OPINIÓN

Opinión: 'Comienza el performance de la desconfianza'

Print Comments

Por Fausto Pretelin  @faustopretelin
   0 Comentarios

NOTA DEL EDITOR: Fausto Pretelin Muñoz de Cote es editor de la sección Global del periódico 24 Horas, visitante permanente de parques temáticos, profesor de Política condimentada con marketing y colaborador de la revista Life & Style, que al igual que ADNPolitico.com es parte de Grupo Expansión.

Además, es autor del libro "Referéndum Twitter", de pronta publicación, y del blog www.faustopretelin.com


La simulación es el arte de ver (en el objeto simulado) lo que no existe.

  1. La tarde del domingo uno de los sabios estadísticos del IFE me comentó al oído la brecha porcentual entre el primero y el segundo lugar de los comicios: “la estimación es del 7%”. Nos encontrábamos en la calzada dedicada a los medios de comunicación. Al sabio lo vi tranquilo. No lo volvería a ver a lo largo de la jornada. El sabio estadístico continuó su recorrido hacia la enorme sala de prensa para, posteriormente, escapar del exterior a través de una sala de trabajo totalmente aislada, incluyendo por supuesto teléfonos celulares.
  2. “No va a reconocer el resultado”, me comentó al teléfono un exaspirante a candidato presidencial. Con una sonrisa del tamaño de tres millones de votos, editorialicé su comentario. La resistencia a la derrota es cultural. Algo más, la desconfianza es el sentimiento más democratizado que existe en México.
  3. Fuera de una cámara de televisión, el consejero ciudadano Marco Antonio Baños, sin entrar en el lodo de las siglas políticas, me comentó una idea soportada en la estadística: “una diferencia de 3 puntos porcentuales a esta hora (5 de la tarde) es imposible de revertir”.
  4. “Misiles” externos volaban sobre el IFE. Antes del cierre de casillas, el presidente del PRD, Jesús Zambrano anunciaba vía Twitter, aguaceros de victorias de su partido por todo el país.

Un instituto electoral mejor blindado que la Casa Blanca determinó que lo mejor era recordar en cadena nacional que los únicos números oficiales los daría el IFE. Unas horas después, el tactismo llamó a Leonardo Valdés a adelantar 30 minutos el reloj de la confianza. Nuevamente en cadena nacional oficializó las cifras tomadas de una muestra súper representativa compuesta por más de siete mil casillas. Después vendría el rito de los discursos de los perdedores y del ganador. Claro. Un perdedor comentó que lo mejor era esperar.

  1. El movimiento #YoSoy132 fue fabuloso durante las primeras horas de su fundación. ¿Quién no quiere saturarse de libertad de expresión y quién no quiere ver disminuidas las barreras de entrada en el sector de los medios de comunicación?

Lo que vino el día después, fue su politización, y por ende se intoxicó.

  1. Las agrupaciones anti sistema se conforman bajo un ilimitado número de justificaciones. El riesgo que tienen es el surgimiento de una obcecación llamada deseo entrópico: Queremos cambiar el régimen de Irán desde el zócalo de la ciudad de México; Queremos que se le aplique la justicia a Berlusconi desde el Castillo de Chapultepec; Queremos cambiar al mundo. Cuando se extrapolan los deseos se minimiza la realidad.

La transición del #YoSoy132 hacia Anonymous está en marcha.

  1. López Obrador también inició su transición ideológica montado sobre el basamento del #YoSoy132. A la mitad del camino de su campaña se los topó. La noche del primer día de julio Andrés Manuel López Obrador se convirtió en Anonymous Obrador.

Mientras tanto comienza el performance de la desconfianza. Fuera máscaras. Ha nacido el partido anti sistema (oxímoron) Anonymous.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario