OPINIÓN

Antonio Attolini: Las 2 caras del premio del ITAM a Calderón

Print Comments

Por Antonio Attolini  @AntonioAttolini
   0 Comentarios

El premio otorgado por las autoridades del ITAM a Felipe Calderón ha generado mucho revuelo. ¿Premiar al presidente de los 90,000 muertos? Esto parece un sinsentido; sin embargo, es necesario aclarar que el premio se lo otorga una institución de educación privada basándose en específicos parámetros de evaluación.

Oficialmente, la presea “Carrera al Universo” pretende ser “una forma de reconocer la calidad profesional de los ex alumnos del ITAM, así como su notable contribución al desarrollo económico, político y social del país; es la máxima distinción que se brinda a un exalumno del ITAM por su trayectoria profesional de excelencia a lo largo de 30 años”.

Si se está en contra o a favor de otorgar el premio, las razones que se deben dar para justificar tal o cual postura, deben darse desde el campo en el que se está llevando a cabo el acto. Si el gobierno de Austria –por decir un ejemplo- premiara al gobierno de México, entonces mis reclamos en contra de ese premio hipotético deberían hacerse, para ser considerados legítimos, desde mi rol como ciudadano, ya que es en ese campo en el que se le está premiando.

En este caso es igual. Para que mis opiniones sean consideradas como legítimas con respecto al premio, deben hacerse desde el rol que tenemos como estudiantes del ITAM, ya que es en ese campo en el que se le está premiando. Eso es lo que hago a continuación, y lo hago sin posicionar mi particular punto de vista. Que cada quien piense lo que quiera.

Argumentos en contra de otorgar el premio:

- Los premios “Carrera al Universo” han sido, hasta este año, entregados a personalidades que son ex alumnos de alguna licenciatura impartida por el Instituto Tecnológico Autónomo de México. Este caso particular se otorga a un exalumno de un programa de maestría. Sin embargo, esto no está establecido en ningún lado como una condición excluyente. Es sólo una particularidad que vale la pena señalar.

- Ningún estudiante de licenciatura o ingeniería actualmente matriculado tuvo voz y/o voto en la decisión de otorgar este premio, y ni siquiera todos los ex alumnos miembros de la organización EXITAM, encargada de otorgar este premio, tuvieron voz y/o voto en la mencionada decisión. Esto es un arreglo cupular entre las autoridades del ITAM y algunos representantes de la organización de exalumnos. Este premio no contempla a la comunidad del ITAM en su conjunto, como tampoco lo hace la distinción honoris causa  o cualquier otro premio que otorgue la institución.

- No he encontrado en ninguna página oficial la fecha exacta en la que Calderón cursó su Maestría en el ITAM y en Harvard. Se dice (y lo digo así, como rumor de pasillo) que terminó sus estudios en 1989. Ahora bien, la búsqueda en la biblioteca del ITAM de Santa Teresa ofrece como resultado que la tesis titulada “Opciones de política económica ante la crisis de 1994”, escrita por Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, fue publicada en 2005, 16 años después de haber egresado del programa de estudios. Y no es sino hasta el 10 de enero del 2006 que Calderón obtiene formalmente el título de maestro en Economía por el ITAM, como se ve a continuación en una imagen tomada del sitio oficial de la Presidencia (da clic sobre la imagen para verla más grande):

Esto da pie al siguiente y último argumento en contra:

- El premio “Carrera al Universo” se otorga a un exalumno con una trayectoria destacada de 30 años desde que egresó de algún programa académico del Instituto. Es importante decir que yo no sé cuáles sean los requisitos para considerar a una persona como exalumno del ITAM, si ser egresado únicamente o estar titulado. Sin embargo, aún si se considera el criterio de ser únicamente egresado de los estudios de algún programa académico, Calderón no cumple aún el periodo de tiempo establecido por los mismos parámetros del Instituto, ya que él es egresado de la maestría en Economía en 1989 (y bajo el criterio de titulación, realizada en el 2005, se cumple aún menos). Además, Felipe Calderón tiene 50 años. El primer cargo público que tuvo de relevancia para su carrera fue el de ser dirigente juvenil a nivel nacional del Partido Acción Nacional, a la edad de 24 años. Con la edad que tiene, Calderón todavía no tiene 30 años de carrera profesional, más allá de ser exalumno del ITAM o no.

Argumentos a favor de otorgar el premio:

- El premio se otorga a un exalumno por su trayectoria, no únicamente por algún cargo o puesto en el sector público o privado en particular. Esto permite abrir el espectro de evaluación de Calderón y considerar que fue dirigente juvenil nacional del PAN en 1986, pasando por ser Secretario de Estudios del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, representante ante la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, diputado federal por el mismo partido y Secretario de Energía.

- Cualquier universidad o instituto del mundo que haya tenido, aunque sea en un programa de diplomado, a un ciudadano que termina por ser presidente del país, puede considerar benéfico premiarlo como una movida esperada y predecible de marketing. Parecería conveniente para la universidad preciarse de tener a un ex alumno que logró llegar hasta la Presidencia de aquél país.

Es preciso aclarar que a Felipe Calderón se le pueden reclamar muchísimas cosas, por ejemplo, es abierto y sabido de todos mi reclamo al presidente Calderón por la negativa –a mi parecer necia- a reorientar su política de seguridad ante los desastrosos resultados obtenidos. Sin embargo, ese reclamo está fuera de lugar en este particular evento. Poder precisar bien cuáles son los argumentos de nuestra protesta y hacia quién y por qué están dirigidos es un elemento indispensable en la construcción de una verdadera cultura liberal en México.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario