OPINIÓN

Quadri: ¿Qué sigue para el SNTE después de Elba Esther?

Print Comments
Califica el desempeño de este personaje a partir de esta nota:
Gabriel Quadri de la Torre
Gabriel Quadri de la Torre VER PERFIL
Promedio global

Por Gabriel Quadri de la Torre  @g_quadri
   0 Comentarios

Recibe diario las noticias de ADNPolítico en tu mail. Da clic y mándanos tu correo o suscríbete aquí.


Gabriel Quadri de la Torre fue en la elección de 2012 candidato presidencial de Nueva Alianza, el partido fundado por Elba Esther Gordillo.

***

Debe esperarse que la acción judicial contra Elba Esther Gordillo se lleve con transparencia y apego total a las reglas del debido proceso. La reacción de los medios y de la opinión pública revela la reparación a un agravio colectivo acumulado durante años, mientras se perciben señales inequívocas de reconstrucción del poder presidencial, algo que en muchos sentidos debe agradecerse después de lustros de erosión, renuncia, vacío y dispersión.

Parado sobre estas baldosas, el gobierno debe ver ahora hacia adelante y dar los siguientes pasos, medidos y firmes, en dirección de la reforma educativa,  garantizando las condiciones de gobernabilidad que permitan su instrumentación eficaz y expedita.

Es vital el papel que en ello habrán de jugar los maestros organizados. Sin una amplia mayoría de maestros co-responsabilizados en la reforma, ésta es imposible o quedaría, en el mejor de los casos, amputada y diluida.

Los maestros no deben pasar por alto que la rehabilitación política y social del gremio dependerá de su capacidad de comprometerse plenamente en los procesos y contenidos de la reforma educativa: re-estructuración de normales, evaluación, pago y permanencia de acuerdo al desempeño, modernización curricular, formación y capacitación, escuelas de tiempo completo, carrera magisterial...

Para la organización gremial de los maestros, la reforma no es una opción, es una aduana de supervivencia como actor relevante y legítimo en el escenario nacional. Se tratará de mutar hacia un nuevo sindicalismo que ve más allá de sus intereses laborales inmediatos, y se asume como protagonista en la oferta de bienes públicos de calidad para el siglo XXI; en este caso, el más importante, la educación pública.

Hoy es el sindicato más grande América Latina, con 1.2 millones de agremiados. Su fuerza es innegable, y su integridad, indispensable para asegurar que la reforma prospere. También lo es para la estabilidad política en distintas regiones del país.

Es preciso evitar que en esta encrucijada se abran más espacios a ideologías insanas y destructivas, y al radicalismo violento de maestros organizados en la CNTE y en las secciones sindicales que ésta controla.

Recordemos que maestros han sido fundadores y militantes de un gran número de movimientos de subversión en el país desde mediados del siglo XX: Partido de los Pobres, PROCUP, EPR, ERPI.

Hoy, un Estado debilitado cede su soberanía a fuerzas paramilitares de autodefensa comunitaria, precisamente, en regiones de exuberante radicalismo magisterial: Guerrero, Oaxaca, Michoacán y Chiapas, entidades federativas, por cierto, con la peor educación del país (la correlación no es insignificante).

Los maestros y las normales rurales, evidentemente, no son ajenos a ello. Hay así un riesgo muy considerable que debe conjurarse, no sólo de estabilidad y gobernanza, también de que la reforma educativa naufrague.

Contrastantemente, en todas partes pero en especial en estados como Aguascalientes, Nuevo León, Baja California, y Chihuahua, destacan maestros  responsables, bien formados, comprometidos y con experiencia y sensibilidad de gestión social. Muchos de ellos están integrados políticamente en un partido electoralmente pequeño, pero con una sólida estructura.

Sería un error tirar al niño de la bañera con todo y agua sucia. En las pasadas elecciones federales, se hizo evidente que existe una amplia franja de electores (jóvenes en especial) inmunes al virus del populismo de izquierda e insatisfechos con el conservadurismo esclerótico de los otros dos grandes partidos. Esperan fórmulas y candidaturas creíbles, modernas y creativas. Ahí hay una oportunidad.

***

Las opiniones de los colaboradores y los usuarios de ADNPolítico.com no representan el punto de vista de este sitio ni el de Grupo Expansión.


Recibe diario las noticias de ADNPolítico en tu mail. Da clic y mándanos tu correo o suscríbete aquí.

Califica aquí el desempeño de Gabriel Quadri de la Torre a partir de esta nota

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario