CONGRESO

Los diputados aprueban la reforma educativa; va al Senado

Print Comments

Por Imelda García  @ImeGarcia

La Cámara de Diputados aprobó en los primeros minutos de este jueves el dictamen de reforma educativa que eleva a rango constitucional la evaluación obligatoria a los docentes para el ingreso a su ejercicio, otorga plena autonomía al Instituto Nacional para la Evaluación Educativa y crea el Servicio Profesional Docente, por lo que ahora pasará al Senado.

Con 424 votos a favor, 39 en contra y 10 abstenciones en la votación en lo general, los legisladores aprobaron reformas a los artículos 3° y 73 de la Constitución Política en los que, principalmente, se establecen las bases de ingreso y promoción de los maestros en el sistema educativo mexicano.

Luego de siete horas de discusión en el pleno, los legisladores aprobaron un dictamen que se encontraba ya destrabado en su negociación, que se encontraba empantanada en dos puntos: el método de elección de los miembros de la Junta de Gobierno del INEE y la posibilidad de que los docentes perdieran su permanencia en el servicio si reprobaban en sus evaluaciones.

En el primer caso, la iniciativa presidencial establecía que fuera el Jefe del Ejecutivo quien presentara al Senado al candidato para ocupar uno de los cinco lugares de la Junta de Gobierno; los legisladores modificaron esa disposición y lograron, a petición del PAN, que el Ejecutivo presente una terna de candidatos de entre los cuales el Senado elegirá a quienes conformarán el INEE.

“Estamos creando un organismo constitucional autónomo denominado Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, no una dependencia centralizada del Poder Ejecutivo Federal; para ser más claros, qué significa esto, que de acuerdo a su naturaleza jurídica y política, este órgano no dependerá de ninguno de los tres poderes de la Unión.

“No compartimos que el Ejecutivo Federal concentre la designación de los integrantes del Instituto”, explicó en tribuna el diputado panista Marcos Aguilar.

El cambio fue aprobado y, con ello, el nombramiento de los cinco miembros de la Junta de Gobierno del INEE se realizará con una mecánica similar a la de la elección de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde el Ejecutivo presenta una terna de la que el Senado elige a los servidores públicos.

En el tema de la permanencia de los docentes en sus plazas, el asunto fue subsanado incluyendo un texto donde se especifica que se respetarán los derechos constitucionales de los trabajadores, por lo que queda descartada la posibilidad de que los docentes sean despedidos si reprueban en sus evaluaciones.

“Consideramos que la inclusión del término ‘permanencia’ violenta el sentido social de nuestra propia Constitución; se estatuye como condicionante constitucional en contra del magisterio nacional, por encima de proteger sus derechos.

“No podemos lacerar la estabilidad laboral de las maestras y los maestros porque aquí, lo que se establece sin decirlo, es establecer la flexibilización de las relaciones laborales”, acusó Luis Antonio González Roldán, diputado por Nueva Alianza.

La bancada de ese partido, cercano a la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo, tenía la propuesta también de que la reforma especificara que la evaluación debía extenderse a las autoridades educativas, iniciativa que no prosperó.

El dictamen aprobado contempla también que en 2013 el INEGI realice un censo de escuelas, maestros y alumnos que permita a la autoridad tener, en una sola plataforma, los datos necesarios para la operación del sistema educativo.

De igual forma, plantea que se establecerán, de forma paulatina, escuelas de tiempo completo.

Una vez aprobada en la Cámara de Diputados, la reforma educativa fue enviada al Senado de la República donde será estudiada y eventualmente aprobada.

Al ser cambios constitucionales, para su promulgación, es necesario que además de ser aprobado por ambas Cámaras del Congreso de la Unión sean validados por 17 de los 32 congresos estatales. 

Por favor déjanos tu comentario