#Debate2012

Opinión: Josefina ganó el debate pero Peña Nieto lo celebra

Print Comments

Por Carlos Páez Agraz  @discursar
   0 Comentarios

NOTA DEL EDITOR: Carlos Páez Agraz es director general de AdQat, empresa dedicada a la evaluación del discurso político. Ingeniero civil certificado en Business Management por el Institut de Management Altran de París, Francia y en sistemas de calidad ISO/QS-9000 por el British Standarization Institute de Londres, se dedica a la consultoría y la mediación no legal en México, Francia y España. Es socio fundador de Gestión Orientada al Humano S.C.

Las opiniones de los colaboradores y los usuarios de ADNPolítico.com no representan el punto de vista de este sitio ni el de Grupo Expansión.


Abordaré una serie de ideas luego de contar con los datos de la evaluación del debate elaborado por AdQat http://ow.ly/bzUzD lo que me lleva a decir que Josefina Vázquez Mota ganó el debate, pero nada más. Van algunas razones.

Vázquez Mota jugó claramente de tercer lugar. No se hizo auto concesiones, se asumió y preparó un debate a bayoneta calada. Buena anticipación y elección de rol en el debate. Su provocación bajo forma de ejercicio de imaginación, en un país tan gráfico como machista, caricaturiza a sus oponentes virtualmente. Imaginen la sucia o molesta imagen que cada escucha u oyente se forjó al momento de imaginar como damas a los 3 candidatos.

Fundó la simbólica política y la provocación en el debate en México. El haber generado molestia y reflexión en charlas de café es signo de que funcionó. En las redes sociales, territorio natural de López Obrador, Josefina ganó algunos TT’s durante el debate mismo.

Cambió de tono emocional. Dejó de parecer regañona y aunque adusta, acompañó mucho mejor a su discurso. Aguantó las dos horas como deportista. No bajó el ritmo e iba por uno y luego tras otro. No dio ni pidió tregua. Signo de correcta preparación mental y concentración en un debate agotador.

Hizo que López Obrador dijera la frase de la noche con el genial “no estoy viejo, es que estoy aflojado en terracería”. Ese tipo de cosas matizan de humanidad un debate y eso se agradece frente al acartonamiento clásico. Así se ven imperfectos y comportándose, como seres humanos comunes y corrientes, como tu y yo.

La candidata hizo del debate un debate. López Obrador le entró muy poco a los retos de la candidata y decidió mantener un bajo perfil, pero Quadri y Peña Nieto casi se quitan la corbata. Hace desaparecer la sensación del Peña Nieto intocable y lo muestra vulnerable. Él candidato del PRI hace una pésima gestión del tiempo. Incluso, en un momento en que se le agota hace un gesto de Cristiano Ronaldo al fallar un gol.

Un par de veces, Josefina logra que Peña Nieto baje del primer al tercer lugar a darse en uno a uno con ella. Lo hace hablar bien de Arturo Montiel. Un viejo dicho en los cuartos de guerra electoral es que “el que se baja, baja”. El candidato del PRI se baja al tercero y deja la escalera del segundo al primero vacía, lo que no capitaliza López Obrador. Peña Nieto acusa un serio problema de reactividad.

La candidata del PAN se tira a fondo a las mujeres, esa tribuna que conforma una mayoría natural poblacional y electoral de 52 a 48%. Los datos hablan de que en México, alrededor de la mitad de las mujeres son maltratadas física o sicológicamente, lo que la afilia a una tribuna natural que urge ser atendida y espera una voz de ayuda. Sumen a los millones de patanes que han abandonado sin pensión y a su suerte a chicas embarazadas sin que el Estado logre hacerlos responsables de sus actos. Sus hijos.

Luego esa parte de la cultura que llaman idiosincrasia. A México lo caracteriza un apego de aprecio por el más débil, la víctima, “el pobrecito”. Josefina clama en el desierto en medio de la ejecución pública virtual que le hizo Vicente Fox la semana pasada, el abandono de su partido y el Presidente, quien prefirió intervenir para desmentir a López Obrador durante el debate, pero no ha acompañado a ningún acto de campaña con la candidata de su partido.

También hay que decir que  Josefina despertó tarde. El domingo inició su momentum, veremos qué tanto lo capitaliza en las encuestas. Así debió ser su primer debate. “Tarde piaste amigo pollo” dice el dicho.

Creo que Josefina avanzará en las preferencias y se acercará al segundo lugar. No sé si atraerá votos de indecisos u otros candidatos. Si no provienen muchos de Peña Nieto, la subida de Josefina puede hacer que a pesar de ganar el debate, le abra más la puerta al que puede ganar claramente a entre 4 y 7 puntos del segundo lugar. El país se partirá electoralmente en tres, pero no en partes iguales.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario