RELEVO EN EL PRI

Humberto Moreira deja la dirigencia nacional del PRI

Print Comments

  @ADNPolítico

"Viva el PRI y viva Enrique Peña Nieto". Con estas palabras, Humberto Moreira cerró este viernes el mensaje en el que anunció su renuncia a la dirigencia nacional del PRI.

Cristina Díaz, secretaria general del partido, asumió la presidencia en funciones como marcan los estatutos, y Ricardo Aguilar Castillo será su secretario general.

Pedro Joaquín Coldwell, senador y exgobernador de Quintana Roo, se perfila como posible sustituto de Moreira de cara a la elección de 2012, de acuerdo con fuentes cercanas a la cúpula del PRI. Ver aquí el perfil de Pedro Joaquín Coldwell.

Los estatutos del PRI marcan que cuando exista la ausencia definitiva del presidente del partido, el secretario general será quien tome el cargo y tendrá un plazo de 60 días para convocar a elección al Consejo Político para nombrar al nuevo presidente sustituto, quien deberá concluir el periodo correspondiente.

Moreira deja el PRI enmedio de una oleada de cuestionamientos por presuntos ilícitos en la contratación de la deuda millonaria que dejó en Coahuila cuando fue gobernador; incluso, se refirió a éstos como una "guerra mediática" en su discurso de este viernes.

"Lo más importante que tenemos los priistas es nuestra institución, un instituto político, no voy a permitir que por una guerra mediática se esté tratando de dañar a mi partido, que tantas oportunidades me ha dado", dijo.

Moreira gobernó Coahuila del 1 de diciembre de 2005 al 4 de enero de 2011, cuando dejó la administración para convertirse en líder nacional del PRI. Como su interino quedó Jorge Torres López, quien gobernó hasta el miércoles pasado, pues el jueves rindió protesta como gobernador el hermano de Humberto, Rubén Moreira.

Como dirigente nacional, el profesor Humberto Moreira, cercano a la dirigente del sindicato magisterial Elba Esther Gordillo, llevó al PRI a ganar cuatro elecciones estatales. El 3 de julio ganó tres: en Coahuila con su hermano Rubén Moreira; en el Estado de México, con Eruviel Ávila, y en Nayarit con Roberto Sandoval. El 13 de noviembre ganó Michoacán con Fausto Vallejo.

Durante la administración de Moreira en el PRI también se definió la candidatura de unidad del partido rumbo a las elecciones presidenciales de 2012 en la figura del exgobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, luego de la declinación de la aspiración del senador Manlio Fabio Beltrones.

Moreira había dicho en repetidas ocasiones que no dejaría la dirigencia del PRI sino hasta el final de su cargo, en 2015, y había sido apoyado por Peña Nieto. El aspirante presidencial priista dijo por primera vez el jueves, un día antes de la renuncia de Moreira, que era necesario "hacer una ponderación" ante el desgaste de su líder partidista por los señalamientos en su contra.

"Inevitablemente todos estos señalamientos que se han dado en el caso de Coahuila y que evidentemente hace una vinculación con quien es dirigente de nuestro partido le ha generado desgaste como dirigente del partido, sin dejar de reconocer por ello la buena conducción que ha tenido al frente del partido", dijo a medios.

Los escandalos de Moreira

La administración de Moreira en el PRI estuvo marcada por la polémica desde su llegada, a principios de 2011. Comenzó el 6 de enero, cuando aseguró que su partido sacaría de Los Pinos a las “tepocatas, víboras prietas y todo tipo de alimañas”, parafraseando los dichos del expresidente Vicente Fox.

Cinco días después, dijo que la llegada del PAN al gobierno federal trajo la descomposición social al país.

Desde ese momento, Moreira no tuvo descanso del golpeteo político, ya sea atacando o desviando el fuego de otros frentes, como el enriquecimiento ilícito de uno de sus más cercanos colaboradores.  

El 13 de junio el diario Reforma -que documentó permanentemente los presuntos ilícitos cometidos por Moreira- publicó que Vicente Chaires, asistente del exgobernador, pasó de ser un funcionario gubernamental a un próspero empresario en tan sólo unos años, formando parte de cinco consorcios mediáticos y tres empresas texanas.

Después vino la acusación de que Javier Villareal, su secretario estatal de Finanzas, también aprovechó el cargo para hacer negocios familiares.  

Al igual que Chaires, la familia de Villareal poseía un pequeño negocio en Matamoros, Tamaulipas, antes de que éste asumiera el cargo en el gobierno de Moreira, según documentó la prensa nacional. Ahora sus familiares más cercanos tienen casas, autolavados y terrenos en Brownsville, Texas.

La PGR lo detuvo, pero salió libre bajo fianza horas después de ser aprehendido. 

Distintos grupos de ciudadanos solicitaron juicio político contra Moreira en la Cámara de Diputados a causa de la deuda que dejó en el estado de Coahuila.

La millonaria deuda habría sido tramitada con documentos falsos. La Procuraduría Fiscal de la Federación denunció a la PGR que funcionarios de Coahuila tramitaron con premeditación papeles apócrifos para endeudar al estado.  

La deuda fue aprobada por el Congreso local en noviembre del 2009 y los oficios fueron respaldados por la Secretaría de Hacienda.

A pesar de que Moreira había asegurado que la deuda de Coahuila se originó cuando él ya había dejado la gubernatura, pero la Auditoría Superior de Coahuila, a través del 'Informe de Resultados de la Cuenta Pública del 2010 en Coahuila' -difundido en internet el pasado jueves- reveló que desde el año 2008, el Gobierno de Moreira contrató deuda, en algunos casos de manera irregular, sin reportarla en las cuentas que entregaban al Auditor para su revisión.

Oficialmente, Coahuila se endeudó millonariamente para construír 87 puentes en el estado; 1,500 kilómetros de caminos rurales, 149 avenidas y vialidades, entre otras obras de infraestructura, según dijo el exgobernador interino de Coahuila, Jorge Torres López, cuya administración como titular del gobierno de la entidad fiinalizó este jueves.

"Las obras están a la vista de todos. Los ofendidos somos los coahuilenses por este tipo de irregularidades que cometieron funcionarios estatales, y hasta donde se entiende, también federales", declaró Moreira el pasado 1 de noviembre, en referencia a este caso.

El diario Reforma publicó el 9 de noviembre que las obras públicas y acciones sociales del Gobierno de Humberto Moreira en Coahuila sumaron 18 mil millones de pesos entre 2006 y 2009 (último año reportado), pero la deuda del Estado se incrementó, en ese periodo, en más de 31 mil millones.

Aunado a esto, basado en datos de la Secretaría de Hacienda, el estado recibió de participaciones y aportaciones federales $94,870 millones de pesos durante el periodo en que gobernó Moreira.

En agosto de este año la calificadora Fitch Ratings bajó a "BBB-(mex)" de "A+(mex)" la calificación correspondiente a la calidad crediticia del estado de Coahuila, esto fundamentado en los elevados niveles de endeudamiento de corto y largo plazos que registra el estado.

La calificadora Standard and Poor’s también bajo la calificación del estado tras darse a conocer el exagerado endeudamiento, bajó su calificación crediticia de 'mxA+' a 'mxBBB-', luego de que Coahuila aumentara las últimas cifras reportadas por el propio Estado entre diciembre de 2010 y mayo de 2011, señaló la firma.

Por favor déjanos tu comentario