VICENTE FERNÁNDEZ

¿Cumplirá la PGR la tarea en justicia militar?

Print Comments

Por Vicente Fernández  @ADNPolitico
   0 Comentarios

NOTA DEL EDITOR: Vicente Fernández Fernández es doctor en Derecho por la UNAM y profesor e Investigador en el Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México.

 Las opiniones de los colaboradores y los usuarios de ADNPolítico.com no representan el punto de vista de este sitio ni el de Grupo Expansión.


Prácticamente todo mundo ha aplaudido las resoluciones de la Suprema Corte dictadas en las últimas dos semanas, en el sentido de que los delitos cometidos por militares en los que estén relacionados civiles (como coautores o como víctimas) y en general en donde haya violación a derechos humanos, sean juzgados por tribunales civiles y no por tribunales militares.

Con estos criterios que está adoptando la Corte, apartándose de lo que ella misma sostenía en el pasado, se está tratando de dar cumplimiento a la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y atender a la propia reforma constitucional en la materia de junio de 2011, según exponen los mismos ministros, lo cual desde luego que es plausible aún y con los excesos en los que a veces incurre, es decir, que muchas ocasiones van más allá de lo que la propia Constitución establece y lo que nuestra realidad institucional nos muestra cada día.

Se ha dicho que los militares no deben ser juzgados por la justicia militar porque ésta resulta oscura, distante e impune. Se insiste en que son tribunales especiales que realmente no están impartiendo justicia, en estos tiempos tan álgidos en los que al estar en las calles combatiendo a la delincuencia se ha presentado una gran cantidad de excesos y violaciones a derechos humanos, privando de la libertad a gente inocente y hasta de la vida a quien tuvo la mala fortuna de estar en el lugar y momento equivocados.

La persecución e investigación de los delitos cometidos por los militares le corresponde a la Procuraduría General de Justicia Militar, y a los Jueces Militares juzgarlos y en su caso imponer las penas. Más que tribunales especiales, son tribunales especializados, lo que se ha criticado en estos días como si fuera un privilegio, cuando así es en otras materias: por ejemplo, la justicia agraria (conflictos de tierras de las comunidades agrarias y los ejidos) se imparte también por tribunales especializados: los tribunales agrarios; la justicia administrativa también tiene un tribunal especializado: el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.

Como vemos, el problema no es la especialización de los tribunales, porque esto permite que quienes conocen de esos juicios sean verdaderos especialistas en la materia. Lo que se ha criticado es que en la justicia militar no se está actuando debidamente, que no se está castigando a los culpables y que las víctimas no tienen el trato y participación debidas. Y qué bueno que, si esto es así, la Corte se esté ocupando de ello y buscando soluciones.

Lo que parece que se está pasando por alto es si los ministros creen o confían en que si la Procuraduría General de Justicia Militar no está haciendo su trabajo, al pasar ahora a ser competencia de la Procuraduría General de la República (PGR) ésta sí investigará con imparcialidad y profesionalismo; que si los Jueces Militares son ineficientes, parciales y propician la impunidad, ahora al ser juzgados los militares por Jueces Civiles (Poder Judicial de la Federación), ahora sí se hará verdadera justicia.

La solución para el problema que enfrentamos (delincuencia mejor organizada que el Estado y con el Ejército trabajando de policía y violando derechos humanos por todos lados) no está en cambiar de una procuraduría a otra y de un tribunal a otro. Lo que necesitamos es una transformación en todo el aparato de justicia, porque los vicios que tiene la justicia militar también los vemos en la justicia civil.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario