TRANSICIÓN

El nuevo gobierno de Tabasco, en la incertidumbre financiera

Print Comments

  @ADNPolitico
   0 Comentarios

Arturo Núñez Jiménez iniciará este lunes su gobierno en Tabasco, y lo hará en la incertidumbre financiera, debido a los problemas de deuda y administrativos de la entidad, que ha calificado como "desastre".

El perredista admitió que aún no dimensiona el tamaño del problema.

"Me doy cuenta (de) que es mucho mayor de lo que suponía; no sé lo que voy a encontrarme cuando esté en funciones", indicó hace una semana.

La actual administración, encabezada por el priista Andrés Granier, solicitó al Congreso local de último momento autorización para pedir créditos por 4,100 millones de pesos.

Además, la entidad vive una crisis en el sector salud, por la falta de pagos a proveedores y al personal médico.

Núñez Jiménez reveló que la deuda estatal podría llegar hasta los 10,000 millones de pesos, según reporta Milenio.

UNA SUCESIÓN TENSA

La sucesión del poder, que formalmente arrancó el pasado 19 de septiembre con un primer encuentro entre Núñez Jiménez y Granier, se tensó conforme ha transcurrido el tiempo.

El perredista acusó falta de inteligencia por parte del priista en el proceso de entrega-recepción.

"Por lo menos inteligencia, no en el sentido físico, sino en el de orden político, administrativo y financiero", abundo.

Núñez Jiménez consideró que, de pretender el actual gobierno un relevo suave, le hubieran comunicado los problemas existentes, para buscar una colaboración durante la transición.

El también excolaborador en la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador celebró que el presidente Enrique Peña Nieto le ha expresado su "mejor disposición" de ayudar a Tabasco.

Arturo Núñez arrancará su gobierno con el respaldo de su partido en el Congreso del estado, donde el PRD contará con la mayoría absoluta, así como de 11 alcaldías, entre ellas las de mayor población.

TRANSICIÓN, TRAS 83 AÑOS DE GOBIERNOS DEL PRI

La alternancia en Tabasco se hará efectiva este 31 de diciembre, cuando Arturo Núñez Jiménez rinda protesta como el primer gobernador emanado de un partido distinto al PRI, tras 83 años de gobiernos tricolores.

Andrés Manuel López Obrador intentó alcanzar la gubernatura en 1988 a través del Frente Democrático Nacional, y en 1994 mediante el PRD.

Ante los triunfos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en ambos casos, el izquierdista alegó elecciones fraudulentas.

El PRD se constituyó como el principal partido de oposición en Tabasco, logrando la alternancia a nivel municipal este año por primera vez en Centro, con cabecera en Villahermosa-, y en Tacotalpa.

En los comicios de 2000, Raúl Ojeda Zubieta compitió por el PRD y, ante una cerrada diferencia, logró la anulación del cuestionado triunfo del priista Manuel Andrade Díaz.

Ambos compitieron en 2001 en la elección extraordinaria, que le dio la victoria a Manuel Andrade.

En 2006, Ojeda Zubieta volvió a ser el candidato perredista al contender contra el priísta Andrés Granier Melo.

En 2000, el entonces diputado federal del PRI Arturo Núñez buscó la candidatura a gobernador, lo que significó su rompimiento con el entonces gobernador Roberto Madrazo Pintado, quien impulsó a Manuel Andrade.

En 2006 fue postulado por el PRD al Senado de la República, cargo al que solicitó licencia en diciembre de 2011 para competir por la candidatura a gobernador, en la cual ganó las encuestas internas.

El 1 de julio, ganó la elección estatal ante el priísta y exalcalde de Centro, Jesús Alí de la Torre -exsecretario particular de Núñez Jiménez en la Cámara de Diputados. Su victoria no fue impugnada.

Para Núñez Jiménez, su triunfó quedó marcado por la profecía maya sobre la inauguración de una nueva era.

"Era que se cambiaba el PRI por el PRDera lo que quisieron decir en realidad", bromeó.

Con información de Notimex.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario