ELECCIONES

Partidos nuevos, con pocas probabilidades de sobrevivir

Print Comments

Por Mauricio Torres  @mau_torres

Los partidos políticos nuevos tienden a morir muy jóvenes, según muestra un recuento de lo que ha ocurrido con las organizaciones creadas en México desde 1990 a la fecha. 

De las 20 ocasiones en que nuevos partidos obtuvieron el registro en este periodo, en 16 —es decir, 80%— no lograron competir en más de dos elecciones federales, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional Electoral (INE).

Esta cifra no incluye al Movimiento Regeneración Nacional (Morena), al Partido Encuentro Social (PES) ni al Partido Humanista, a los que apenas se les concedió el registro el pasado 9 de julio y, por lo tanto, contenderán por primera vez hasta los comicios de 2015. 

Entre los 16 partidos nuevos que no han sobrevivido, 13 ni siquiera pasaron la prueba de conseguir un porcentaje mínimo de votos en su primera elección federal.

Hasta la reforma político-electoral promulgada este año, ese requisito era de 2% de la votación y se elevó a 3%, mínimo de sufragios que con el que una agrupación gana derecho a tener legisladores plurinominales y prerrogativas (recursos públicos y tiempo en radio y televisión). 

Para Nicolás Loza, académico de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), los problemas que enfrentan los partidos nuevos para conservar el registro se deben, en primer lugar, a que las fuerzas políticas tienen una "conexión deficiente" con la ciudadanía, lo que les dificulta transmitir qué ofrecen a la población.

En segundo lugar, Loza menciona la desconfianza que los ciudadanos sienten hacia todos los partidos. 

"La gente en general, o al menos ahora, tiende a reaccionar ante las nuevas ofertas con la misma desconfianza que con los partidos grandes", dijo el académico en entrevista.

"Cree que se trata de clanes familiares que van a vivir del presupuesto público", agregó.

Este punto de vista coincide con cifras del estudio Calidad de la ciudadanía dado a conocer por el INE este año. Según el reporte, los partidos están entre las figuras que menos confianza generan entre los mexicanos (apenas 19 puntos), sólo arriba de los diputados (18) y por debajo incluso de la policía (22).

Fuera al primer intento

Entre 1990 y 1991, la autoridad electoral otorgó registro a cuatro partidos: el Demócrata Mexicano (PDM), el Revolucionario de los Trabajadores (PRT), el del Trabajo (PT) y el Verde Ecologista de México (PVEM). Sin embargo, ninguno de ellos logró conservarlo tras los comicios de 1991. El PT y el PVEM volvieron a obtenerlo en 1992 y 1993, respectivamente, y lo han mantenido hasta la fecha. 

En 1993, el PDM volvió a alcanzar registro, pero lo perdió apenas un año después en los comicios de 1994. El PDM volvió en 1996 por tercera vez y también por tercera vez perdió el registro en 1997, mismo año en que se le quitó al Partido Popular Socialista (PPS). 

Tras 1999, otros tres partidos tuvieron resultados similares: ninguno de los partidos del Centro Democrático (PCD), Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) y Democracia Social logró sobrevivir a las elecciones del 2000.

Los últimos tres partidos que no pasaron su primera prueba ante las urnas fueron México Posible, el Partido Liberal Mexicano (PLM) y Fuerza Ciudadana, todos ellos creados en 2002 y extintos tras los comicios federales de 2003.

Extintos tras el segundo 'round'

Por otra parte, los tres partidos que sobrevivieron a su primera elección, pero ya no a la segunda, fueron los partidos de la Sociedad Nacionalista (PSN) y Alianza Social (PAS), fundados en 1999 y desaparecidos en 2003, y el Partido Socialdemócrata (PSD), establecido en 2005 y extinto en 2009. 

La desaparición de este último —en principio llamado Alternativa Socialdemócrata y Campesina— se dio luego de una disputa por la dirigencia que encabezaron dos grupos: el del la excandidata presidencial Patricia Mercado y el que lideraban Alberto Begné Guerra y Jorge Carlos Díaz Cuervo, quienes finalmente se quedaron con el control de la organización. 

El bloque de Mercado, actualmente secretaria de Trabajo en el gobierno del Distrito Federal (GDF), entonces acusó a sus opositores de cometer agresiones durante una asamblea partidista.

Los cuatro supervivientes

A la fecha, los únicos cuatro partidos nuevos que han logrado sobrevivir son el PT, el PVEM, Movimiento Ciudadano (antes llamado Convergencia), creado en 1999, y Nueva Alianza (Panal), fundado en 2005 con apoyo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), entonces dirigido por Elba Esther Gordillo. 

El PT y Movimiento Ciudadano son aliados tradicionales del Partido de la Revolución Democrática (PRD), mientras el PVEM y el Panal lo son del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Analistas consultados por CNNMéxico el jueves consideraron que con la fundación de Morena se pondrá en peligro la supervivencia del PT y de Movimiento Ciudadano, pues la agrupación fundada por el excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador peleará el liderazgo de la izquierda con el PRD y competirá con todos por este segmento ideológico del electorado.

Por otra parte, los analistas piensan que el PES y el Partido Humanista enfrentarán un desafío mayor para conservar el registro, puesto que, a diferencia de Morena, ambos carecen de líderes conocidos a nivel nacional.

A partir del próximo 1 de agosto, los tres tres nuevos partidos recibirán prerrogativas para empezar a prepararse para los comicios del año entrante, cuando a nivel federal se renovará la Cámara de Diputados y habrá contiendas locales en 17 entidades del país.

Por favor déjanos tu comentario