#PRI

Otro mexiquense al poder: César Camacho es dirigente del PRI

Print Comments

Por Óscar Balderas  @oscarbalmen
   0 Comentarios

Los mexiquenses cercanos al presidente Enrique Peña Nieto conquistaron este martes otro espacio de poder: la dirigencia nacional del Partido del Revolucionario Institucional (PRI).

César Camacho Quiroz, exgobernador del Estado de México entre 1995-1999, fue designado nuevo presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) tricolor, en sustitución de Pedro Joaquín Coldwell, quien renunció para asumir el cargo de secretario de Energía del Gobierno de la República.

Camacho Quiroz fue electo -por unanimidad, en votación a mano alzada de los consejeros políticos nacionales priistas- como presidente sustituto del partido para el periodo 2011-2015.

"México ya cambió, y el PRI está transformándose", indicó en su primer discurso como presidente nacional del partido tricolor.

El líder partidista elogió a Peña Nieto y destacó el "entusiasmo" y "trabajo incansable" de su coterráneo como candidato presidencial, mismos que -consideró- lo llevaron a ganar la elección federal del 1 de julio.

El nuevo dirigente nacional del Revolucionario Institucional advirtió que no será "el partido del gobierno", sino "el partido en el gobierno" que acompañará las propuestas del presidente Peña Nieto. No obstante, reconoció que el gobierno de la República será el "activo más valioso" de los priistas.

El nuevo presidente del PRI destacó que su partido fue "factor de ponderación, responsabilidad y madurez", ante la "improvisación" de los gobiernos federales anteriores.

"Nadie puede entender a México si omite al PRI", dijo citando a Octavio Paz, tras rendir protesta ante el Consejo Político Nacional del partido tricolor.

César Camacho criticó las administraciones encabezadas por el PAN, al calificarlas como "alternancia sin alternativa" y "decepción".

El político mexiquense fue el único que registró su candidatura a la dirigencia nacional priista, en fórmula con Ivonne Ortega como aspirante a secretaria general del CEN, lo cual hizo este martes por la tarde como establecía la convocatoria.

PRIISTA DESDE LA INFANCIA

Desde niño, César Camacho respiró un ambiente de política estilo priista: nació el 14 de febrero de 1959 en Metepec, Estado de México, donde su padre, Mariano Camacho Vilchis, fue edil entre 1973 y 1975.

En su casa en San Miguel Totocuitlapilco, vio a decenas de priistas sostener largas cenas, cuya conversación giraba en torno a la admiración que sentían los invitados por Isidro Fabela, el exgobernador mexiquense que creó el “Grupo Atlacomulco”, la supuesta cofradía de políticos mexiquenses a la que se accede siendo gobernador de la entidad.

Apenas cumplió la mayoría de edad, César se afilió al PRI al mismo tiempo que cursaba la licenciatura en Derecho por la Universidad Autónoma del Estado de México.

Su historial familiar le permitió obtener varios cargos en el PRI estatal, donde trabajó en el Movimiento Nacional Juvenil Revolucionario, la Subsecretaría de Divulgación Ideológica y la Secretaría de Acción Social, al tiempo que trabajaba en el despacho privado “Riva Palacio”.

Fueron años de rápido crecimiento para el priista, a quien consideraban dentro del partido como un joven talento: a los 25 años fue director del Consejo Mexiquense de Recursos para la Atención de la Juventud, y en 1987 se hizo subdirector de Gobernación en el Estado de México.

Su padre, animado por la vertiginosa trayectoria de su hijo, lo animó a que siguiera sus pasos y a los 31 años, César Camacho se hizo edil de Metepec entre 1991 y 1993.   

Camacho duró dos años en el cargo y renunció para irse al PRI como secretario general adjunto del Comité Directivo Estatal.

Se sentía más cómodo dentro de la estructura del partido que gobernando, pero regresó a los puestos públicos a petición de su amigo y “maestro” Emilio Chuayffet, quien acababa de ganar la gubernatura en el Estado de México y en septiembre de 1993 lo llamó a ocupar la Secretaría General de Gobierno.

En ese puesto, adquirió experiencia negociando durante el primer gran motín en el penal de máxima seguridad de Almoloya, los primeros bloqueos carreteros de los habitantes de Atenco y el brote de las primeras células de la guerrilla zapatista en la entidad.

Chuayffet sólo duró un par de años en la gubernatura, pues abandonó el Palacio de Gobierno de Toluca para instalarse en la Secretaría de Gobernación durante el sexenio de Ernesto Zedillo.

Y con “el maestro” fuera de la entidad, César Camacho, de 36 años, fue elegido por el Congreso local como su suplente en la gubernatura mexiquense entre 1995 y 1999, con lo que consiguió su membresía al “Grupo Atlacomulco”.

Como gobernador, enfrentó críticas por su juventud y su supuesto sometimiento a las órdenes de Chuayffet, ahora secretario de Educación Pública en el Gobierno de la República que encabeza Enrique Peña Nieto, otro exgobernador mexiquense e integrante del mítico "Grupo Atlacomulco".

"Es una especie de cordón umbilical (la relación entre ambos), que no se rompe, y las decisiones del estado ahora se tomarán desde Bucareli", aseguró en 1996 Gerardo Fernández Noroña, entonces dirigente estatal del PRD.

Durante su mandato, mantuvo una relación cordial con Acción Nacional, pero fue ríspido el trato con el PRD, que a través de su entonces presidente nacional, Andrés Manuel López Obrador, acusó a Camacho de operar grupos de choque contra cabildos de izquierda en Texcoco y Netzahualcóyotl.

"Cuando todos en el PRD evaluemos las situaciones, tomaremos decisiones que nos llevará a movilizarnos. Si al señor César Camacho Quiroz, el señor Emilio Chuayffet y el señor Carlos Hank piensan que van a seguir hostigando a los ayuntamientos del PRD, se equivocan”, advirtió López Obrador en enero de 1997.

Al final de su gestión, en 1999, Camacho conoció a Enrique Peña Nieto, el joven secretario particular de Arturo Montiel, quien entonces era candidato del PRI a la gubernatura mexiquense.

El 4 de julio de 1999, con una elección marcada por cerca de 50% de abstencionismo, a Montiel se le contabilizaron el 42% de los votos, cifra superior a la del resto de los candidatos.

Pero la oposición acusó fraude: el PAN dijo que a su candidato, José Luis Durán Reveles, le robaron los votos; y el PRD acusó una supuesta elección de Estado contra su abanderado Higinio Martínez.

Finalmente, las impugnaciones se desecharon y Camacho entregó el revelo gubernamental a otro priista.

Con ese triunfo, Camacho fue propuesto por el PRI al año siguiente para el cargo de senador, mismo que desempeñó hasta 2006.

Al concluir su cargo en la Cámara Alta, Camacho saltó a la Cámara de Diputados, y de 2006 a 2009 fue presidente de la Comisión de Justicia en San Lázaro.

De ahí pasó a la coordinación general del Consejo Consultivo del Bicentenario, y luego a la Presidencia de la Fundación Luis Donaldo Colosio del PRI.

Ahora, como nuevo presidente del PRI, el mexiquense deberá enfrentar una "prueba de fuego" para su partido: los 14 procesos electorales de 2013.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario