JAVIER TREVIÑO CANTÚ

Opinión: Un México desorientado en el plano internacional

Print Comments

Por Javier Treviño Cantú  @javier_trevino
   0 Comentarios

NOTA DEL EDITOR: Javier Treviño Cantú es diputado federal de la LXII Legislatura por el Partido Revolucionario Institucional; fue subsecretario de Cooperación Internacional en la Secretaría de Relaciones Exteriores (1994-1998) en el sexenio del expresidente Ernesto Zedillo. 

Las opiniones de los colaboradores y los usuarios de ADNPolítico.com no representan el punto de vista de este sitio ni el de Grupo Expansión.


El capítulo del Sexto Informe de Gobierno del presidente Felipe Calderón dedicado a la política exterior se reduce a un listado de diagnósticos, iniciativas y acciones, muchas veces inconsistentes entre sí.

Sobre todo, el Informe refleja un grave problema de fondo, porque en los últimos seis años México ha carecido de una política exterior con una orientación estratégica.

En su conferencia de prensa sobre el tema, la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, señaló que la política exterior del gobierno saliente se planteó “tres objetivos concretos”. El primero fue “resolver y superar cualquier tipo de enfrentamiento con otros países”, para luego sostener que, “hoy, México no tiene conflictos con ningún país”.

Más allá de lo desafortunado que resulta para un país con nuestra tradición diplomática sostener como prioritario este pobre propósito, la historia y las palabras del propio presidente Felipe Calderón se encargaron de matizar su afirmación.

En una entrevista concedida durante su reciente participación en la cumbre de APEC (Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico), el presidente Calderón calificó de “complicadas y en ocasiones tensas” las relaciones entre México y los Estados Unidos.

Tiene razón: no podemos olvidar que este sexenio pasará a la historia por el episodio que llevó al mismo presidente de la República a exigir en 2011 el retiro del entonces embajador estadounidense Carlos Pascual. Fue un incidente lamentable, que reflejó las tensiones producto de una cooperación en materia de seguridad basada en criterios jurídicos vagos y que en gran medida se ha operado a escondidas, como lo demuestra el célebre caso “Rápido y Furioso” o el confuso ataque en Tres Marías contra funcionarios encubiertos de Estados Unidos.

La secretaria de Relaciones Exteriores igualmente manifestó que el segundo objetivo era que “México fuera un actor internacional unánimemente reconocido y respetado”, y además sostuvo que “esto es ya un hecho”.

Nuestro país es mundialmente apreciado por numerosas razones, pero lo que sí es un hecho, es que hoy a México se le reconoce ante todo por la violencia asociada a la estrategia federal para combatir el crimen organizado; por la baja tasa de crecimiento económico en los últimos seis años; y por la incapacidad que esto ha producido para superar los rezagos de pobreza y desigualdad.

Durante seis largos años, el gobierno saliente fue incapaz de articular una política de comunicación internacional y una diplomacia pública eficaz, que permitieran contrarrestar la percepción negativa de México. Y esto, a su vez, limitó la capacidad de alcanzar el tercer objetivo de política exterior que se fijó el gobierno saliente, que era “dar al país una nueva capacidad de influencia global”.

Así, deja como legado un México desorientado en el escenario internacional.

Por ello, a unos meses de que inicie la nueva administración, encabezada por el hoy presidente electo Enrique Peña Nieto, es indispensable formular y conducir una política exterior renovada, que contribuya con eficacia al desarrollo nacional y permita recuperar el prestigio de nuestro país en el mundo.

Es necesario redefinir la política exterior, para que no sólo sea de principios, sino también de resultados. Nuestra política exterior tiene que estar vinculada, más estrechamente que nunca, con la eficacia que demanda la política interior para lograr mayor bienestar y desarrollo.

Se requiere contar con una visión en verdad estratégica, claramente alineada con esfuerzos coordinados para reconstruir la presencia internacional de México.

 

Ve en el blog personal del diputado Javier Treviño Cantú su participación completa en la tribuna de San Lázaro sobre la política exterior mexicana.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario