FERNANDO DWORAK

Opinión: Lo que se juega en 2013 en los congresos locales

Print Comments

Por Fernando Dworak  @FernandoDworak
   0 Comentarios

Fernando Dworak es licenciado en Ciencia Política por el ITAM y maestro en Estudios Legislativos por la Universidad de Hull, Reino Unido. Ha sido asesor y secretario técnico de la Comisión de Participación Ciudadana de la LVI Legislatura, y director de Estudios Legislativos de la Secretaría de Gobernación; es coautor del libro "El legislador a examen", y consultor político en los sectores público y privado.

 ***

El primer domingo del mes de julio tendrán lugar elecciones en 14 entidades: Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Coahuila, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

Quizás el estado que más expectativas genera es Baja California, pues es el único donde se votará para elegir gobernador y el PAN tiene posibilidades reales de perder esta entidad que ha gobernado por 24 años.

Sin embargo en otras doce entidades también se renovarán tanto el congreso local como los ayuntamientos; sólo en Coahuila se elegirán exclusivamente los gobiernos municipales y en Hidalgo sólo su legislativo.

En Baja California, Oaxaca, Puebla y Sinaloa gobierna el PAN ya sea de manera directa o en coalición con el PRD. El resto está gobernado por el PRI, aunque hace tres años Aguascalientes y Zacatecas estaban pintadas de azul y amarillo, respectivamente.

Todas estas entidades iniciaron desde hace más de un mes los jaloneos y posicionamientos entre las clases políticas por las candidaturas y todos los actores hacen sus cuentas, alegres o no, sobre las victorias que pueden llegar a alcanzar.

En el mejor interés de no dejarnos engañar y poder planear los mejores escenarios, a continuación incluimos gráficas que muestran los equilibrios de poder en los congresos locales de estos estados tras las dos elecciones anteriores: 2007 y 2010.

Para su elaboración se buscaron, de tenerse a disposición, los equilibrios al inicio de cada legislatura en la medida que son los más cercanos a los resultados electorales. Aunque es cierto que en política todo puede pasar y casi siempre sucede, es imprudente actuar como si eso necesariamente fuera a ocurrir.

Como se puede observar en las siguientes gráficas en la gran mayoría el PRI tiene la mayoría absoluta y en otros casi hasta la mayoría calificada.

¿Cuál es el entorno en el que tendrán lugar los comicios? Se van a tomar en cuenta los resultados de las elecciones, independientemente de que varios legisladores se hayan cambiado de partido durante estos años.

Aguascalientes: En 2007 el PAN perdió la mayoría en el congreso local, ganándola en su lugar el PRI. Esto generó una situación conocida como “gobierno dividido”, donde el partido del gobierno no tiene el respaldo necesario en el órgano legislativo para impulsar por sí solo su agenda.

Las elecciones de 2010 incrementaron la presencia del tricolor de 53.2% a 59.3%, ganando la mayoría del congreso local junto con la gubernatura. Los azules pasaron de 33.3% a 22.2% en ese periodo: hoy no tiene fuerza siquiera para ser punto de veto en caso de una reforma a la constitución local.

Baja California: A pesar de que Baja California ha sido un bastión panista desde 1989, los resultados del pasado mes de julio no les resultaron favorables. En 2007 el partido estaba a dos puntos porcentuales de la mayoría absoluta. Para 2010, el PRI ganó el 56.0% de los asientos en alianza con el PVEM, generándose en esta entidad otro gobierno dividido.

Chihuahua: Hacia 2007 ningún partido tenía la mayoría en el congreso local. El PRI contaba con 45.5% y el PAN con 36.4%. Para 2010 los tricolores ganaron el 12.1% de los asientos, llegando a 57.6%; y el que fue partido de gobierno entre 1992 y 1998 se quedó con el 18.2% de los asientos.

Durango: Mucho se habla de que la experiencia de la alianza PAN-PRD en este estado durante 2010 fue exitosa debido a que la elección para gobernador fue cerrada. Sin embargo los resultados para el congreso local son más difíciles de interpretar de manera favorable para los partidos aliancistas.

El PRI aumentó su presencia en el pleno de 56.7% en 2007 a 66.7% en 2010, ganando incluso la mayoría calificada. Por su parte el PAN disminuyó su fuerza entre estos años de 26.7% a 20.0% en combinación con el PRD. Pero la alianza opositora ganó cuatro distritos electorales, cuando en 2007 el PRI los había ganado todos.

Hidalgo: Aunque en 2010 la alianza PAN-PRD no ganó en Hidalgo, el resultado puede considerarse positivo. El PRI bajó su presencia en el congreso local de 53.3% en 2007 a 46.7% en 2010. Si bien el PAN y el PRD mantuvieron el mismo número de asientos entre ambas legislaturas (3 y 4 diputaciones, respectivamente), la diferencia radica en que el PT y Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano) ganaron un asiento cada uno.

Oaxaca: Este caso fue exitoso para la alianza opositora de 2010 desde todos los ángulos. En 2007 el PRI tenía el 59.5% de los asientos y en 2010 el 38.1%. El PAN pasó del 9.5% al 26.19%. Por su parte, el PRD aumentó sus asientos del 14.3% al 21.4%. El PT también duplicó su representación de 2.3% al 4.8%.

Puebla: Esta entidad también significó un triunfo para quienes entablaron la alianza para derrotar al PRI en 2010, quien disminuyó su presencia en el congreso local del 61.0% al 43.9% entre 2007 y 2010; en el último año en coalición con el PVEM.

El PAN subió de 19.5% a 29.3%, el Panal de 4.9% a 9.8% y Convergencia de 2.4% a 4.9% en ese mismo periodo, y el PRD se mantuvo en 7.3%.

Quintana Roo: Aunque en 2010 se intentó tejer una alianza entre el PAN y el PRD para la gubernatura de Quintana Roo, los esfuerzos se detuvieron tras la aprehensión del candidato perredista Gregorio Sánchez, acusado por delitos contra la salud (quien fue absuelto y liberado en julio de 2011). Sin embargo, ambos partidos presentaron candidatos comunes en algunos municipios.

Los problemas políticos en esta entidad fueron capitalizados por el PRI, quien subió su presencia en el congreso local del 56.0% a 60.0% entre 2007 y 2010. El PAN tuvo menos asientos, pasando del 20.0% al 12.0%. Por su parte, el PRD incrementó su porcentaje en el legislativo estatal de 4.0% a 12.0%.

Sinaloa: Los resultados en esta entidad en 2010 muestran cuánto cedió el PAN a sus socios de coalición para tejer la alianza. Aunque el PRI perdió asientos en el congreso local del 55.0% al 47.5% de 2007 a 2010, el PAN también disminuyó su presencia del 35.0% al 32.5%.

Los ganadores fueron los partidos pequeños. El PVEM obtuvo un asiento de representación proporcional de su colaboración con el PRI. El grupo parlamentario del PRD logró el mismo tamaño que la legislatura anterior; mientras que el Panal y Convergencia obtuvieron representación, ganando cada uno una curul.

Tamaulipas: Para 2010 el PRI ganó una holgada mayoría con la victoria en todos los distritos uninominales. Por su parte el PAN perdió presencia en el pleno, bajando del 25.0% al 16.7% entre 2007 y 2010.

Tlaxcala: Aunque el PAN perdió la gubernatura en la entidad en 2010, el panorama no le fue tan catastrófico como en Aguascalientes. Si bien su presencia en el pleno del congreso local bajó del 43.8% al 28.1% de 2007 a 2010 y el PRI subió de 9.4% a 31.3% en esos mismos años, ningún grupo parlamentario tuvo la mayoría en cuanto a los resultados electorales.

Veracruz: En esta entidad no hubo alianza en 2010 entre el PAN y el PRD pues el senador Dante Delgado, de Convergencia, decidió competir para la gubernatura junto con el PRD y el PT. En cambio el PAN presentó candidatos comunes con el Panal para la gubernatura y algunas diputaciones y alcaldías.

El PRI mantuvo su alianza con el PVEM. El PAN pasó de tener 22.0% de asientos en 2007 a 36.0% en 2010, en este último caso junto con el Panal. Sin embargo, el PRI perdió poco más de un punto porcentual del pleno: del 60.0% al 58.9% en combinación con el PVEM y el Partido Revolucionario Veracruzano (PRV).

La razón: si bien los tricolores perdieron diez distritos, el porcentaje total de la votación los compensó al momento de asignarse los asientos de representación proporcional.

Zacatecas: Las elecciones de 2010 de Zacatecas fueron competidas para el PRI y el PRD, quien perdió la gubernatura. Aunque el PRI ganó el Ejecutivo local, ningún partido tiene mayoría en el Legislativo. Los tricolores, en alianza con el PVEM y el Panal, ganaron el 46.7% de los asientos. El PRD, coaligado con Convergencia, se llevó el 23.3%. El PAN mantuvo su presencia con 6 asientos: el 20.0%.

A grandes rasgos, éste es el entorno político que rodea las elecciones en los 13 estados donde se renovarán las legislaturas locales.

¿Asumirá el PRI los costos políticos de la administración de Egidio Torre Cantú, como sucedió en las elecciones de 2012 o alcanzará la popularidad del Peña Nieto para remontar? ¿Los ciudadanos de Puebla, Oaxaca y Sinaloa premiarán o castigarán las gestiones de sus primeros gobernadores de alternancia? ¿Podrán el PAN y el PRD superar sus crisis internas y presentar candidatos competitivos?

Éstas y muchas preguntas más se irán resolviendo conforme avance el año. Sigamos al pendiente.

***

Las opiniones de los colaboradores y los usuarios de ADNPolítico.com no representan el punto de vista de este sitio ni el de Grupo Expansión.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario