OPINIÓN

Carbonell: El 'gabinetito' del presidente Felipe Calderón

Print Comments

Por Miguel Carbonell  @MiguelCarbonell
   0 Comentarios

Miguel Carbonell es investigador de tiempo completo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Su cuenta de Twitter tiene más de 92,160 seguidores. Su sitio web es www.miguelcarbonell.com

***

En los balances de fin de sexenio que se han hecho en estos días ha faltado casi siempre un elemento que considero central para poder medir el desempeño de cualquier presidente de la República: la integración del gabinete.

Muchos analistas han señalado los distintos ámbitos en los que el gobierno de Felipe Calderón ha fracasado clamorosamente. El aumento atroz de la inseguridad, la fallida estrategia contra el crimen, las abundantes violaciones de derechos humanos, el sometimiento presidencial frente a Elba Esther Gordillo, el lento crecimiento económico, el aumento de los “ni-nis”, la mediocridad de nuestra política exterior, etcétera.

Todo eso es cierto y hay abundante evidencia empírica para comprobarlo. En efecto, quizá haya más cosas negativas que positivas en el recuento que se está haciendo en estos días de lo realizado por Calderón.

Pero también es verdad que el primer error del presidente fue haber integrado un gabinete de un nivel por debajo de lo deseable.

Calderón privilegió la amistad por encima de la capacidad, y buscó incondicionales en vez de personas competentes en su ámbito. Como siempre se ha dicho y lo pudimos comprobar nuevamente: el tamaño de un presidente se mide por el tamaño de los integrantes de su gabinete.

En ambos casos el sexenio que ya termina fue bastante pequeño.

Han abundando los recuerdos emocionados y los homenajes a Juan Camilo Mouriño y a Francisco Blake Mora, pero no se ha escuchado que se citen sus grandes logros siendo secretarios de Gobernación.

No lograron sacar adelante ninguna reforma, ni hicieron avanzar al país en ningún aspecto sustantivo; su mérito más importante parece haber sido el de disfrutar de la amistad de Calderón.

¿Quién recuerda el paso por la Secretaría de Turismo de Rodolfo Elizondo? ¿Quién puede citar un gran éxito de Gerardo Ruiz Mateos en la Secretaría de Economía? ¿Qué medalla diplomática puede anotarse Patricia Espinosa en sus seis años al frente de la Cancillería? (hizo muchas más cosas Jorge G. Castañeda en mucho menos tiempo). ¿Dónde están los grandes golpes contra la corrupción que desde su trabajo en la Secretaría de la Función Pública pueden presumir Salvador Vega Casillas o Rafael Morgan? ¿Quién recuerda hoy, en plena discusión de la reforma laboral, el nombre de la titular de la Secretaría del Trabajo? (le ahorro la búsqueda en Google, amable lector: se llama Rosalinda Vélez) ¿Con qué números van a heredar Beatriz Zavala, Ernesto Cordero y Heriberto Félix Guerra la Secretaría de Desarrollo Social?

De los secretarios más conocidos, como es el caso de quienes estuvieron directamente a cargo de las áreas de seguridad y justicia, no hace falta decir mucho: el caudal de cifras negativas disponibles habla por sí sólo. La institución estrella del Gobierno de Calderón, que es la Secretaría de Seguridad Pública, de plano la van a desaparecer. No superó ni siquiera el legado de los 12 años de gobiernos panistas. Ni siquiera desde el PAN se escuchan voces que salgan en defensa de ese proyecto. Con eso está todo dicho.

Ojalá que Enrique Peña Nieto tome buena nota de lo que no se debe hacer al elegir a sus colaboradores directos. Hay que apostar al talento (que lo hay, y de sobra, en México), en vez de preferir la complicidad. Hay que poner a gente que sepa y no a personas que llegan a aprender al cargo. Necesitamos a las personas más preparadas al frente de las instituciones y no a becarios que desperdician el tiempo mientras conocen las dependencias que deben encabezar. También en eso el Gobierno de Calderón resultó un fracaso.

 ***

Las opiniones de los colaboradores y los usuarios de ADNPolítico.com no representan el punto de vista de este sitio ni el de Grupo Expansión.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario