ARTURO ESPINOSA SÍLIS

Opinión: ¿Qué tipo de Corte buscan los senadores?

Print Comments

Por Arturo Espinosa Sílis  @AESUPD
   0 Comentarios

Arturo Espinosa Silis es Secretario de Estudio y Cuenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

***

El próximo 30 de noviembre concluyen su encargo dos de los Ministros que integran la Suprema Corte de Justicia de la Nación – Sergio S. Aguirre Anguiano y Guillermo I. Ortiz Mayagoitia –. Para su sustitución, le corresponde al presidente de la República proponer una terna por cada vacante y, al Senado votar por mayoría calificada (2/3 partes) por quienes consideren deban ocupar estas dos vacantes.

El 10 de octubre pasado, el presidente envió las dos ternas de aspirantes a cubrir las vacantes de los ministros que se retiran. A partir de ese  momento, el Senado cuenta con 30 días para analizar cada uno de los perfiles propuestos, escuchar las comparecencias, votar y, en su caso, elegir a uno de los candidatos de las ternas o rechazar las ternas. Todo esto deberá ocurrir antes del 10 de noviembre.

El pasado 29 de octubre se llevaron a cabo las comparecencias de los seis aspirantes a ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En esta etapa del proceso, cada uno de los candidatos expresó sus impresiones respecto de las implicaciones que tiene ocupar un cargo dentro del máximo tribunal del país, esbozos sobre su visión del mismo y una exposición sobre su idoneidad para ser Ministro.

Ahora, toca a los senadores analizar el perfil de cada uno de los candidatos y, en su caso, elegir a quienes deban ser los próximos integrantes del máximo órgano de justicia de este país o, en su defecto, rechazar las ternas y esperar, a que el Presidente envíe unas nuevas, y repetir el proceso que realizaron en esta ocasión.

El trabajo que tienen en sus manos los senadores no es menor, pues deben elegir a quienes en los próximos años conocerán de los casos más relevantes de la justicia nacional. Desde la reforma de 1996 al Poder Judicial de la Federación, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha cobrado una mayor relevancia en la vida política, economía y social del país. Es en este órgano donde se conocen y resuelven los casos más relevantes de la justicia mexicana, es en esta sede donde se ha resuelto lo relativo al caso de la guardería ABC, al de Lydia Cacho, del matrimonio entre personas del mismo sexo y la controversia sobre la publicación del presupuesto de egresos de la federación, entre otros muchos. Nos guste o no el sentido de las resoluciones, todas han tenido, tienen y tendrán un impacto en la vida nacional. Hoy en día, la Suprema Corte de Justicia de la Nación es un verdadero contrapeso del Ejecutivo y del Legislativo.

Estas consideraciones obligan a los Senadores a hacer un análisis profundo y exhaustivo del perfil de los aspirantes, pero, antes que eso,  del tipo de Suprema Corte de Justicia de la Nación que se busca y, por tanto, del perfil de juzgador que se necesita para ello.

Desde que el Presidente Ernesto Zedillo promovió la reforma al Poder Judicial de la Federación comenzó una amplia discusión sobre el papel que debía jugar la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Si debía ser un tribunal constitucional o uno de legalidad. Al día de hoy es un poco de los dos, pues, aunque cuenta con todas las atribuciones de una Corte Constitucional,  aún cuenta con facultades para conocer asuntos de mera legalidad. Por ello, considero que es momento de que los senadores definan el perfil que debe seguir la Suprema Corte y, encaminarla a consolidarla como un tribunal constitucional de corte garantista o mantenerla como un tribunal que conoce de cuestiones de constitucionalidad manteniendo un perfil legalista.

A partir de ello, los senadores definirán qué perfil de ministro buscan, de manera que no sólo se elija a un juez que sea independiente, objetivo y confiable, sino que tenga un criterio jurídico que le dé el impulso a la Suprema Corte de Justicia de la Nación que le hace falta para consolidarse como el máximo tribunal constitucional del país.

Los senadores no deben olvidar que la función del juzgador dentro del sistema jurídico es fundamental, pues es quien acerca el derecho a la sociedad, aplica la norma jurídica abstracta al caso concreto. El juez realiza una función creativa, le da coherencia al sistema jurídico.

De ahí que, la responsabilidad del Senado en este tema me parece de la mayor relevancia, esperemos que asuman el papel que deben y, designen a quienes deban suplir a los ministros salientes más allá de intereses políticos o económicos, buscando la consolidación del máximo órgano de justicia del país.

***

Las opiniones de los colaboradores y los usuarios de ADNPolítico.com no representan el punto de vista de este sitio ni el de Grupo Expansión.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario