PODER LEGISLATIVO

Agenda del nuevo Congreso: corrupción, elecciones y medios

Print Comments

Por Cecilia García Muñoz  @CECIGARMU
   0 Comentarios

Combate a la corrupción, una reforma electoral y una nueva ley de medios, son las prioridades del nuevo Congreso de la Unión que en la sesión conjunta de este sábado, recibirá el banderazo de salida para den inicio las labores de los nuevos diputados y senadores.

Los temas que se perfilan como los primeros que serán impulsados por las diversas bancadas son más políticos que económicos.

De unos días atrás a la fecha, coordinadores de las bancadas de los diferentes grupos parlamentarios han ido perfilando lo que serán sus prioridades legislativas.

Aunque ha quedado claro que cada grupo parlamentario tiene un orden de prioridades específico, se notan coincidencias en cuanto a leyes para combatir la corrupción, ajustes a la ley electoral derivados de la experiencia del 2012 (hace seis años se hizo lo mismo con las lecciones aprendidas del proceso electoral del 2006), y una reforma en materia de medios de comunicación.

Los priistas son la bancada más numerosa en cada cámara, pero este grupo por sí solo no alcanza la mayoría absoluta para hacer avanzar reformas (251 votos), por lo que debe valerse de aliados naturales como el Partido Verde Ecologista de México, y quizá de otros como el Partido Nueva Alianza (Panal), para lograr aprobar iniciativas y dictámenes.

Son las fracciones del presidente electo Enrique Peña Nieto –comandadas por experimentados legisladores como Manlio Fabio Beltrones en la Cámara de Diputados y Emilio Gamboa en la de Senadores– quienes han tendido la mano a las demás fuerzas políticas para negociar lo que, han dicho, serán reformas que le preparen al mexiquense el terreno para gobernar.

Estas reformas el PRI planea que sean presentadas y aprobadas incluso antes de que el actual presidente electo tome protesta el próximo 1 de diciembre.

En un principio no estuvo en la lista de prioridades de los partidos para aprobarse en lo que resta de 2012 las reformas de índole económica: la laboral, la energética, la fiscal.

Más bien fueron los temas políticos los prioritarios en la agenda: las reformas a la ley electoral, la reforma para dotar de competencias al Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI), la construcción de un órgano especializado de combate a la corrupción (propuesto y aprobado ya por los senadores salientes y esperando trámite en cámara de diputados), entre otros.

Una vez que las pláticas entre nuevos legisladores y nuevos coordinadores fueron avanzando, se mencionaron también como prioridades –por ejemplo del PAN y del PRD– una reforma laboral, reformas a las leyes relacionadas con los medios de comunicación –que tienen aspectos tanto políticos como económicos, por la competencia–, la búsqueda de la rendición de cuentas de los gobiernos estatales y municipales, entre otros temas económico-financieros.

A continuación te presentamos algunos detalles sobre la agenda legislativa de cada grupo parlamentario. 

EL PRI Y EL DESMARQUE DE LA CORRUPCIÓN

Los priistas (52 senadores y 207 diputados) han mencionado como ejes de sus primeros trabajos en el Congreso de la Unión tres reformas para combatir la corrupción y la opacidad gubernamental.

La primera es ampliar las facultades del IFAI, para que pueda también facilitar la trasparencia en los gobiernos estatales y municipales, así como en Poder Legislativo y el Judicial.

La segunda es la creación de “una instancia ciudadana y autónoma que supervise la contratación de publicidad entre los gobiernos y los medios de comunicación”.

Y la tercera es la fundación de “un órgano con autonomía constitucional que tenga facultades para investigar y sancionar actos de corrupción de los tres órdenes de gobierno y de los Tres Poderes de la Unión”.

El organismo anticorrupción al que podría estarse refiriendo  Emilio Gamboa, coordinador de los nuevos senadores del PRI, ya fue aprobado por los senadores en el último periodo ordinario de la legislatura que sale. Su antecesor Manlio Fabio Beltrones lo conoce y sabe que el trabajo está avanzado.

La Fiscalía Nacional contra la Corrupción, propuesta por el saliente vicepresidente del Senado de la República, el panista Ricardo García Cervantes, fue aprobada por unanimidad en la Cámara Alta y está esperando trámite en San Lázaro.

En este dictamen, todos los partidos en el Senado estuvieron de acuerdo, y se plantea crear este organismo independiente que prevenga, sancioné y erradique la corrupción, y que además tenga facultades para investigar y perseguir la utilización de recursos de procedencia ilícita.  

El documento establece que esa instancia actuará de oficio cuando se trate de delitos contra la economía nacional cometidos por cualquier integrante de los poderes de la Unión, de las entidades federativas, municipios u organismos constitucionales autónomos.

También supone la creación del Registro Nacional de Situación Patrimonial de Servidores Públicos, que incluye los registros de los Poderes de la Unión, de las entidades federativas, de los municipios y de los organismos constitucionalmente autónomos, al cual tendrá acceso sin restricción alguna la Fiscalía Nacional contra la Corrupción.

Así es que, una de las prioridades de la agenda legislativa del PRI ya lleva un camino recorrido, sus diputados podrían ser la clave para que la creación de dicho organismo se convierta en una realidad.

En las reuniones previas al inicio de su gestión como legisladores, los priistas contaron con la presencia de Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, quien expuso la urgencia de alcanzar acuerdos para lograr reformas estructurales en lo laboral, energético y fiscal, de manera que se impulse de una forma decidida el crecimiento económico del país.

En las pasadas legislaturas fueron los priistas los acusados de bloquear las iniciativas enviadas por Felipe Calderón en estos rubros, en los próximos seis años será su labor convencer a las demás fuerzas de acompañar las propuestas que lleguen del Ejecutivo.

EL PAN, POR LOS ACUERDOS Y LA VIGILANCIA

Aunque Ernesto Cordero, líder de los senadores del PAN (38 senadores) no ha dado detalles de la agenda legislativa que seguirán las fracciones parlamentarias, se esbozan como prioridades conceptos como “desarrollo humano sustentable, la libertad, la democracia y en la economía social de mercado y la iniciativa privada”.

Las propuestas que se preparan, según el dicho de su coordinador de senadores, serán “congruentes y acordes con las necesidades del país”.

Éstas incluirán temas como la reforma política; de justicia; seguridad nacional; energía; hacienda, mercado laboral; educación; desarrollo social y los pendientes de la reforma en materia de derechos humanos.

Lo que se repite en cuanta entrevista y oportunidad se tiene por parte de los panistas es su confianza en que los legisladores de otros partidos sabrán estar a la altura de las circunstancias y llegar a acuerdos.

El PAN, sabiéndose la bancada bisagra de las reformas, sobre todo de las que requieren mayoría calificada, dice “estar dispuesto a ofrecer esos acuerdos sin mezquindad”.

Los diputados federales de Acción Nacional (114 diputados) se reunieron para acordar trabajar en una nueva reforma electoral que tenga como ejes la transparencia y la rendición de cuentas.

También prevén la creación de una fiscalía anticorrupción, iniciativa que está ya avanzada en el Senado y que fue impulsada precisamente por uno de los blanquiazules. Además, aseguran que buscarán controlar a lo que llamaron “los poderes fácticos que tienen influencia sobre la política”.

Además, una reunión entre los presidentes del PAN y PRD y sus respectivos coordinadores parlamentarios se hizo pública, así como su intensión de impulsar juntos leyes en materia de medios de comunicación, transparencia, combate a la corrupción, control de deuda pública de los gobiernos estatales, la no utilización de recursos públicos con fines electorales, entre otros temas.

Gustavo Madero, presidente del PAN, ha enfatizado en semanas recientes que su partido no desaprovechará la oportunidad de impulsar su propia agenda democratizadora en el Congreso.

En la reunión que tuvo con los legisladores de su partido a inicios de agosto en Querétaro, detalló que el PAN deberá ir por una reforma laboral que incluya democratización y transparencia de los sindicatos, una educativa que forme alumnos para la vida cívica y social y los capacite para el trabajo, y leyes que combatan eficazmente la pobreza, la desigualdad y a la exclusión.

En la Cámara de Diputados los panistas serán comandados por Luis Villarreal.

LA IZQUIERDA QUIERE REFORMAS ELECTORALES Y DE MEDIOS

Luego de que se realizaran varias reuniones entre los presidentes del PAN y PRD con el motivo de impulsar una agenda legislativa común, los partidos del bloque de izquierda: Movimiento Ciudadano, Partido del Trabajo y Partido de la Revolución Democrática han aclarado la agenda de la izquierda que los caracterizará.

Estos partidos buscarán ajustar la ley electoral para facilitar sanciones que impidan, inhiban o castiguen la compra y coacción de voto, el rebase de topes de campaña y otras irregularidades que denunciaron en la contienda presidencial de este año, agravios que fueron considerados infundados por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Los legisladores del PRD propondrán reglas para las encuestas electorales,  para la propaganda en internet y modificaciones a la ley electoral para aclarar los conceptos y supuestos de la nulidad de la elección basándose en la experiencia del pasado proceso electoral.

Además, reunidos en Acapulco Guerrero, los legisladores de izquierda acordaron tener como ejes parlamentarios los temas energético, laboral, la reforma política y el desarrollo social.

En las reuniones se refrendó la postura histórica de los partidos de izquierda de impedir que se privatice Pemex o que manos particulares puedan siquiera conseguir el control parcial de la petrolera nacional.

También se discutió sobre la necesidad de entrarle a temas como la democratización de los medios de comunicación: reformas para garantizar la pluralidad y la competencia en los medios masivos de comunicación, y los derechos de audiencia.

Se analizan propuestas como dotar al Distrito Federal de plena soberanía, plantear una reforma de seguridad pública desde el eje de las causas de la inseguridad como la inequidad social, el rezago educativo y la desigualdad económica; acordaron impulsar la supresión de las Juntas de Conciliación y Arbitraje y la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CNSM) y coincidieron en la necesidad de impulsar un sistema único de salud que sustituya al Seguro Popular.

Los diputados y senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) adicionaron de último momento a su agenda legislativa la discusión sobre rescate de la banda ancha 2.5 y las acusaciones mutuas entre Joaquín Vargas y el gobierno federal.

Los diputados electos José Ángel Ávila y Fernando Belaunzarán proponen analizar los procesos de concesiones y permisos para medios de comunicación de manera que no se utilicen como instrumento de negociación y se respete la libertad de expresión.

Los encargados de comandar las negociaciones para impulsar estos temas serán Luis Miguel Barbosa Huerta en el Senado (22 senadores) y Silvano Aureoles en la Cámara de Diputados por el PRD (100 diputados); Manuel Bartlett en el Senado (5 senadores) y Alberto Anaya en San Lázaro por el PT (18 diputados); y Ricardo Monreal dejó al PT y será el coordinador de los diputados de Movimiento Ciudadano (17 diputados).

Dado que un senador del Movimiento Ciudadano se cambió a la bancada del PT en el Senado para que Bartlett pudiera ser el coordinador, en la cámara de senadores ni Movimiento Ciudadano ni Nueva Alianza alcanzan el mínimo de 5 senadores para conformar una fracción parlamentaria, quedándose cada uno con un senador.

LOS VALES DEL VERDE

Coordinados en el Senado por Jorge Emilio González Martínez (9 senadores), conocido como el “Niño Verde”, y Arturo Escobar y Vega al frente de la bancada en San Lázaro (34 diputados), se ha dicho poco de manera formal sobre una agenda propia del Partido Verde Ecologista en el Congreso porque se supone su alianza con el PRI al haber competido juntos en la mayoría de los distritos y en la Presidencia de la República en los pasados comicios.

Estas suposiciones se basan en que los senadores de este partido, antes de rendir protesta, estuvieron presentes en las reuniones de planeación de la agenda del PRI.

Aún así, legisladores electos del PVEM han enfatizado sus prioridades: incorporar la educación ambiental en los planes de estudio, el otorgamiento de vales para medicinas en hospitales públicos, la abolición de cuotas escolares y penas más fuertes contra quienes atenten contra el medio ambiente.

Los legisladores del Verde dicen estar diseñando una agenda que ponga énfasis en buscar castigos contra los delitos de carácter ambiental, en el combate a la tala inmoderada, a cuidar los recursos hídricos, los mantos freáticos, lagunas y el crecimiento sustentable de las zonas urbanas.  

NUEVA ALIANZA, SE SABE CLAVE PARA ALCANZAR MAYORÍA

El presidente nacional de Nueva Alianza, Luis Castro Obregón, ha dicho que sus diputados (10 diputados) y la senadora que tendrá en el nuevo Congreso serán importantes no por la cantidad de legisladores que sumen sino por la “calidad de sus argumentos” y porque pueden significar el alcance de mayorías en temas fundamentales para el país.

El dirigente dijo que los legisladores aliancistas se enfocarán en combatir la pobreza, facilitar el diálogo y aportar argumentos sólidos.

Entre otros temas, en su página de internet, Nueva Alianza muestra especial preocupación por asuntos como un cambio en la ley de educación para combatir el bullying.

Nueva Alianza se sabe pieza clave en el juego de fuerzas de la Cámara de Diputados sobre todo, donde sumarse al PRI-PVEM garantiza el avance o bloqueo de asuntos que requieran la mayoría absoluta (251 votos).

“Y esa construcción de mayorías nos permitirá avanzar a las reformas que hacen falta a México, como la fiscal, la energética, la educativa y la laboral”, sentenció Castro Obregón.

El presidente del Panal ha asegurado que su partido no está comprometido a votar en automático con el PRI, sino que buscará alianzas con todos los partidos en función del contenido de las iniciativas.

Luis Castro Obregón ha dicho estar interesado en que los legisladores de Nueva Alianza participen en comisiones legislativas de Ciencia y Tecnología, Educación, reforma fiscal, asuntos de desarrollo sustentable, entre otros.

Lucila Garfias Gutiérrez  fue nombrada como coordinadora parlamentaria de la bancada mientras que René Fujiwara Montelongo, nieto de la lideresa del sindicato de maestros Elba Esther Gordillo, fue designado como vicecoordinador.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario