PODER LEGISLATIVO

2009-2012: Una legislatura con mucho ruido y pocas nueces

Print Comments

Por Miguel Ángel Vargas V.  @Marca_Personal

Un Congreso de la Unión que privilegia la estridencia política por encima del trabajo técnico especializado, es lo que retrata el Reporte Legislativo de Integralia que evalúa la labor de la LXI Legislatura.

“Nuestro Congreso se ha vuelto un Congreso de micrófono y de foto, sobre todo la Cámara de Diputados, y eso ha llevado a un enorme activismo en presentar iniciativa tras iniciativa, tras iniciativa”, dice a ADNPolítico.com Luis Carlos Ugalde Ramírez, director general de Integralia.

“Lo que acaba ocurriendo es que no se atienden esas iniciativas, se quedan en el archivo muerto y nadie les hace caso”, agrega refiriéndose al trabajo realizado por ambas cámaras en las LXI Legislatura, que inició labores en 2009 y recién las concluye.

El funcionamiento del Poder Legislativo en México, explica el especialista, está regido por un sistema de incentivos perversos que llevan a sus integrantes a buscar hacer gestoría, grilla y ruido político, para así asegurarse un nuevo puesto al finalizar su encargo como diputado o senador.

“Nuestro Congreso, por la no reelección y por la imposibilidad de crear carreras parlamentarias, acaba privilegiando la negociación de corto plazo, la fotografía y el micrófono.

“Y esto en detrimento del trabajo técnico en comisiones; porque ese no paga, ese no se ve, ahí no aparecen en periódicos y no tienes clientelas que te vayan agradecer por los favores recibidos”, señala Ugalde Ramírez.

El directivo de Integralia y también exconsejero presidente del Instituto Federal Electoral, reconoce que el trabajo del Congreso de la Unión en el periodo 2009-2012 “valió la pena”, pues se generaron cambios legislativos que considera relevantes.

Entre éstos incluye a la reforma política –que la califica como “un paso modesto pero en la ruta correcta”–, a las reformas a la Ley de Competencia Económica y a las modificación legal en materia de derechos humanos –que la cataloga como “una de las reformas más transformadoras de los últimos 15 años–.

Sin embargo, considera que hay otros datos que muestran que el Poder Legislativo no ha trabajado a su máximo potencial.

“Mi conclusión sería que el Congreso está trabajando a un ritmo menor de lo que la democracia mexicana requiere para la modernización del país, y esta lentitud para trabajar tiene que ver sobretodo con cuál es el sistema adecuado de incentivos para que la gente trabaje”, sentencia Ugalde Ramírez viendo las páginas del estudio elaborado por su despacho de consultoría.

EL REPORTE LEGISLATIVO

A continuación te presentamos algunos de los indicadores legislativos más importantes contenidos en el referido Reporte Legislativo de Integralia sobre la labor de la LXI Legislatura.

Crecimiento en el volumen de iniciativas. En la Legislatura LV (1991-1994), concluida hace 18 años, 316 iniciativas fueron presentadas en la Cámara de Diputados y el 61.7% de éstas fueron aprobadas (195); en casi dos décadas, la cantidad de iniciativas presentadas en San Lázaro se ha multiplicado por 11: en la Legislatura LXI (2009-2012) se presentaron 3,509 iniciativas de las cuales se aprobaron 430, es decir, el 12.2%.

Uso de la tribuna y estridencia política. En la legislatura que recién concluye se dieron 3,553 intervenciones en la tribuna del pleno del Senado; mientras que los diputados tomaron los micrófonos de la tribuna en 11,624 ocasiones en el trienio (3.3 veces más que los senadores).

El PT acapara los micrófonos en San Lázaro. El grupo parlamentario del Partido del Trabajo con sólo 13 integrantes acumuló 3,140 intervenciones en el pleno de la Cámara de Diputados, es decir, el 27.0% del total. Los petistas Jaime Cárdenas, Gerardo Fernández Noroña y Mario Di Costanzo, son los tres diputados con más intervenciones con 996, 739 y 502, respectivamente.

El PRI presenta más iniciativas. El grupo parlamentario del PRI fue el que más iniciativas de ley presentó en ambas cámaras; en la de diputados presentó 1,203 iniciativas, es decir, el 34.3% del total; mientras que en el Senado presentó 468 de las 1,584 iniciativas totales, es decir, el 29.5%.

El caso Kahwagi. Jorge Kahwagi, del Partido Nueva Alianza, es el diputado federal que más iniciativas presentó durante la legislatura con 136 al corte del reporte (en la última semana presentó una decena más). Sin embargo, este legislador es también el que menos participa en la votación de las mismas: sólo 10.8% de las veces que una iniciativa fue sometida a votación en la Cámara Baja, Kahwagi emitió su voto.

¿Más vale tarde que nunca? En el Senado de la República las sesiones iniciaron en promedio con 59 minutos y 33 segundos de retraso; el retraso este trienio fue menor en San Lázaro, donde las sesiones comenzaron en promedio 43 minutos 18 segundos después de la hora programada.

Izquierda faltista. En la Cámara Alta, los senadores del PT fueron los más faltistas, con una presencia de 75.2% en las sesiones; mientras que en la Cámara Baja, los diputados de Movimiento Ciudadano fueron los que más ausencias tuvieron, ya que sólo estuvieron presentes en el 76.3% de las sesiones.

Trabajo atorado en comisiones. En el Senado quedan pendientes 947 de las 1,584 iniciativas que se han presentado ante sus comisiones, es decir, el 59.8%; mientras que en las comisiones de la Cámara de Diputados quedan pendientes 1,442 iniciativas de las 3,509 que fueron presentadas, es decir, el 41.1%.

Y también en el pleno. De las 448 minutas (iniciativas ya aprobadas por alguna de las cámaras) que el Senado recibió de los diputados, 207 quedan pendientes (46.2%). En la Cámara de Diputados llegaron 369 minutas aprobadas por los senadores, de éstas, están todavía pendientes de trámite en San Lázaro 174, el 47.2%.

¿Y la transparencia Apá? El Reglamento de la Cámara de Diputados establece una fecha límite para que las comisiones entreguen y publiquen un informe final de labores; 91% no lo habían publicado en la fecha límite.

Por favor déjanos tu comentario