GOBIERNO

¿Cuál es el papel que debe asumir Angélica Rivera en el DIF?

Print Comments

Por Susana Moraga  @ShushaMoraga

La popularidad que Angélica Rivera cosechó como actriz, podría ayudar a impulsar temas sociales durante la nueva administración, así lo consiedran especialistas, luego de que el pasado 9 de enero, el gobierno de la República anunciara que la esposa del presidente Enrique Peña Nieto, encabezará el Consejo Consultivo Ciudadano del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Sin embargo, señalan que ante los retos que México enfrenta en materia de desarrollo social y derechos de la infancia, la presidencia del Consejo Consultivo del DIF no debería estar encabezada por las esposas de los presidentes.

"La posición de ella es una posición que puede muy bien utilizarse como embajadora para posicionar temas, para concientizar al país en muchísimas cuestiones."

"Tiene cosas que deberían de aprovecharse, tiene una visibilidad, tiene una empatía, tiene un 'jale' popular que tendría que servir para enviar mensajes de cohesión, que tengan que ver con valores cívicos y con lo que implica que este país esté cada vez más unido contra la guerra (antinarco), contra la corrupción", opina Nashieli Ramírez Hernández.

La coordinadora de Ririki Intervención Social, organización dedicada al desarrollo social y garantía de derechos de niñas, niños y adolescentes, considera que es negativo que las esposas de los presidentes dirijan el Consejo Consultivo del DIF, toda vez que esta dependencia requiere de mayor institucionalidad.

Sostiene que las primeras damas operan sólo de buena fe, pero esto no es suficiente para un país como México donde sólo 2 de cada 10 niños tienen resueltas sus necesidades básicas.

"Respetamos mucho el hecho de que tanto ahorita como antes, y mucho antes, haya una buena disposición y buen corazón para aportarlo, pero no es una cuestión de buena disposición y buen corazón, es un asunto de eficiencia, es una cuestión de profesionalidad, de garantía de derechos", menciona.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), entre el 2008 y 2010 el número de pobres aumentó al pasar de 48.8 millones a 52 millones de mexicanos, de los cuales 20.8 millones son menores de 18 años.

Mientras que el INEGI reporta que de los 10.1 millones de mexicanos mayores de 60 años, 46.7% se encuentran en situación de pobreza.

Este 9 de enero, Angélica Rivera fue nombrada presidenta del Consejo Consultivo del DIF mientras que la esposa del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, Laura Vargas Carrillo, fue designada directora de la institución.

Durante la administración de Peña Nieto como gobernador del Estado de México, Rivera fue nombrada presidenta honoraria de la Cruz Roja de la entidad, único cargo que desempeñó, y desde el cual se enfocó a inaugurar obras, a entregar apoyos sociales y a participar en la entrega de documentación de adopciones.  

El marco normativo del DIF indica que el Consejo Consultivo deberá estar integrado por un presidente y ocho vocales, cuatro de ellos representantes del sector público y cuatro restantes integrantes de la sociedad civil.

Quien ocupe la presidencia, tiene entre sus atribuciones, coordinar los trabajos del Consejo, ser el enlace entre éste y la dirección del DIF así como proponer programas y proyectos para la obtención de recursos.

Mónica González Contró, especialista en derecho infantil y familiar del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, indica que aún y cuando la participación de las cónyuges de los mandatarios en el Consejo no es operativa, esta situación debería ser modificada para darle mayor autonomía al DIF.

"Las primeras damas no tienen por qué tener ninguna función específica, las primeras damas simplemente son las parejas, las cónyuges, del presidente, de los presidentes municipales, de los gobernadores, pero en realidad no tienen una función pública porque ellas no fueron electas.

"Se les está imponiendo una actividad o un papel, una función que no necesariamente aceptaron, o aceptan, libremente y esto repercute en el compromiso y en la gestión y no necesariamente tienen las competencias para realizarlo”, apunta.

González Contró indica que actualmente el DIF se encarga de la defensa de los derechos de niños, niñas y adolescentes del país, pero bajo una visión asistencialista, lo cual debió ser modificado desde 1990 cuando México ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño de la ONU.

"El DIF tiene un gran problema, pues ha habido una omisión importante desde hace más de 20 años en que se ratificó la Convención, ya que se debió haber cambiado su diseño, debió de haberse creado una institución distinta del DIF para garantizar los derechos de niñas y niños.

"El DIF por su mismo diseño institucional depende de la Secretaría de Salud y es la entidad pública encargada de la asistencia social y eso está muy bien, el problema es que cuando se ratifica la Convención, y en el desarrollo que ha tenido los derechos de niños y niñas en los años subsecuentes, se ha pretendido que sea el DIF quien garantice y haga efectivos esos derechos y esto sobrepasa de manera muy amplia las posibilidades del DIF y su misma finalidad”, señala.

Jesús Meza Lueza, especialista en imagen política del Tec de Monterrey, coincide en que  Angélica Rivera podría contribuir a posicionar campañas de beneficencia o de concientización sobre temas como las adicciones, migración infantil y adopción.

"Su preparación y sus competencias son del mundo artístico, del mundo de la actuación, del mundo del espectáculo y es un mundo radicalmente opuesto a la cuestión de la política pública que sí requiere de una preparación más profunda, más formal y más seria.

"Definitivamente no le veo posibilidad que ella pueda tener una contribución en ese sentido, aunque sí puede ser que esté apoyando la imagen para impulsar ciertas iniciativas que otro grupo de personas realizan, pero que ella las haga o que ella sea la creadora o la impulsora como en el caso de Margarita (Zavala) eso definitivamente no", menciona.

Carlos Páez Agraz, director de AdQat, empresa dedicada a la evaluación del discurso político, señala que Rivera, como primera dama, se enfrenta "al papel de su vida" donde deberá privilegiar la calidez y evitar que su imagen sea artificial.

"No hay guión, chícharo al oído ni segundas tomas, la mejor fórmula es ser ella misma y olvidarse de los asesores de imagen que la pueden mostrar artificial e improvisada. (Rivera) Era alguien antes de Peña Nieto y tiene la capacidad para hacerse un lugar propio", subraya.

¿Y LAS OTRAS PRIMERAS DAMAS?

Desde que en 1977 Carmen Romano, esposa del expresidente José López Portillo, impulsó la fusión del Instituto Mexicano para la Infancia y la Familia (IMPI) con la Institución Mexicana de Asistencia a la Niñez (IMAN), para crear el DIF, la mayoría de las esposas de los primeros mandatarios han presidido el Consejo Consultivo del organismo.

Sólo Nilda Patricia Velasco y Marta Sahagún, esposas de Ernesto Zedilloy Vicente Fox, respectivamente, tuvieron una participación limitada en este cargo honorario.

Velasco, quien en pocas ocasiones habló públicamente durante el gobierno zedillista, decidió no formar parte del DIF y se dedicó a acompañar en actos públicos a su esposo y a inaugurar diversas obras.

Sahagún por su parte, fue nombrada presidenta honoraria de la Cruz Roja, y la labor social que desarrolló la hizo a través de la fundación Vamos México que creó en septiembre de 2001, dos meses después de contraer nupcias con Fox y convertirse en primera dama.

Sin embargo, la fundación, dedicada a destinar fondo a comunidades marginadas y a grupos vulnerables, fue cuestionada por falta de transparencia e investigada por la PGR por una serie de presuntos fraudes en los que supuestamente incurrió con el fin de obtener recursos.

La presidencia del Consejo Consultivo del DIF volvió a ser ocupada por una primera dama con la llegada de Margarita Zavala, esposa del expresidente Felipe Calderón, quien impulsó el establecimiento de los protocolos de defensa para los niños migrantes no acompañados, así como la Ley para la Inclusión de las Personas con Discapacidad.

Tras el incendio de la Guardería ABC, en Hermosillo, Sonora, donde murieron 49 menores, Zavala se reunió en varias ocasiones con algunos de los padres de familia que perdieron a sus hijos, sin embargo, fue cuestionada por ser prima segunda de Marcia Matilde Gómez del Campo, una de las dueñas de la estancia infantil.

La presidencia del Consejo Consultivo del DIF estuvo también encabezada por Cecilia Occelli, entonces esposa del expresidentes Carlos Salinas de Gortari, de quien se divorció en 1994, tras terminar la administración presidencial.

Desde este cargo, Occelli impulsó la creación y construcción del Papalote Museo del Niño, que se inauguró en 1993, además de armar una red de apoyos para causas sociales que llevó a cabo con la mayoría de las esposas de los  gobernadores.

Con su antecesora, Paloma Cordero, esposa del extinto Miguel de la Madrid, el DIF se enfocó a desarrollar programas para la protección de menores maltratados, sobre procuración de justicia y a la atención a personas con discapacidad.

Tras el terremoto de 1985, Cordero se ocupó de visitar a los damnificados, y de coordinar la entrega de víveres y ropa.

Por favor déjanos tu comentario