JAVIER TREVIÑO CANTÚ

Opinión: Que la ideología no frene la reforma energética

Print Comments

Por Javier Treviño Cantú  @javier_trevino
   0 Comentarios

NOTA DEL EDITOR: Javier Treviño Cantú es diputado federal de la LXII Legislatura por el Partido Revolucionario Institucional; fue subsecretario de Cooperación Internacional en la Secretaría de Relaciones Exteriores (1994-1998) en el sexenio del expresidente Ernesto Zedillo. 

Es secretario de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados.


A nivel mundial, en la actualidad, todo el conjunto de la industria energética está en proceso de cambio acelerado y México no puede ni debe seguir empantanado en el rezago de los últimos años.

Otros países productores de energéticos, al igual que algunos de nuestros principales socios comerciales, están llevando a cabo numerosas acciones para capitalizar las oportunidades que generan los incesantes avances tecnológicos en el campo de la exploración y producción, tanto en la que se refiere al petróleo, el gas y otros combustibles fósiles, como a las crecientes fuentes de energía renovables.

México está destinado a consolidarse como una potencia emergente en el concierto de las naciones, pero, para lograrlo, no puede seguir dejando pasar el tiempo de manera improductiva en un ámbito de carácter estratégico.

Una reforma energética de fondo, que resguarde la propiedad y la rectoría fundamental del Estado mexicano sobre los recursos energéticos y, a la vez, promueva la inversión y facilite el aprovechamiento de la participación privada, es absolutamente impostergable.

El pueblo de México no merece ser rehén de atavismos ideológicos rebasados, cuyas consecuencias han sido el retraso de un mayor bienestar para la población, la pérdida de competitividad para la industria del país y la falta de acciones decididas para aminorar la vulnerabilidad frente a la reducción de nuestras reservas y a las volátiles condiciones del escenario energético internacional. 

México no merece ser presa fácil de quienes hacen de la oposición sistemática a cualquier propuesta de cambio una forma de lucrar con la política, para preservar la vigencia de un modelo ya superado en los hechos.

La potestad soberana del Estado mexicano sobre los diversos recursos energéticos con que contamos en el país no está ni estará jamás a discusión.

Lo que sí es necesario y urgente, es replantear la forma en la que el Estado ejerce su rectoría sobre dichos recursos, para asegurar que su eficaz explotación, procesamiento y distribución contribuya —ante todo— a la seguridad energética de la nación; al abasto oportuno y a precios accesibles para todos los consumidores; a la generación de mayores recursos e ingresos presupuestales; así como a la asignación de tales recursos, con base en criterios transparentes y de largo plazo, de forma que no se desperdicien ni representen un mero gasto, sino una verdadera inversión en el desarrollo actual y futuro de México. 

Durante la pasada campaña electoral, el presidente electo Enrique Peña Nietose comprometió a impulsar una reforma energética responsable que contribuya en forma tangible al avance de México. 

Hoy, el grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, también reafirma su compromiso de trabajar a través de esta Comisión de Energía, para lograr los acuerdos que permitan concretar una iniciativa de avanzada en la materia.

Confiamos en el patriotismo, la altura de miras y la responsabilidad de nuestros colegas legisladores, para que la voluntad que han manifestado de concurrir en este elevado propósito, se traduzca, con la rapidez que exigen las necesidades de nuestra población y nuestras perspectivas como nación, en una reforma de largo aliento que permita transformar al sector energético en un auténtico detonador para el desarrollo de nuestro país.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario