OPINIÓN

Monreal: Oceanografía cambia de manos... y de partido

Print Comments

Por Ricardo Monreal Ávila  @RicardoMonrealA
   0 Comentarios

Ricardo Monreal Ávila es diputado federal por Movimiento Ciudadano y líder de la bancada en San Lázaro de este partido; es licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Zacatecas y doctor en Derecho Constitucional por la Universidad Nacional Autónoma de México.

***

Ahora que están surgiendo algunas piezas del entramado de corrupción que hay detrás de Oceanografía, vamos a retomar la siguiente historia que nos fue contada por un exdirectivo de esa compañía, poco después de que se revelara el escandaloso fraude contra Banamex. 

Al perder el PAN la Presidencia, uno de los principales socios de la empresa envío un mensaje al nuevo gobierno. “Oceanografía es institucional, así como trabajó y ayudó a los que se fueron, así quiere seguir trabajando con ustedes: tiene el knowhow y el howmuch”. Se refería a la triangulación y entrega de sobornos a funcionarios del sector petrolero, y al financiamiento de algunas campañas y candidatos del PAN, pero también del PRI.

El mensaje se hizo llegar y la respuesta no tardó: cesaron al mensajero y la contraloría interna de Pemex soltó a sus inspectores para detectar una causal de inhabilitación. La encontró en el pago incompleto de la fianza de nueve de los contratos otorgados a la empresa consentida de los gobiernos panistas.

La inhabilitación prendió los focos en Banamex, ya que a través del sistema de factoraje, Oceanografía le debía 500 millones de dólares siendo la garantía los contratos obtenidos de la paraestatal. Al cruzar información con Pemex, se descubrió que buena parte de los documentos eran falsos.

La reacción del gobierno sorprendió al dueño de Oceanografía. “¿Qué les disgustó?”, preguntó al enviado. “Nada, simplemente ellos traen a su propios contratistas y no quieren tratos contigo”. “Pues que me digan a quién se la entrego y ya, se acabó el problema”.

Oceanografía, que de ser una Pyme quebrada y con adeudos fiscales en el año 2000, trece años después era la principal proveedora de servicios marítimos de Pemex Exploración y Producción, con 12,000 trabajadores, contratos acumulados por 46,000 millones de pesos (la mayor parte obtenidos durante el gobierno de Felipe Calderón), un historial de incumplimientos financieros y una de las empresas con más demandas laborales en el sector.

La segunda parte de la historia, el cambio de manos de Oceanografía, ya trascendió. “La semana pasada (del 23 al 29 de junio pasado)  fue mala para la familia Alemán… en Pemex les dicen que sí pueden comprar Oceanografía, pero no como quieren… Los navíos más importantes (Caballo Marango, Caballo Maya y Don Amado) terminarían en manos de David Martínez Guzmán, un financiero de Monterrey, que es la cara informal de la compañía sueca Seadrill y su filial en México Sea Dragon de México, con quien Pemex ya tiene un contrato de 1,600 millones de dólares por plataformas elevables… Desde Los Pinos se le hizo notar al director de Pemex lo importante que es que la operación se concretara con la menor intermediación del gobierno, mientras menos se notara la mano de Pemex o el SAE, mejor… pidieron menos intromisión y una mejor actitud para la venta de la empresa (a los Alemán). De esta manera, lo que estaba terminado el martes fue revivido el miércoles. Así, todo indica que Oceanografía será para los Alemán, aunque no a todos les guste”, escribió Luis Carriles en El Economista.

De concretarse este traspaso, no será la mano de Pemex, el SAE, la PGR o el Poder Judicial, la que decida el destino de Oceanografía, sino la de Los Pinos. Confirmaría que no sólo está de regreso el PRI en la Presidencia, sino una de sus expresiones más conspicuas en el arte de combinar negocios y política: el neoalemanismo.

Ilustraría también para lo que ha servido la alternancia política en materia de corrupción y tráfico de influencia: para que cambie de manos y de partido, no para combatirla. 

***

Las opiniones de los colaboradores y los usuarios de ADNPolítico.com no representan el punto de vista de este sitio ni el de Grupo Expansión.

Síguenos en twitter y facebook

Por favor déjanos tu comentario