Filomeno Mata y 5 de Mayo; la juez acreditó que las imputaciones sobre presunto vandalismo fueron falsas.

Obtuvo su libertad 7 días después de estar recluida en un lugar familiar para ella: la prisión femenil de Santa Martha Acatitla, donde hace un año filmó un documental para el Programa Universitario de Estudios de Género de la UNAM, en el que denunciaba las malas condiciones de reclusión de las reas.

Así continúa la lista de 149 pruebas que aportó la PGJDF contra los 69 detenidos: dichos de policías, presuntos testigos que no se presentaron a ratificar sus argumentos, vidrios rotos, consignas políticas y hasta un disco con un programa de televisión.

Debido a las detenciones arbitrarias, al menos 18 liberados manifestaron que en los próximos días interpondrán una denuncia penal contra quien resulte responsable por su privación de la libertad, tortura y abusos físicos.

Dicha denuncia irá acompañada de una queja ante las comisiones Nacional y del DF de Derechos Humanos dirigida al nuevo jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien recibió el conflicto de su antecesor, Marcelo Ebrard.

El presidente de Tribunal Superior de Justicia del DF, Edgar Elías Azar, aseguró que los liberados aún son investigados por la PGJDF y que podrían volver a ser consignados ante un juez si hay nuevas pruebas en su contra.
"No caigan en el tema de que por el simple hecho de que no se consignó ya es inocente y por el simple hecho de que ya se consignó ya fue culpable; ni uno es inocente ni el otro es culpable, esperemos a que la Procuraduría agote sus averiguaciones", dijo Elías Azar.

14 PERSONAS, CON AUTO DE FORMAL PRISIÓN

La juez 47 de lo penal sí dictó auto de formal prisión contra 13 personas, 12 hombres y una mujer; las cuales se suman a otro auto de formal prisión pedido por el juez 11 penal, Eduardo Mata Carrillo, contra una persona consignada por la Procuraduría capitalina por los delitos de daño en propiedad y ataques a la paz pública.

Sin embargo, abogados y defensores de derechos humanos -algunos agrupados en la "Liga de abogados 1 diciembre"- aseguraron que interpondrán amparos, pues hay dudas sobre la forma en que se armaron los expedientes.

Uno de los casos alienta la desconfianza de los abogados: Stylianos García, de 30 años, caminaba con sus amigos sobre la calle de 5 de Mayo cuando la policía llegó a la avenida para repeler a los manifestantes que causaban destrozos.

De acuerdo con la declaración del joven, el policía Arturo Mendiola Curiel tropezó con el manubrio de su bicicleta; Stylianos le pidió tener más cuidado y eso molestó al uniformado, quien lo arrestó.

“Los granaderos me empezaron a decir que si yo era el de martillo, el de la resortera y me dijeron que me iba a ir a chingar. En ese momento, perdí contacto visual con mis amigos y me subieron a una camioneta. Posteriormente, me tiran al suelo diciéndome que me agache, me enconche, que ya me cargó la chingada, se bajan los granaderos, me levantan la camisa hacia el rostro y uno de ellos empieza a decir que me va a clavar un juguetito haber (sic) si es cierto que muy chingón.

“Le traté de explicar que yo no había ido a ninguna marcha en común, me dijo que no me hiciera pendejo y me pateo por lo menos dos veces la cara, me pisó las costillas, me pateó dos veces el estómago y me puso el pie apretándome el cuello.

“Me bajaron, me revisaron y yo no traía nada hasta que entró el mismo oficial, al parecer era un mando de los granaderos, no traía casco, pero traía líneas doradas en sus hombros, les dijo a los granaderos ‘mira esto es de él’ cuando volteo a verlo parecía una de esas granadas de los federales”, dijo el joven.

Según el policía Mendiola Curiel y la policía Yesica Jiménez Granados, Stylianos fue detenido junto otros cinco hombres por lanzarles piedras y tubos cuando trataban de detener a un joven de 15 años que gritaba “Malditos rateros, corruptos”.

La principal prueba para que Stylianos reciba una pena de hasta 30 años de prisión es la granada que él aseguró le fue “plantada” por los policías.

Según la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México, los destrozos durante la manifestación contra la toma de protesta del actual presidente están valuados en 1,127 millones de pesos, principalmente por daños en instalaciones, pintas y saqueo a negocios.

Por favor déjanos tu comentario