ARTURO ESPINOSA

Opinión: ¿Más partidos políticos, igual a más interlocución?

Print Comments

Por Arturo Espinosa Silis  @AESUPD
   0 Comentarios

Arturo Espinosa Silis es secretario de Estudio y Cuenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

***

Una manera de garantizar el ejercicio del derecho político-electoral de asociación es a través de la formación y registro de los partidos políticos.

A partir de la reforma electoral de 2007-2008, se estableció que ello podría ocurrir únicamente cada 6 años, al año siguiente de la elección presidencial.

Durante enero de este año, el Instituto Federal Electoral (IFE) recibió las solicitudes para constituir y registrar partidos políticos; un total de 50 organizaciones y agrupaciones políticas nacionales presentaron su solicitud. A partir de ese momento, aquéllos que cumplan con los requisitos legales deben celebrar diversas asambleas distritales o estatales a fin de conseguir su registro, lo cual se lleva a cabo bajo la supervisión del personal del propio Instituto.

Actualmente, en México existen siete partidos políticos con registro nacional. A éstos se podrían unir los que han presentado su solicitud de registro, siempre y cuando cumplan con los requisitos legales para que les sea otorgado el mismo.

Establecer la pertinencia de contar con mayor o menor número de partidos políticos me parece que es una cuestión subjetiva. Considero que parte de la discusión y análisis se debe centrar en determinar si la conformación de nuevos partidos políticos contribuye a construir y consolidar o mejorar nuestra democracia, de manera que se evalúe si los partidos cumplen o no con su finalidad de fomentar la participación ciudadana, así como contribuir al desarrollo del país de manera integral, y si su existencia justifica que se les destinen recursos públicos para llevar a cabo sus fines.

Los partidos políticos son elementos imprescindibles del sistema democrático. En México, tienen calidad de entidades de interés público, pues se encargan de promover la participación ciudadana en la vida democrática del país. Ello genera una obligación de los partidos de estructurarse y funcionar democráticamente, con elementos mínimos que garanticen el cumplimiento de sus fines.

Giovanni Sartori plantea que los partidos políticos son símbolo de un pluralismo en el que se busca que sean un medio de expresión y comunicación a través del cual se canalicen las necesidades y peticiones de los ciudadanos hacia el gobierno.

En ese sentido, los partidos deben funcionar como una vía de expresión ciudadana, de manera que sean interlocutores entre ciudadanía y gobierno.

México cuenta con un sistema electoral basado en partidos políticos (hay que recordar que la reforma constitucional que permite las candidaturas independientes es muy reciente, y le falta un largo recorrido para dar información y resultados). Por ello, es necesario que los partidos políticos, como organizaciones formales permanentes, generen vínculos con la ciudadanía y fomenten la participación en su vida interna, de manera que sus estatutos, planes de acción, principios y la plataforma política y electoral sean un auténtico reflejo de la voluntad ciudadana, en la que se refleje una verdadera vocación democrática dirigida a la construcción y desarrollo de mejores condiciones de vida para los ciudadanos.

La creación de nuevos partidos debe aportar frescura a nuestro sistema democrático, en el que a través de ellos se planteen propuestas novedosas en los diferentes ámbitos –económico, político, social y cultural– que generen un beneficio palpable para la sociedad. Los partidos deben ser reflejo de la sociedad.

En resumidas cuentas, los partidos son una de las vías de acceso de los ciudadanos al gobierno, ya sea para formar parte de éstos o simplemente para plantear sus expectativas y propuestas, y que sus planteamientos se traduzcan en acciones y planes gubernamentales, a fin de reducir la brecha que existe entre gobernantes y gobernados.

De esta forma, debemos preguntarnos si los siete partidos políticos que actualmente cuentan con su registro, así como las 50 organizaciones y agrupaciones que buscan obtenerlo sirven y servirán como verdaderos interlocutores entre ciudadanía y gobiernos, saben y sabrán cumplir su función como entidades de interés público, y si son un reflejo de la sociedad.

***

Las opiniones de los colaboradores y los usuarios de ADNPolítico.com no representan el punto de vista de este sitio ni el de Grupo Expansión.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario