OBRASWEB.MX

Las vallas publicitarias en el DF, con poca supervisión

Print Comments

Por Javier Rodríguez Cura*  @RevistaObras

Hace 12 años que las vallas publicitarias tapizan el Distrito Federal y las principales ciudades del país, y en algunos casos, sin ninguna supervisión y reglamentación adecuada.

Al amparo de una ley que opera en la Ciudad de México, los principales empresarios de las vallas publicitarias –Grupo Vallas, fundado por Mariano Menéndez y ahora dirigido por su socio Pablo Martos; Grupo Rentable, de Ricardo Escoto Núñez– trabajan su negocio con reglas poco precisas para con los constructores, ya que las obras en proceso son algunos de los lugares regulados para exhibir este tipo de anuncios publicitarios.

 Según el artículo 86 de la Ley de Publicidad Exterior, una constructora que tenga en una obra vallas irregulares "se (le) sancionará con multa de 1,500 a 2,000 días de salario mínimo general vigente en el DF, arresto administrativo inconmutable de 24 a 36 horas y el retiro del anuncio a su costa al publicista y al responsable solidario que sin contar con el Permiso Administrativo Temporal Revocable, licencia o autorización temporal respectivo, ejecute o coadyuve en la instalación de un anuncio”.

La ley también establece que los anuncios en vallas sólo podrán instalarse previa expedición de la licencia correspondiente y la anuencia escrita del propietario del estacionamiento público, construcción o lote baldío correspondiente, y no antes.

De acuerdo a la Autoridad del Espacio Público, organismo en el DF encargado de supervisar y otorgar permisos, entre ellos la publicidad exterior, hasta el momento no ha otorgado ninguna licencia para colocar vallas en la Ciudad de México.

Consultada por Obrasweb.mx, que al igual que ADNPolítico.com pertenece a Grupo Expansión,  la empresa Abilia, desarrolladora de complejos habitacionales, aseguró  que nunca ha sido advertida por las empresas publicitarias de que pudieran ser castigados si contravienen la ley con las vallas.

El director de Z D+A Arquitectos, Yuri Zagorin, mencionó que su despacho ha trabajado con Grupo Vallas y Rentable Publicidad y en su experiencia existe la discontinuidad en los pagos, así como en la firma de contrato, ya que no siempre lo realizan.

El Código Financiero del DF establece que las empresas que colocan vallas deben pagar un impuesto de 4,462 pesos por metro cuadrado al año, es decir que, por cada valla de 15 m2se debieran cubrir 66,930 pesos anuales.

Jorge González de Aragón, representante de Grupo Vallas, destacó que su empresa fue pionera en este rubro a partir de que “nos asociamos con un grupo que tenía experiencia en Sudamérica y vimos que en México estaba esta necesidad, este vacío. Vimos que la ley en aquel entonces no contenía una prohibición”, dijo en entrevista con Obrasweb.mx.

Ricardo Escoto Núñez, director general de Grupo Rentable, recordó que desde marzo de 1997 –cuando aún era jefe del Departamento del DF el priista Óscar Espinosa Villarreal– las autoridades capitalinas suspendieron los trámites para obtener licencias de publicidad exterior.

Como consecuencia, consideró Escoto Núñez, de 2000 a 2007 las vallas tuvieron un boom en la capital del país. Los anuncios publicitarios a ras de piso –autorizados para establecerse sólo en predios en construcción, lotes baldíos o estacionamientos– proliferaron rodeando jardines, casas habitación e, incluso, parques públicos.

"Todas las empresas se salieron de control, hacían lo que querían (...) Y todas ellas –todas– tienen irregularidades", afirmó Daniel Escotto Sánchez, titular de la Autoridad del Espacio Público, organismo desconcentrado de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) del Distrito Federal, encargado de supervisar y otorgar permisos, entre otros rubros, a la publicidad exterior. 

VACÍO LEGAL, EL ORIGEN

La Ley de Publicidad Exterior del DF, aprobada por la Asamblea Legislativa en 2010, permaneció 2 años sin ejecutarse, debido a que el Consejo de la Publicidad Exterior, órgano consultivo de Seduvi para la regulación urbana, no definía un reglamento.

En el consejo participan representantes académicos, del gobierno y de la iniciativa privada.

Como consejeros titulares figuran la Asociación de Publicistas en Exterior (APEX), la Asociación Mexicana de Publicidad Exterior (AMPE); mientras que el Consejo de Industriales de la Publicidad Exterior (CIPE) es consejero suplente.

Después de 24 meses lograron consenso con las autoridades para elaborar el reglamento publicado en agosto de 2012.

Actualmente, el empresario Escoto Núñez estima que hay alrededor de 4,000 vallas, de las cuales 1,500 son de sus empresas, del grupo Rentable.

Mencionó que la empresa publicitaria paga entre 1,200 y 1,500 pesos al mes por valla, aunque los precios fluctúan, dependiendo de la ubicación.

Emilio Pérez Quezada, presidente del CIPE, asegura que la renta puede alcanzar hasta 7,000 pesos por mes.

EN LA POLÍTICA

Las empresas Rentable y Grupo Vallas tuvieron una participación activa en las pasadas campañas políticas capitalinas.

La empresa de Mariano Menéndez concedió descuentos de hasta 85% a las campañas del jefe de gobierno capitalino entrante, Miguel Ángel Mancera; el actual delegado en Miguel Hidalgo, Víctor Hugo Romo; y a otros tres candidatos perredistas, según consta en documentos del Instituto Electoral del DF (IEDF) en poder de Obras.com.

De las 150 vallas, 50 fueron contratadas directamente por la campaña de Romo, 100 más fueron prorrateadas por él y los candidatos Mancera, al GDF; Agustín Barrios, por el distrito 10 federal; Roberto Candía, por el distrito 9 local; y Angélica Bravo, por el 14 local.

Por su parte, Ricardo Escoto Núñez, de Grupo Rentable, donó al PRD del DF las vallas utilizadas desde las precampañas de los aspirantes perredistas a la delegación Miguel Hidalgo, Luis Wetterman y Víctor Hugo Romo, actual delegado, así se menciona en documentos del Tribunal Electoral capitalino, consultados por Obras.com.

En los días de la campaña, a menos de un mes de la elección, dos empresarios de la publicidad exterior denunciaron estas prácticas.

Isabel Miranda de Wallace, propietaria de Showcase Publicidad y ex candidata panista a la Jefatura del gobierno capitalino, denunció que “la ley, la han ido modificando a modo para favorecer a un empresario (Ricardo Escoto)”.  En el mismo tenor, Emilio Pérez, presidente del CIPE, señala que Escoto “de la noche a la mañana pasó de ser un empresario perseguido por la ley al empresario consentido”, aseguró.

Escoto Núñez responde tajante en entrevista: “Ninguna denuncia procedió”.

Consultado por Obras, Víctor Hugo Romo señaló que “nuestra relación fue la de un cliente, le compramos (espacios) como a cualquier proveedor”.

Obrasweb.mx también solicitó entrevista con Miguel Ángel Mancera quien no ofreció su testimonio por problema de agenda.

Con información de Luis Velázquez y Celina Yamashiro.

*Este artículo fue publicado en la edición de diciembre de la revista Obras.

Por favor déjanos tu comentario