PODER LEGISLATIVO

La LXII Legislatura inició con reclamos de la izquierda

Print Comments

Por Imelda García  @ImeGarcia

La izquierda inició con reclamos al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) las labores de la LXII Legislatura, luego de que el viernes pasado éste calificó como válida la elección presidencial del 1 de julio y entregó a Enrique Peña Nieto la constancia que lo acredita como presidente electo para el periodo 2012-2018.

Minutos después de las 17 horas de este sábado, Jesús Murillo Karam, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, declaró inaugurado el primer periodo de sesiones de ambas Cámaras.

Esta sesión de Congreso General comenzó con un quórum de 416 diputados y 112 senadores, es decir, sin la presencia de 84 diputados y de 16 senadores.

LA IZQUIERDA SE LANZA CONTRA EL TRIBUNAL ELECTORAL

El segundo en tomar el micrófono en la tribuna fue Ricardo Monreal Ávila, el coordinador de los diputados de Movimiento Ciudadano, quien dijo que la sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, aunque es inatacable, la resolución sí puede ser criticable.

“Lo que mal empieza mal acaba, esa fue la lección del gobierno de hace 6 años, un gobierno que comenzó espurio y terminó espurio (…) y ahora estamos a punto de empezar peor”, aseguró quien fuera coordinador de la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador.

Al referirse a la actuación de los magistrados del Tribunal Electoral en el recurso de inconformidad presentado por la coalición Movimiento Progresista, Monreal Ávila anunció que en los próximos días promoverán contra ellos un juicio político e invitó a los ciudadanos a suscribirlo.

“La nación está de luto, asistimos a las exequias de la democracia”, sentenció el exgobernador de Zacatecas.

Al terminar su discurso, Monreal fue aplaudido de pie por todos los legisladores de izquierda, quienes gritaron en varias ocasiones desde sus curules: “Es un honor estar con Obrador”.

Le siguió en tribuna Ricardo Cantú, representante del Partido del Trabajo, quien reprochó que ahora la elección “no la roban, la compran”.

Cantú terminó su intervención con un “viva López Obrador”, que fue respondido solamente por los diputados y senadores de izquierda.

Más adelante, el diputado Silvano Aureoles Conejo, representando a la bancada del PRD, señaló que sólo queda “frustración y desencanto” en los ciudadanos ahora que está próximo a terminar el sexenio de Felipe Calderón, periodo al que calificó de “fallido”.

“La patria está lastimada, casi al borde de colapso, porque quienes han gobernado el país en los últimos 83 años no han querido escuchar ni atender el clamor ciudadano”, acusó.

Aureoles Conejo adelantó que el próximo presidente, Enrique Peña Nieto, llegará a Los Pinos sin legitimidad porque la mayoría de la población percibió el uso desmedido de recursos.

“Ahora resulta que los señores magistrados no encendieron la televisión o la radio en meses, no leyeron periódicos, no salieron a las calles para ver lo que la mayoría del pueblo de México vio, para constatar la inmensa cantidad de recursos que el candidato presidencial del PRI utilizó en su campaña”, destacó.

Aureoles insistió en que actuarán con responsabilidad y que, desde su trinchera y a pesar de las protestas, continuarán construyendo “el cambio verdadero”, para lo que también buscarán acuerdos con otras fuerzas políticas.

En tribuna los representantes los tres partidos que postularon a la Presidencia a Andrés Manuel López Obrador –Movimiento Ciudadano, PT y PRD–, manifestaron su reconocimiento y su adhesión al tabasqueño, en lo que denominaron “su incansable lucha”.

Los legisladores del PRD llegaron al recinto de San Lázaro portando un moño negro y uno tricolor en sus solapas, muestra del “luto” que dicen sentir por la resolución final del Tribunal Electoral sobre la elección presidencial.

‘MÉXICO TIENE PRESIDENTE ELECTO’

Previo a la participación de Monreal, quien habló en primera instancia fue la senadora de Nueva Alianza Mónica Arriola –hija de la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo– quien aseguró que su partido va por varias reformas estructurales para el país.

“México pidió un cambio; seamos los primeros en entender ese llamado, porque a capacidad no está en imponer una visión, sino en enriquecerla con voluntad política”, expuso en la tribuna.

El Partido Verde, en voz del senador Carlos Alberto Puente Salas, comenzó su discurso afirmando que la República cuenta ya con un presidente electo.

“México tiene presidente electo, es Enrique Peña Nieto”, dicho que fue aplaudido por legisladores del PRI y el PVEM, en tanto que los legisladores de izquierda gritaban “fraude, fraude”.

Puente Salas habló sobre la legitimidad y legalidad del triunfo de Peña Nieto y a cada referencia, e PRI y el PVEM regalaron un aplauso al legislador.

Mientras daba su discurso; Puente Salas fue interrumpido varias veces por legisladores de izquierda que le continuaron con los gritos de “fraunde” o “mentira”, por lo que Jesús Murillo Karam, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Baja, tuvo que hacer dos llamados al orden y respeto.

Luis Alberto Villarreal, coordinador de los diputados del PAN, defendió los logros de su partido en dos sexenios al frente de la Presidencia de la República y aseguró que cada una de las decisiones del Poder Ejecutivo fueron guiadas por un programa de gobierno.

El legislador aseguró que el PAN no se asumirá como oposición, sino como agente de modernización del país y que estará pendiente de la labor del PRI en la Primera Magistratura.

“Velaremos por la buena conducción económica para que la estabilidad siga siendo una realidad para todos los mexicanos”, advirtió.

En cuanto Villarreal terminó su intervención, alrededor de 40 legisladores de izquierda se levantaron de sus curules para manifestarse en contra de la resolución del Tribunal Electoral.

Lo hicieron minutos antes de que Adriana Hernández Iñiguez, diputada por el PRI, leyera su posicionamiento en tribuna.

MANTAS DE PROTESTA EN LA TRIBUNA

Bajo la tribuna, los legisladores de izquierda mostraron mantas con mensajes como “La democracia ha muerto”, “El destino de México no tiene precio. AMLO naciste en tiempos mercenarios”, “Es una victoria pírrica de cinismo y la corrupción” y “Qué le espera a México”.

Ante esto, diputados y senadores priistas sacaron de sus curules banderas de México que agitaron al grito de “Peña, Peña, Peña”, mientras que los legisladores de izquierda respondían diciendo “fraude, fraude, fraude”.

Al tomar el micrófono, la priista Adriana Hernández Iñiguez señaló que al país le urgen acuerdos sobre reformas estructurales y aseguró que el PRI tiene disposición al diálogo.

“El Grupo parlamentario que represento manifiesta su plena disposición a trabajar con todas las fracciones parlamentarias (…) para cumplir con lo que el pueblo de México espera de sus legisladores que no es otra cosa sino la construcción de acuerdos que permitan resolver las verdaderas amenazas a nuestra convivencia: la violencia criminal, la falta de empleo, la desigualdad y la pobreza”, expuso.

Una vez que la legisladora terminó de hablar, los manifestantes se retiraron a sus curules.

Y al haber recibido el Sexto Informe de Gobierno de manos del secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, el presidente de la Cámara de Diputados dio por cumplido el trámite y clausuró la sesión de Congreso General.

Por favor déjanos tu comentario