#PactoPorMéxico

Ugalde: Pacto por México, ambicioso pero de impacto limitado

Print Comments

Por Susana Moraga  @ShushaMoraga
   0 Comentarios

El expresidente del IFE, Luis Carlos Ugalde, advierte que el Pacto por México es el proyecto más ambicioso que ha tenido el país en los últimos 40 años, sin embargo, de lograrse las reformas estructurales que este acuerdo platea su impacto será limitado.

El politólogo sostiene que la mayor transformación que se requiere es que México se convierta en un país de leyes, donde los gobiernos se sometan a una mayor rendición de cuentas, y donde la clase política esté dispuesta a terminar con la impunidad y el clientelismo que prevalece.

"El Pacto por México es la mejor noticia en términos de una apuesta transformadora del sistema político mexicano desde los años 70, es la apuesta más ambiciosa y en ese sentido estoy muy optimista de que algunas cosas ocurrirán”, señala en entrevista.  

"La apuesta política por la legalidad y el estado de derecho, que es una apuesta global, es lo que yo no veo en el discurso de los políticos y mientras no se asuma como una obligación el pensar que no es un problema de diseño nada más de leyes sino sobre todo de cumplimiento de las que tenemos, el impacto de todas estas transformaciones (que propone el Pacto) va a ser limitado", indica.

El Pacto por México, firmado el pasado 2 de diciembre por el presidente Enrique Peña Nieto y los líderes del PRD, PAN y PRI plantea 95 acuerdos para impulsar la economía, la competitividad, mejorar empleo y consolidar la gobernabilidad, a través de la aprobación de reformas como la hacendaria, educativa y de telecomunicaciones.

Ugalde, quien recientemente publicó el libro Por una democracia eficaz, señala que en el país existe una fascinación por el diseño legal cuando el problema central no es la falta de leyes sino el cumplimiento de estas, tanto por parte de los funcionarios públicos como por los ciudadanos.

Los mismos problemas sistémicos de la política mexicana, indica, han generado que el país tenga una democracia de baja calidad que no ha permitido incluso que haya gobiernos eficientes que logren mejorar el empleo, la seguridad y otras necesidades básicas de la población.

"Mientras tengamos un sistema político clientelista, mientras tengamos un sistema político con impunidad, con una escasa cultura de la legalidad y con fragilidad fiscal, seas democrático o no seas democrático o gobierne el PAN, el PRD o el PRI los resultados van a ser muy pobres", reitera. 

"Con el Pacto por México y con las reformas energéticas y fiscales que pueda haber, y seguramente habrá, el gran problema de la democracia mexicana es que la legalidad y el estado de derecho no son todavía una prioridad en la clase política gobernante y ese me parece que es la mayor tragedia de México porque a la larga la legalidad es lo único que generará una democracia sólida".

EL LÍDER QUE EL PAÍS NECESITA

En su libro, Luis Carlos Ugalde señala que México requiere de un líder con visión que transforme el país y que lo saque del "confort" en el que se encuentra.

"(Ese líder) necesita ser visionario, necesita tener la voluntad de cambio y necesita tener habilidades, es decir, capacidad operativa”, subraya en entrevista.

Indica que la mayor deuda de los gobiernos del PAN es justo no haber logrado los cambios que el país requiere.  

Señala que muchos imaginaron que Vicente Fox sería ese líder, sin embargo, en su gobierno no generó los cambios necesarios salvo la aprobación de la Ley de Transparencia, mientras que con Felipe Calderón sólo hasta el final de su administración se dieron las reformas a la ley laboral y a la de Contabilidad Gubernamental, además de una nueva legislación en materia de derechos humanos.

"Fox no tenía visión, sí tenía ganas pero no tenía eficacia operativa; Calderón no tenía visión, no tenía muchas ganas y su capacidad operativa era intermedia", menciona.

En tanto, considera que el presidente Enrique Peña Nieto tiene posibilidades de concretar la transformación del país, debido a que el PRI es un instituto político con mayor capacidad operativa, mientras que de Andrés Manuel López Obrador apunta que si bien es un político eficaz es un dirigente conservador.

"Peña tiene visión, tiene ganas y la capacidad operativa de su partido es mayor.

"López Obrador tiene ganas pero creo que es muy conservador, ese es su gran problema, que es un político sin imaginación, es un político sin conocimiento de las tendencias globales, es un político que se quedó enamorado de los textos que leyó en la secundaria y en la preparatoria y que no ha sido capaz de reinventarse en su forma para atacar los problemas.

"Tiene razón en los señalamientos del abuso, la corrupción, la desigualdad; genuinamente es una persona que quiere cambiar esa realidad de marginación que hay en México, pero creo que no tiene imaginación", añade. 

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario