OPINIÓN

Javier Treviño Cantú: El PRI y su capacidad de aprendizaje

Print Comments
Califica el desempeño de este personaje a partir de esta nota:
Javier Treviño Cantú
Javier Treviño Cantú VER PERFIL
Promedio global

Por Javier Treviño Cantú  @javier_trevino
   0 Comentarios

Recibe diario las noticias de ADNPolítico en tu mail. Da clic y mándanos tu correo o suscríbete aquí


Javier Treviño Cantú es diputado federal por el Partido Revolucionario Institucional; es licenciado en Relaciones Internacionales por el Colegio de México y maestro en Políticas Públicas por la Universidad de Harvard.

***

Con los cambios que acaba de hacer a su organización interna, el PRI demostró contar con algo fundamental: capacidad de aprendizaje.

Las organizaciones capaces de aprender de sus experiencias anteriores, de adaptarse a las nuevas condiciones de la realidad en la que funcionan, y de cambiar en forma constructiva para mantenerse vigentes, son las que en última instancia resultan más competitivas... Y eso es precisamente lo que el PRI hizo en su XXI Asamblea Nacional.

En un escenario definido por el cambio constante y acelerado del entorno en donde se enlazan los ciudadanos, las organizaciones políticas y los gobiernos representativos que emanan de ellos, la capacidad de aprendizaje de los partidos resulta esencial para redefinir el papel que deben asumir como parte de un esfuerzo colectivo para impulsar el avance de nuestro país.

A diferencia de los otros dos grandes partidos de nuestro espectro político —con un PAN por completo “desdibujado”, como lo reconoció su propio presidente, y un PRD desorientado por el más reciente resquebrajamiento de las izquierdas a raíz de la creación del nuevo partido que encabeza López Obrador—, el PRI ha logrado aprender de lo sucedido en las últimas dos décadas y, más importante aún, traducir ese ejercicio en decisiones para renovar su vida interna y su oferta política.

Con los cambios que acaba de realizar, el PRI indica con puntualidad que está enfocado en traducir las legítimas demandas de la ciudadanía en reformas de gran calado que impulsen el crecimiento y una mayor competitividad de nuestra economía, que generen más y mejores empleos, y que contribuyan a una mejor calidad de vida para la gran mayoría de la sociedad mexicana.

Por una parte, al reorganizar su estructura y procedimientos internos, el PRI contará con mecanismos más flexibles para discutir y articular con mayor rapidez iniciativas de ley sólidas, que soporten políticas públicas eficaces.

Igualmente, al eliminar algunas de las condiciones que restringían la postulación a cargos de elección popular, amplía su posibilidad de sumar a gente valiosa que haya demostrado su compromiso con el desarrollo del país.

Por la otra, al quitar los “candados” que impedían la discusión de temas decisivos, incluyendo las opciones que deben considerarse para concretar reformas de largo aliento en materia fiscal y energética, el PRI deja atrás cualquier vestigio dogmático para reafirmarse como un partido dinámico, orientado a producir resultados tangibles en beneficio de nuestra sociedad.

Además, al establecer la Comisión Política Permanente como el máximo órgano de decisión del partido y, sobre todo, al decidir que la encabece el presidente Enrique Peña Nieto, el PRI asume con transparencia una de las cualidades que distinguen a la gran mayoría de las democracias plenamente consolidadas: la “sana cercanía” entre un mandatario y el partido del que emana su gobierno.

Lo anterior es una condición indispensable para contar con una administración pública eficaz. Sin embargo, por diversas razones en México este tema se había enrarecido a un grado ya insostenible. En especial, por los desastrosos resultados que arrojó la evidente injerencia y, luego, los conflictos abiertos entre el anterior Presidente de la República y su partido, el PAN, con costos demasiado elevados para todo el país.

En síntesis, el PRI ha demostrado que es un partido político capaz de aprender, de adaptarse y de cambiar para responder mejor a las necesidades y expectativas de la ciudadanía.

Y, ante todo, manda una señal clara y fuerte de que apoyará al gobierno del presidente Peña Nieto en su decisión de impulsar las reformas de largo alcance que se requieren para lograr que México sea un país más próspero, más seguro y más justo.

***

Las opiniones de los colaboradores y los usuarios de ADNPolítico.com no representan el punto de vista de este sitio ni el de Grupo Expansión.


Recibe diario las noticias de ADNPolítico en tu mail. Da clic y mándanos tu correo o suscríbete aquí

Califica aquí el desempeño de Javier Treviño Cantú a partir de esta nota

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario