GOBIERNO

El actual director del INAH avaló a Walmart en Teotihuacán

Print Comments

  @ADNPolitico

Sergio Raúl Arroyo García, quien este 8 de diciembre fue nombrado director del Instituto Nacional de Antropología e Historia, avaló en 2004 la instalación de una tienda de Walmart cerca de las pirámides de Teotihuacán, Estado de México, cuando ocupaba el mismo puesto en el gobierno del expresidente Vicente Fox.

The New York Times publicó este lunes un reportaje en el que asegura, según su investigación periodística, que Walmart de México supuestamente pagó sobornos a algunas autoridades locales para conseguir de manera fraudulenta los permisos que le permitieran construir una Bodega Aurrerá en ese municipio.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), organismo dependiente de la Secretaría de Educación Pública encargado de preservar el patrimonio arqueológico de México, concedió entonces la autorización para edificar la sucursal a un kilometro y medio de la zona arqueológica.

En ese momento, la dependencia federal era dirigida por Arroyo García, quien de nueva cuenta ocupa la dirección del Instituto. El 8 de diciembre, el secretario de Educación, Emilio Chuayffet, lo nombró al frente del INAH luego de que encabezara este organismo de 2000 a 2005, durante el sexenio de Fox.

ADNPolítico.com solicitó este martes una entrevista con Arroyo García para conocer su opinión del reportaje de The New York Times, a través de las áreas de prensa del INAH y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; sin embargo, los responsables de comunicación de ambas áreas indicaron que por el momento el funcionario no estaría disponible.

The New York Times aseguró que Walmart de México pagó 200,000 dólares para construir el supermercado en la entrada del municipio de San Juan Teotihuacán, donde se localiza la zona arqueológica.

De acuerdo con el diario estadounidense, en 2003 la alcaldía a cargo del entonces perredista Guillermo Rodríguez Céspedes acababa de aprobar un mapa de zonificación para limitar el crecimiento urbano cerca de las pirámides. Esta determinación prohibía además el desarrollo comercial en la zona.

Sin embargo, el periódico asegura que entre los sobornos que Walmart entregó a autoridades existió uno de almenos 52,000 dólares para que fuera modificado el mapa de zonificación de esta área antes de que la determinación se publicara en el Diario Oficial de la Federación, y complicara con ello concretar los permisos para construir la tienda Aurrerá en Teotihuacán.

Este martes, el gobierno del Estado de México, a cargo del priista Eruviel Ávila, aseguró que la instalación de Aurrerá en San Juan Teotihuacán se dio con estricto apego a la ley, con lo que negó que haya existido corrupción en este caso, tal y como lo publica The New York Times.

En esa época, el gobierno de la entidad estaba a cargo del priista Arturo Montiel, quien antecedió en el cargo al actual presidente de la República Enrique Peña Nieto.

La tienda comenzó a ser construida en el perímetro C de la zona arqueológica en mayo de 2004, luego de que Rodríguez Céspedes y el cabildo municipal permitieran la construcción. 

A esta autorización se sumaron los permisos que el INAH, a cargo de Sergio Raúl Arroyo García, otorgó para que se llevara a cabo la obra.

En medio de la polémica desatada entonces entre grupos sociales que se oponían a la construcción de la tienda, Arroyo García explicó que ésta era totalmente legal y no afectaba al patrimonio arqueológico.

El funcionario indicó en su momento que la Declaratoria Federal de Zona de Monumentos Arqueológicos de Teotihuacán establecía que el terreno donde fue edificado el Aurrerá formaba parte del área de protección identificada como el perímetro C, en el cual no se prohibían las construcciones que atentaran contra la preservación e integridad de la zona.

Durante los meses siguientes, el INAH descartó que la construcción de la tienda pusiera en peligro el patrimonio arqueológico.

El 25 de agosto de ese 2004, en el área donde se construía parte del estacionamiento fue encontrado un altar teotihuacano-azteca de 25 por 80 centímetros, que fue retirado del sitio para que la obra continuara.

De las 3 hectáreas que abarcaba la obra, sólo se restringió un perímetro de 160 metros cuadrados, que comprendió el hallazgo.

En septiembre de ese mismo año, el Frente Cívico en Defensa del Valle de Teotihuacán, integrado por ciudadanos que se opusieron a la instalación de la tienda Aurrerá, denunciaron ante la Procuraduría del Estado de México al exalcalde Guillermo Rodríguez Céspedes, así como a Arroyo García, al señalar que cometieron violaciones a la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos.

Arroyo García dejó la dirección del INAH en 2005 y para 2006 se convirtió en presidente del Centro Cultural Universitario de Tlatelolco, de la UNAM, hasta que dejó el cargo este 2012 para ser nuevamente director del Instituto.

Etnólogo por la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), cuenta con un doctorado en Antropología y Arte por la misma institución. 

Por favor déjanos tu comentario