Detrás de la Cumbre

El viaje de despedida de Felipe Calderón en Cádiz

Print Comments

Por Lourdes Téllez  @LourdesTellez

CÁDIZ, España. El Presidente Felipe Calderón exprime los últimos días de su sexenio, no sólo con grandes giras dentro del país, sino en el extranjero.

Los días 15 y 16 de noviembre voló hasta la ciudad andaluza de Cádiz para asistir a la XXII Cumbre iberoamericana, su última reunión de alto nivel como presidente de México.

“Queridos amigos, en esta Cumbre despedimos al Presidente de México, nuestro buen amigo Felipe Calderón, a quien le deseo la mejor ventura personal y mucho éxito en esta nueva etapa que ahora va a comenzar”, dijo el Rey Juan Carlos en el brindis de la cena de gala de la Cumbre.

A 15 días de que termine su mandato, Calderón aprovechó los diferentes actos organizados en este evento, para despedirse de sus homólogos iberoamericanos y de los monarcas españoles, con los que compartió mesa junto a su esposa Margarita Zavala.

“Mi Gobierno concluye dentro de pocos días. No ciertamente, acorde con la profecía maya que augura el fin del mundo, también, para diciembre; sino simplemente aprovecho el tema para decir que la cita no podía ser más propicia para despedirme”, dijo Calderón muy animado.

UNA CUMBRE DE LUJO

Al mandatario mexicano se le vio muy sonriente y relajado, disfrutando de todas las actividades organizadas en la Cumbre.

Departiendo con Sebastián Piñera, presidente de Chile, tras la firma del acuerdo de la Alianza del Pacífico; contando algún chiste al ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García-Margallo, tras la visita al Oratorio de San Felipe Neri, donde se constituyeron las Cortes de Cádiz de 1812; y hasta charlando animadamente con la Princesa Letizia de Asturias, quien vivió en México algunos años de su juventud.

Con esas ganas de pasarla bien desde el principio del evento, Calderón y su comitiva aterrizaron dos horas antes de lo previsto, para después dirigirse al idílico y lujoso Hotel Barceló Sancti Petri, nominado como el mejor hotel de España y ubicado en primera línea de la playa gaditana, donde se alojó estos días junto a los 16 mandatarios iberoamericanos asistentes.

En ese marco de lujo en el que se desarrollan estas reuniones diplomáticas, el Gobierno español ha querido agasajar a las 22 comitivas oficiales con autos de gama alta. Para ello y por primera ocasión, se permitió el patrocinio de marcas como la germana Audi Volkswagen, que cedió 160 vehículos, algunos traídos de urgencia desde Alemania.

TURISMO EN CÁDIZ Y CARRERAS EN TEXAS

Quienes realmente se la pasaron de vacaciones fueron las primeras damas.

La Reina Sofía fungió como anfitriona y como guía turística, mostrándoles los lugares más emblemáticos de la ciudad.

Después de visitar la catedral y una exposición de arte popular, la Reina, Margarita Zavala y las demás esposas de los mandatarios, disfrutaron de un espectáculo ecuestre en la cercana ciudad de Jerez de la Frontera. Para rematar, la comitiva femenina concluyó su paseo con una visita a las Bodegas González Byass, donde degustaron el típico vino de Jerez de la internacionalmente conocida marca Tío Pepe.

Así, Calderón se marcha de Cádiz con muy buenos recuerdos y con muy buenos amigos. Pero su fin de semana no terminará en la provincia andaluza, sino en Texas.

Nada más aterriza en México, tomará otro avión para disfrutar del Gran Premio de Estados Unidos de Fórmula 1, al que fue invitado por la Escudería Sauber de la cual es piloto el mexicano Sergio Pérez.

El domingo por la noche habrá recorrido más de 20,000 kilómetros en tres días de viaje de despedida.

Por favor déjanos tu comentario