#Crónica

'Sexo' y guerra de porras en la instalación del Congreso

Print Comments

Por Imelda García  @ImeGarcia

 “La instalación del primer periodo ordinario de sesiones de la ‘sexoagésima’ segunda Legislatura…”: así comenzaba Adriana Hernández Íñiguez su intervención en tribuna en la Sesión de Congreso General... Y el error, de inmediato, saltó a las redes sociales.

“Para la diputada del PRI es la SEXOagésima no sexagésima legislatura”, escribió en Twitter el usuario @nachomsky1.

“La diputada ‘Sexoagesima’, no se la va a quitar nunca. Al menos mientras sea legisladora. Que pena, los nervios le ganaron”, escribió el internauta @CastellonNay.

“Y, nerviosa por las mantas, la diputada Adriana Hernández del PRI dice ‘sexoagésima legislatura’ y ya sabrán...”, tuiteó Fernando Belaunzarán (@ferbelaunzaran), diputado por el PRD y quien también se encontraba en el Salón de Sesiones de San Lázaro.

Cuando la diputada priista cometió la pifia, el Pleno del Congreso General había pasado ya de ser una asamblea donde todos ordenadamente cantaron el himno nacional, a otra donde hubo hasta guerra de porras.

Los gritos habían comenzado minutos antes cuando Ricardo Cantú, legislador del Partido del Trabajo, lanzó al final de su discurso un “¡viva Andrés Manuel López Obrador!” que los priistas contestaron con un “¡Peña, Peña, Peña!”.

El único legislador de izquierda que dudó unos momentos si levantarse o no para vitorear a López Obrador fue el senador Manuel Bartlett. Cuando el momento llegó, se quedó unos segundos sentado en su curul; sin embargo, al ver que todos los demás se ponían de pie, decidió hacerlo también.

Llegó entonces el turno del senador Carlos Puente Salas, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM). A cada dicho que usaba para enaltecer al presidente electo, Enrique Peña Nieto, la izquierda reaccionaba con rechiflas, gritos de “¡fraude!” y porras a favor de López Obrador.

De ahí siguieron las provocaciones en dos direcciones. Los legisladores de izquierda aplaudían de pie a sus compañeros cuando terminaban sus intervenciones; los priistas respondían con loas al presidente electo.

Luis Alberto Villarreal, coordinador del PAN, fue el penúltimo en tomar la palabra. Visiblemente nervioso, subió a tribuna a defender la labor del sexenio de Felipe Calderón. Al terminar, los panistas se pusieron de pie para aplaudirlo. La izquierda, en cambio, enviaba rechiflas y gritos de “¡espurio!” a los panistas.

Al terminar el discurso de Villarreal comenzó la movilización de la izquierda. Un total de 40 diputados y senadores del PRD, PT y Movimiento Ciudadano se levantaron de sus curules y, en la parte baja de la tribuna, mostraron pancartas contra Enrique Peña Nieto.

Los priistas no se contuvieron y se levantaron gritando “¡Peña, Peña, Peña!” al tiempo que ondeaban banderas de México desde sus curules.

“¡Fraude, fraude, fraude!”, fue el grito que regresó de la bancada de izquierda.

Fue en ese momento cuando la diputada Adriana Hernández Iñiguez caminaba en los pasillos del Salón de Plenos tratando de alcanzar la tribuna.

La priista llegó hasta el pódium, colocó su discurso en la mesa y comenzó a leer el posicionamiento, los ideales y los planes del PRI para la LXII Legislatura. Daba inicio la “Sexoagésima” Segunda Legislatura.

Por favor déjanos tu comentario