ENCUESTA DE ENCUESTAS

3 meses de campaña presidencial narrados por 10 encuestas

Print Comments

Por Miguel Ángel Vargas V.  @Marca_Personal

RESPONSABLE DE LA PUBLICACIÓN: Rossana María Fuentes Berain Villenave.


¿Qué dicen las encuestas de lo que ha sucedido en estos 3 meses de campaña presidencial?

Lo último que han dicho previo a la elección del próximo domingo es que Enrique Peña Nieto cerró la campaña presidencial con una ventaja sobre Andrés Manuel López Obrador que oscila entre los 7 y los 18.6 puntos porcentuales de intención de voto, según la decena de encuestas publicadas en los últimos días que así lo permite la legislación electoral.

Después de esto no podrán decir más: habrá tres días de silencio.

La ventaja más estrecha incluida en estas mediciones es la registrada por la encuesta de Ipsos-Bimsa que otorga al abanderado presidencial de la coalición Compromiso por México (PRI-PVEM) el 41% de las preferencias electorales efectivas, es decir, sin contar a los consultados que no dan una respuesta de su intención de voto.

Este estudio, llevado a cabo entre 14 y 19 de junio, sitúa la intención de voto de López Obrador en 34%, 7 puntos atrás del puntero; la de Josefina Vázquez Mota, del PAN, en 24%; y la de Gabriel Quadri de la Torre, de Nueva Alianza, en 1%.

En el otro extremo, la distancia más amplia entre primero y segundo lugar es la registrada en el estudio de GEA-ISA, patrocinado por Milenio Diario, el cual da 18.6 puntos de preferencias más al exgobernador del Estado de México que al exjefe de Gobierno capitalino.

Esta medición, realizada entre el día 24 y el 26 de junio, otorga a Peña Nieto 46.7% de las preferencias efectivas, 28.1% a López Obrador, 22.6% a Vázquez Mota y 2.6% a Quadri.

Para Ana Cristina Covarrubias, directora de la agencia demoscópica Covarrubias y Asociados, aunque esta divergencia entre mediciones es amplia, es menor que la que podía verse, por ejemplo, en la segunda quincena de mayo o en el inicio de la campaña.

“Entre mediados y finales de mayo, Reforma daba 4 puntos de ventaja a Peña Nieto y Consulta Mitofsky le daba más de 21 puntos”, recuerda Covarrubias, quien resalta que hoy todas las mediciones monitoreadas por la Encuesta de Encuestas de ADNPolítico.com coinciden en que el priista es el puntero y que el tabasqueño es su más cercano competidor.

Otro punto a destacar es que, de este conjunto de 10 encuestas realizadas en la segunda quincena de junio, en 9 de ellas el candidato presidencial de Nueva Alianza obtiene más del 2% de preferencias, porcentaje mínimo requerido por la legislación electoral para que el partido que lo postula conserve su registro.

¿CÓMO COMENZÓ LA CAMPAÑA?

La contienda por la Presidencia de México inició también como termina: con Peña Nieto como puntero, con una ventaja sobre Josefina Vázquez Mota –que en ese momento estaba en segundo sitio– que oscilaba entre 8.3 y 31.4 puntos en un grupo de 10 encuestas realizadas entre mediados y finales de marzo, previo al arranque formal de la campaña.

La diferencia menos amplia se encontraba en el estudio de María de las Heras para UNO-TV, el cual otorgaba 8.3 puntos más al candidato priista que a la panista.

Peña Nieto tenía en esta medición realizada entre el 24 y el 27 marzo el 38.9% de las preferencias, por 30.6% de Vázquez Mota, 29.2 de López Obrador y 1.3% de Quadri.

En el otro extremo, la delantera más amplia para el mexiquense se registraba en la encuesta El Universal/Buendía y Laredo que la situaba en 31.4 puntos, al dar 54.3% de las preferencias al priista por 22.9% de la panista, 21.4% al perredista y 1.4% al abanderado de Nueva Alianza.

En todas estas 10 encuestas, la exsecretaria de Educación Pública aparecía como la más cercana competidora del puntero.

Y en ninguna de las 10, Gabriel Quadri de la Torre alcanzaba el porcentaje de votos requerido para Nueva Alianza conserve su registro como partido político nacional.

ATAQUES AL PUNTERO

Así, al inicio de la campaña, Vázquez Mota se olvidó del tercero en discordia y fue tras el líder de la competencia.

Su partido instrumentó una campaña que buscaba poner en duda lo que era el mensaje principal de la campaña priista: la eficacia, la capacidad de Enrique Peña Nieto para cumplir sus compromisos.

El PAN difundió una serie de spots proselitistas que acusaban al originario de Atlacomulco de no haber cumplido algunos de sus compromisos firmados durante su campaña para llegar a la Gubernatura del Estado de México.

“Peña no cumple”, era el mensaje central del ataque contra el priista.

Pero las encuestas no mostraban que la estrategia de ataque –de contraste, dirían sus instrumentadores– le estuviera rindiendo frutos a Vázquez Mota.

Entre finales de abril e inicios de mayo, Peña Nieto había perdido un par de puntos en algunas encuestas, pero éstos no habían sido sumados a las preferencias de la candidata blanquiazul.

Si la abanderada de Acción Nacional había arrancado en segundo sitio en todas las mediciones, durante las dos primeras semanas de mayo sólo superaba a López Obrador en 6 de las 8 mediciones realizadas en esa quincena.

En la serie de mediciones de Consulta Mitofsky, si Josefina inició la campaña con un saldo de opinión (la resta entre quienes tienen una opinión positiva de ella y quienes tienen una opinión negativa) era de +10 puntos, en la última semana de abril era de +6, y para la segunda de mayo llegó a +4 puntos.

El blanco de esta estrategia de contraste prácticamente salió intacto.

Según las mediciones de esta agencia dirigida por Roy Campos, Peña Nieto mantuvo constante su intención de voto: a finales de marzo tenía 48.0% de las preferencias efectivas; a inicios de mayo registró 47.8%.

Pero en esta serie, quien comenzó una tendencia ascendente fue López Obrador, la cual se aceleraría durante la segunda quincena de mayo.

LA IBERO Y LOS JÓVENES

Uno de los momentos más difíciles en la campaña de Enrique Peña Nieto se dio el 11 de mayo, cuando el candidato priista visitó la Universidad Iberoamericana para sostener un encuentro con sus estudiantes.

Durante su participación, Peña Nieto fue cuestionado por los asistentes y, al salir enfrentó protestas, principalmente por las acusaciones de violaciones de derechos humanos y garantías individuales en un operativo implementado en mayo de 2006 en Atenco, Estado de México, durante su mandato como gobernador de esta entidad.

La cobertura mediática sobre el evento y la sugerencia de algunas personalidades del Revolucionario Institucional de que las protestas en esta universidad jesuita pudieron haber sido "no genuinas" o "no auténticas", sino orquestadas por alguno de los rivales del PRI, provocó el enojo de los jóvenes que a la postre ocasionaría el nacimiento del movimiento #YoSoy132.

Días más tarde no serían sólo los jóvenes de la Ibero los que saldrían a las calles de diversas ciudades del país a manifestarse contra la candidatura de Peña Nieto.

Después del incidente, el surgimiento de este movimiento estudiantil coincidió con una disminución en la intención de voto del candidato del PRI y un incremento de las preferencias del abanderado presidencial de la coalición Movimiento Progresista, integrada por el PRD, PT y Movimiento Ciudadano.

En 10 encuestas realizadas entre mediados de mayo e inicios de junio, la ventaja de Peña Nieto sobre López Obrador oscilaba entre los 4 y 19.7 puntos... Ninguna superaba ya los 20 puntos, mucho menos los 30 puntos que sí superó la medición de El Universal/Buendía y Laredo más cercana al inicio de la campaña.

PELIGRO PARA MÉXICO RELOADED

Una de las encuestas mencionadas, la de Grupo Reforma, publicada el último día de mayo, encendió las alarmas en los cuartos de guerra tricolor y blanquiazul.

La medición del equipo de análisis encabezado por el académico Alejandro Moreno de Grupo Reforma, colocaba a Andrés Manuel López Obrador sólo 4 puntos por debajo de Enrique Peña Nieto; esto era la ventaja menos amplia para el priista desde el inicio de la campaña.

Oficialmente, la campaña del priista mantuvo la calma y restó importancia al dato. El mismo día de la publicación del estudio referido, el equipo de Peña Nieto difundió un comunicado en el que resaltaba que, en 7 casas encuestadoras, el priista tenía una ventaja promedio de 16 puntos.

Poco después, el domingo 3 de junio, el expresidente Vicente Fox daría una declaración pública en la que desestimaba el crecimiento electoral de López Obrador, calificaba sus propuestas como una oferta política “del pasado” e incluso lanzaba sospechas de que él estaba detrás del movimiento de jóvenes #YoSoy132.

Después el panista seguiría por un tour mediático en el que continuó con las críticas al exjefe de Gobierno capitalino, principalmente comparándolo con el presidente venezolano Hugo Chávez. "López Chávez", sería el término con el que hablaba del tabasqueño.

Más allá de lo que indicaban los números de las encuestas electorales, la comunicación política tanto del PRI como del PAN cambió a inicios de junio.

El día 5 de este mes, el PAN entregó al IFE spots que ya no dirigían ataques solamente contra el puntero de las encuestas, sino que también tenían como blanco al abanderado presidencial de los partidos de izquierda.

Lo mismo hizo el PRI con sus spots: puso la mira en López Obrador.

Luego, en el segundo debate presidencial, Josefina Vázquez Mota continuaría con la estrategia reflejada en sus spots y lanzaría ataques y acusaciones a sus dos principales contendientes por parejo.

Así, a mediados de junio, la encuesta de Consulta Mitofsky marcaba que la tendencia ascendente de López Obrador había ya terminado, luego de ocho semanas de continuo crecimiento en sus preferencias electorales.

LA VERDADERA ENCUESTA

“La historia se repite”, dice Ana Cristina Covarrubias haciendo referencia a la campaña contra López Obrador implementada en la contienda de 2006.

“La campaña negativa del PAN contra AMLO frena su ascenso, frena también la tendencia descendente de Peña Nieto y… no ayuda a Josefina Vázquez Mota”, resume Covarrubias en el reporte de resultados de su última medición.

“En síntesis, pese a  los 10 puntos de ventaja de Peña Nieto sobre López Obrador nos vamos a los comicios con una buena dosis de inseguridad y, desafortunadamente, otra vez, con alto nivel de polarización”, agrega.

Aún así, la especialista cree que en el día de los comicios todavía podría presentarse alguna sorpresa... Espera un resultado más estrecho de lo que hoy parecerían indicar las encuestas.

“Yo tendería a creer que se cerrará la elección, pero no al grado de lo que se cerró la pasada... Pero yo apostaría que van a quedar más cerca.

“Pero la encuesta de encuestas será la del voto ciudadano el próximo primero de julio”, sentencia.

Por favor déjanos tu comentario