#OPINIÓN

Opinión: las redes sociales, palanca de cambio democrático

Print Comments

Por Miguel Carbonell  @MiguelCarbonell
   0 Comentarios

NOTA DEL EDITOR: Miguel Carbonell es investigador de tiempo completo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Su cuenta de Twitter tiene más de 69,000 seguidores. Su sitio web es www.miguelcarbonell.com


No hay ningún sistema democrático que se sostenga si no existe un cierto grado de participación política del pueblo. En la mayor parte de los países democráticos del mundo, la ciudadanía se alcanza con la mayoría de edad, y a partir de entonces cada persona adquiere plenamente sus derechos políticos, pero adquiere también todas las responsabilidades que conlleva el ejercicio de la ciudadanía.

Por eso es que no puede sino celebrarse que los jóvenes mexicanos hayan decidido asumir una postura crítica respecto de la oferta partidista por medio de la que se articula el proceso electoral que está en curso, y que lo hayan hecho de forma pacífica: saliendo a las calles para manifestarse, tal como sucede en todos los países democráticos.

Hay en ello un viento nuevo, una ráfaga de oxígeno, una llama de esperanza que no cabe desdeñar. Por años y años, muchos de nosotros hemos abogado por una juventud que sea capaz de abandonar el sofá y dejar por un rato el chat, para participar activamente en la construcción de un país mejor. Pues bien, desde hace unas semanas miles de jóvenes mexicanos decidieron responder de la mejor manera posible a ese llamado.

Ojalá que no sea un hecho aislado, sino el principio de un movimiento que sirva para profundizar el debate democrático nacional y la discusión sobre los temas que a todos nos interesan. Para lograr ese objetivo, creo que vale la pena formular al menos las tres siguientes observaciones:

1. Un sistema democrático no se construye solamente protestando contra algo. Entiendo que un grupo de personas sale a las calles a manifestarse como expresión de un descontento, de una frustración o de una rabia contenidas. La pregunta importante que debemos hacer es: ¿qué sigue para nuestros jóvenes luego de las marchas? ¿cómo pueden ellos decirle al resto de los mexicanos no solamente lo que no quieren, sino también lo que sí desean para el país que ya es suyo? Se trata de dar el salto, siempre difícil, de la protesta a la propuesta.

2. Es importante que los jóvenes universitarios puedan de alguna manera establecer vínculos con las personas de su edad que no han tenido la oportunidad de estudiar una carrera o que no viven en los grandes centros urbanos. Sería una pena que el movimiento juvenil se agotara en una convocatoria para jóvenes de clase media que viven en zonas urbanas. La juventud mexicana desborda ese marco y México merece que el mayor número de sus jóvenes participen plenamente del debate democrático.

3. Las redes sociales están jugando un papel cada vez más relevante para articular todo tipo de iniciativas ciudadanas. Los jóvenes son protagonistas y usuarios privilegiados de las redes sociales. En México hay más de 33 millones de perfiles de Facebook y un número muy significativo de usuarios de Twitter. Ojalá que puedan utilizar dichas redes no solo para el entretenimiento (lo cual es válido), sino también para difundir las convocatorias a las marchas, los grandes temas de discusión nacional, las plataformas y propuestas de los candidatos, los documentos que resulten de interés para la opinión pública, etcétera. Sería deseable que las redes sociales sirvieran como una palanca de cambio democrático, tal como ha pasado en otros países.

Como puede verse, es mucho lo que nos falta por hacer para tener un país plenamente democrático, en el que los derechos de todas las personas sean respetados. Pero no puede haber mayor signo de júbilo que el ver a una juventud que está dispuesta a tomar las riendas de la nación en sus manos, que está dispuesta a abandonar la comodidad de su día a día para abanderar causas de interés general, que está lista para participar en la construcción de un México mejor. Eso nos anima a todos y los enaltece a ellos. Qué bueno que así sea y ojalá que dure mucho.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario