#EncuestaDeEncuestas

Y la encuesta que le 'atinó' a la elección panista fue...

Print Comments
 

Por Luis Everdy Mejía  @luis_everdy
   0 Comentarios

Ninguna de las tres encuestas aplicadas a la militancia panista en días previos a la elección interna del partido, logró medir con precisión los resultados observados en la votación final que se llevó a cabo el 5 de febrero.

En la votación de este domingo, la exsecretaria de Educación Pública, Josefina Vázquez Mota, obtuvo el mayor número de sufragios con 53.7% del total, 14.8 puntos por arriba de Ernesto Cordero, quien se quedó con 38.9% de la votación y, en tercer lugar,  Santiago Creel, con 6% de los votos, situación distinta a los resultados que arrojaron las encuestas previas.

Las encuestas que se aplicaron a la militancia panista entre el 20 y 31 de enero de 2012 (las cuales puedes encontrar en la Encuesta de Encuestas de ADNPolítico.com), presentaron un escenario en el cual, la intención de voto de los militantes por Josefina Vázquez Mota superaba por más de 40 puntos a Ernesto Cordero, un puntaje lejano a los 14.8 puntos que se dieron en realidad.

Ricardo de la Peña, presidente ejecutivo de la agencia encuestadora Investigaciones Sociales Aplicadas (ISA) señaló en entrevista con ADNPolítico.com que "en general, las encuestas tendieron a sobreestimar el voto por Santiago Creel y a subestimar el voto por Ernesto Cordero; esto en parte se debió a que los procedimientos de selección de las muestras no reflejaron fielmente el patrón de participación que efectivamente se dio".

"Los modelos que aplicamos y las fórmulas para la construcción de nuestras muestras eran muy sencillas respecto a un fenómeno que fue mucho más diferenciado que lo que en principio asumimos quienes estábamos encuestando", añadió de la Peña. 

Tal es el caso de las mediciones realizadas por las casas encuestadoras GEA-ISA y Grupo Reforma.

La primera de ellas, aplicada entre el 20 y 21 de enero, reveló que la diferencia entre Vázquez Mota y Cordero Arroyo sería de 46 puntos, Josefina obtenía, en aquellos días, el 61% de la intención de voto de la militancia panista (7.3% más que la votación final), Cordero poseía 15% (23.9 puntos menos que la votación final) y Santiago Creel, obtendría 14% (ocho puntos que la votación final).

Cinco días después de la aplicación de la encuesta de GEA-ISA, entre el 27 y 29 de enero, la encuesta realizada por Grupo Reforma a la militancia panista daba una ventaja de 48 puntos en la intención de voto por Josefina por encima de Cordero.

Josefina tenía 65% de las preferencias de la militancia (11.3 puntos más que los resultados de la votación efectiva), Cordero se quedaba con 17% (22 puntos menos a lo que se observó este domingo) y en tercer lugar de la contienda, Santiago Creel se quedaba con 11% de las preferencias, (5 puntos más a lo observado en la votación final).

La medición que tuvo una mayor aproximación a los resultados de la jornada electoral del 5 de febrero (y también la más cercana al proceso) fue la encuesta de Excelsior-BGC Ulises Beltrán, aplicada entre el 27 de enero y el 1 de febrero.

En dicha encuesta, el margen de ventaja de Josefina sobre Cordero fue de 29 puntos, menor a lo establecido por las encuestas anteriores. La presidenciable obtenía 56% de las intenciones de voto de los panistas (similar al 53.7% obtenido en la elección interna), Cordero contaba con 27% y Creel se quedaba con 17% de las preferencias.

Finalmente Cordero recibió 11% más votos a lo pronosticado por Excelsior-Ulises Beltrán, mientras que Creel obtuvo 11% menos en la votación final.

"En este caso, las encuestas aplicadas a la militancia tenían el objetivo de cumplir con dos objetivos, conocer quién sería el candidato mejor posicionado entre la militancia panista y cuál era la situación de la contienda", argumenta el encuestador Ricardo de la Peña.

"El primer objetivo desde luego que se cumple, las encuestas advierten la ventaja de Josefina Vázquez Mota, cosa que se confirma en la práctica, lo que no resulta correcto es la proporción en que se da este triunfo con respecto a los demás contendientes, y en la mayor parte de las encuestas aplicadas a los simpatizantes del PAN tampoco fue correcto el ordenamiento de los contendientes". 

Finalmente, como señaló el presidente ejecutivo de ISA, "debe recordarse que las encuestas electorales tienen por finalidad orientar sobre el estado de una competencia, no son en sí mismos pronósticos, pero de alguna manera buscan reflejar el estado de la contienda electoral".

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario