GUILLERMO CUEVA SADA

Opinión: La labor legislativa requiere preparación académica

Print Comments

Por Guillermo Cueva Sada  @memocueva
   0 Comentarios

Guillermo Cueva Sada es empresario y fue diputado federal en la LXI Legislatura entre 2009 y 2012; es ingeniero Industrial y de Sistemas por el Tecnológico de Monterrey.

En marzo de 2011, siendo integrante del Congreso de la Unión, presentó una iniciativa de reforma constitucional para establecer el tener un título universitario como requisito indispensable para poder ser legislador federal.

***

Las responsabilidades que conlleva la función legislativa son de alto impacto para la sociedad, pues de sus determinaciones depende en gran parte la dirección de la vida política, social y económica del país; en dicho poder están depositadas las facultades de dictar leyes, reformarlas y derogarlas dándoles un enfoque adecuado a la realidad actual.

Dado lo anterior y ante la relevancia de las funciones que lleva a cabo, no hay duda que para ejercer la labor legislativa con responsabilidad, dedicación y eficiencia, un legislador necesita contar con una base de conocimientos académicos que le permita desempeñar a cabalidad el ejercicio de su deber.

Actualmente el país enfrenta grandes retos en materia legislativa para generar los tan ansiados cambios en los sectores económico, energético, de educación, salud,  política social, entre otros; por lo que es recomendable  contar con un cierto grado de especialización para tener un conocimiento adecuado del tema, lo que, sin duda, se obtiene con una buena preparación académica.

Si bien los legisladores cuentan con personal capacitado que los asesora en las diversas aéreas concernientes a sus funciones, son los legisladores quienes directamente participan en los debates, construyen acuerdos y toman decisiones, por lo que el hecho de tener un cierto grado de conocimientos les brinda la oportunidad de tener una visión objetiva de cada problemática y por ende de encontrar las mejores soluciones a las mismas.

Es importante mencionar el caso del Poder Judicial quienes tienen una función muy vinculada a la Legislativa, ya que administran la justicia mediante le aplicación de normas jurídicas creadas por los legisladores.

En el Poder Judicial, para ostentar un puesto desde los rangos menores como secretarios hasta lo más altos como magistrados o ministros es requisito indispensable contar con título profesional de licenciado en Derecho.

Si la función del Poder Judicial es ejecutar las leyes que hace el Poder Legislativo. ¿Por qué a los que integran al Poder Judicial les exigimos como requisito mínimo una Licenciatura en Derecho y al mismo tiempo dejamos que se integren al Poder Legislativo ciudadanos sin ninguna preparación académica?

¿No les suena incongruente? Comprendo que existe el derecho ciudadano de votar y ser votado que otorga la Constitución en el Artículo 35 a todos los mexicanos, pero estoy convencido que es nuestra responsabilidad como ciudadanos buscar tener legisladores más preparados.

En esta tesitura, los legisladores al ser electos por la población para representarlos en la toma de decisiones trascendentales para México no pueden quedar exentos de tener un nivel de preparación que les de las herramientas y habilidades necesarias para desempeñar intachablemente las facultades que constitucionalmente les han sido conferidas.

Por todo lo anterior resulta urgente reivindicar la figura del legislador en nuestro país, lo cual sólo será posible elevando su perfil y el nivel de desempeño de quienes forman el Poder Legislativo en México.

Lo anterior significa contar con representantes populares con la suficiente formación académica que les permita coadyuvar activamente en las tareas del progreso de la nación, anteponiendo el bien común por encima de intereses particulares, partidistas o ideológicos.

***

Las opiniones de los colaboradores y los usuarios de ADNPolítico.com no representan el punto de vista de este sitio ni el de Grupo Expansión.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario